miércoles, 18 de febrero de 2015

El Último Cigarrillo

- Te quiero.

Posó las yemas de sus dedos sobre su vientre, con ambas manos, deslizándolas hacia sus caderas y apretó suavemente mientras la penetraba.

Acercó su rostro al de ella y bordeó la comisura de sus labios con la punta de la lengua, bañada en tibia saliva, humedeciendo su boca, se besaron.

- Estás preciosa, cuándo hacemos el amor, te brillan mirada y piel.

Ella sonrió, jadeó, clavó sus uñas en el torso de él, acarició su pecho, extendió los brazos y agarró con fuerza la sabana de cuatro puntas, empujando con fuerza, ambos se expresaban con vocales inmensas dignas de un nuevo idioma.

Ella alzó las piernas y él agarró con ambas manos sus tobillos, saboreando los dedos de sus pies.

- Te quiero - confesó ella una vez más- .

- Te quiero- respondió él-.

Fundieron sus cuerpos con el espacio tiempo, sumergiéndose el uno en el otro, buceadores de media noche, naufragando en sus propias aguas, hasta el clímax.

Dio media vuelta y cayó de la cama golpeándose la barbilla con la mesita de noche de ella, la manera fue tan cómica que ambos rieron, él se puso en pie y dijo alto y claro:

- ¡Lo hemos logrado!

Ella abrió el cajón de la mesita y sacó un paquete de tabaco.

- No deberías fumar en tu estado -sugirió él-.

- Vamos- contestó ella- aún es pronto para saberlo y en el mejor de los casos, ahora no podría perjudicarnos.

Agarró el mechero y encendió el cigarrillo, los cristales de las ventanas se hicieron añicos con la tremenda explosión, entraron fuego y cenizas en la habitación, la onda expansiva abarcó el mundo entero, allí se hallaban enterrados por la manta gris de la última noche en la tierra, el humo del cigarrillo se fusionó con la vaporosa cortina, cubriendo por completo un desolado planeta.
                                                                           
                                                                           
                                                                     
                                                                                  FIN

32 comentarios:

  1. ¡Inesperadísimo final! Me ha encantado la mezcla sexo + Ciencia Ficción apocalíptica.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mar! Yo también he disfrutado lo mío escribiéndolo... Saludos ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué sorpresón! Buena manera de acabar en el mundo. Muy bueno. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante relato, y lo digo en sentido literal. La belleza de las primeras escenas nos sumerge en una tibieza maravillosa y el final nos pilla tan desprevenidos como a los mismísimos protagonistas. Es trágico pero también hermoso. Genial, Edgar!!

    Un abrazo y mucha suerte en el concurso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Julia! Esa era mi intención y me alegra saber que he logrado plasmarla!
      Un abrazo, idem Julia! ;)

      Eliminar
  4. Me encanta la parte erótica pero el final es abrumador. Muy bueno Edgar, eriza la piel por el fuego y por el fuego. Muchos fuegos en tu relato, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ana!!! Fuego en el cuerpo, fuego en el mundo, sí, esa es la síntesis!!!
      Abrazo!!!

      Eliminar
  5. Me he quedado impactada el mundo acabó en un solo momento, espero que si alguna vez sucede sea así de rapido para que la gente no sufra. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel! Yo tampoco deseo que nadie sufra si se acaba el mundo y ojalá nadie sufriera con este mundo en marcha! Un abrazo!

      Eliminar
  6. Una original y muy buena manera de escribir un relato apocalíptico. Cuando ya empezaba a pensar, ¿y dónde está el fin del mundo?, vas y explotas la ventana. Muy bueno, con frases maravillosas. Un saludo, Edgar.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ricardo! Me encanta provocar sensaciones con la palabra escrita y ver que da sus resultados! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Otia! O.O ¡Me tengo que recuperar de leerte!
    Uno, dos, tres segundos...
    ¡Ay! ¡Joder! El principio mega ultra precioso *-* Toda emocionada, imaginado a la pareja en modo erótico, pero super monosos... En el medio, pensando... "¡Wiiiiiiiiiiiiiiiii! ¡Van a ser papis!" ¡Qué tierno! ¡Qué todo! Y vas... Y... ¡PoooooM! ¡PoooooM! Estallido. Muerte. Fin del Mundo.
    ¡Aiiix! Edgar... ¡Te has lucido!
    ¡Mil sensaciones!
    ¡Besineeeees! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjja ¡¡¡Me haces mucho de reir!!! Me encantan tus críticas y me animas a seguir escribiendo, mil gracias Campanilla!!! ¡¡¡Besines!!! ;*

      Eliminar
  9. Inesperado final. Muy bueno y muy original, Edgar. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho, la próxima vez que encienda un cigarrillo seguro que sonreiré antes de hacerlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paola! De fumador a fumadora, un abrazo!

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias Mercedes, un abrazo! Pd: Siento haberte asustado...No, no lo siento... jejjejeje

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Gracias Ricardo, te sigo leyendo, gran escritor! Un abrazo!

      Eliminar
  13. Hola Edgar.
    Muy buen relato y muy bien escrito.
    El final inesperado y contundente.
    Un gran, gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Uff, qué inesperado final, después de tanto erotismo!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. Así esta bueno, esperar el fin del mundo con la persona amada, suerte!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Desde luego, a eso se le llama acabar por todo lo alto! jajaja un final explosivo, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Me llamarán copiota, pero repito literalmente las frases de Campanilla...;-))
    me ha encantao!!
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Copiota! jajjajaja ¡Que va!
      Muchas gracias Clara, por comentar e indagar en mis relatos.
      ¡Besotes, Amiga! ;)

      Eliminar