jueves, 5 de marzo de 2015

Ocurrió en el Bar Misterio

(Dedicado a mis nuevos amigos y amigas 
de letras que me animan a seguir escribiendo... Gracias)

No recuerdo si fue un sueño, una pesadilla o si se trataba de la mismísima realidad, sentía estar despierto, deambulaba por un callejón triste y helado, caminaba sin decisión, mis pies paseaban sin que yo les ordenara el paso, allí tras unas cajas de cartón mojadas, un gato se lamía una pata, no lograba verlo, pero sabía que estaba ahí escondido y al pasar por delante pude verificarlo, parecía haber llovido, un sendero estrecho de piedras, un charco, media luna reflejada en él, alcé la mirada, como una uña clavada en el cielo, me observaba inmóvil y perturbadora.

Sequé el sudor frío de mi frente con un pañuelo, en él había un bordado, las siglas "E.P", no sabía cual era el significado de aquellas letras, de hecho no sabía absolutamente nada, ni mi nombre, ni mi pasado, ni  de donde venía, ni donde me encontraba, ni que extraña fuerza me empujaba hacia delante.

Mis piernas me condujeron a un callejón y al final de este, crucé una puerta, pude leer que en un cartel rezaba, "Bar Misterio".

Siete mesas puestas en círculo, individuales y ocupadas, rodeaban una octava que se situaba en el mismo centro del local y en ella me fui yo a sentar, la camarera, una mujer joven de larga cabellera me trajo una copa sin antes preguntar, yo la sujeté, sin remedio, entre mis manos y bebí despacio el contenido, no tenía ningún sabor, tampoco sació mi sed.

Entonces empecé a tener conciencia del lugar y de aquellas personas, cada una sentada en su mesa, la camarera tras la barra, todos me observaban, esperando a que reaccionase, no sé porqué, pero así fue, de pronto descubrí que conocía sus nombres.

Sentí un latigazo eléctrico en mi cabeza y sus nombres se escribieron en mi memoria.

Un hombre, Ricardo, a su lado una mujer, Julia se llamaba, la seguía María, luego Mar, Alejandro, Ana y Federico, cerrando así el círculo. El nombre de la camarera era Jara y lucía el tatuaje de una Campanilla en el hombro.

Me sonrieron al unísono en cuanto averigüé sus identidades, yo no dije absolutamente nada, pero ellos sabían que los había reconocido, después cada uno de ellos sacó una pequeña libreta y un bolígrafo de sus bolsillos y empezaron a escribir.

Escribieron mi nombre, mi pasado, de donde venía, donde me hallaba, quien era yo y lo que me iba a suceder a partir de entonces. Se trataba de un inocente juego de complicidad.

Cada uno de los presentes, en aquella extraordinaria comunidad, escribió una parte del relato del que, por fin comprendí, yo era... El Protagonista.


FIN

26 comentarios:

  1. oh!! muy bonito e ingenioso! jiji el valor de la amistad es algo misterioso y extrañamente complicado, te deseo la mejor de las suertes en tu pelicula, en el camino de la vida! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ady! Tú eres una de esas personas que me animan a seguir escribiendo, la amistad es algo que hay que cuidar para que no se marchite, también te deseo lo mejor en la vida, besos!

      Eliminar
  2. Muy bueno, Edgar! Un relato extraordinario. Qué lindo sería juntarnos todos una noche en ese bar.
    Abrazo grande, amigo de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ri... Federicooo!!!! jajjaajja
      Sería maravilloso y es posible, algún día quizás...
      ¡¡¡Abrazo grande compañero!!!

      Eliminar
  3. Me ha encantado Edgar.
    Muy entretenido e ingenioso.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Lucia!
      Un texto dedicado a todas las personas, escritoras y lectoras, que formáis parte de mi vida y vocación...
      ¡Un gran abrazo!

      Eliminar
  4. Pues nada,nada, a seguir escribiendo que se te da muy bien, Sr. Protagonista :)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Yolanda!
      El protagonista es un simple o complejo personaje de alguno de nuestros relatos...
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Grande Edgar. Tu relato destila cariño e ilusión. Ojalá ese bar no cierre nunca y escribas hasta saciar la sed infinita del escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Alejandro! Alentadoras palabras las tuyas. Ídem.
      ¡Un abrazo amigo!

      Eliminar
  6. Jo Edgar, qué relato más chulo!! Es como los auténticos sueños, que incluyen sucesos totalmente posibles y otros que a buen seguro nunca acontecerán, pero mágico al fin y al cabo, como cada proceso onírico que nuestra mente elabora :)

    Me aprece superoriginal y es una bonita forma de considerarnos a algunos parte de esta vida tuya de escritor. Yo me lo tomo como un detallazo por la parte que me toca y desde luego me ha encantado!! Un millón de gracias, wapo, y ya te escribo yo en mi libreta que en un futuro no muy lejano tu talento para las letras ha de darte muchas alegrías :)

    Un super abrazo y gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti Julia! El relato es un homenaje a los colegas escritores que he hecho ultimamente por estos lares, me animais a escribir y quería agradecérselo de este modo, disfruto con vuestros relatos, micros y poemas, ya me están dando alegrías mis escritos, crear y compartir nos une, nos conecta.
      El Protagonista es un ser que llamais para que acceda a vuestro escenario y con el que elaborais un relato, tan mío como vuestro...
      ¡¡¡Un enorme abrazo!!!

      Eliminar
    2. Animáis...Agradecéroslo... Jodío teclado del móvil!
      Superabrazocalifragilístico...

      Eliminar
    3. Jajajajjajaa tranquilo, nos pasa a todos!! :)

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias pre-textos, original nick! Saludos!

      Eliminar
  8. ... Si pudiésemos hacer zoom sobre una de las libretas, la que tenía una de las mujeres, veríamos que escribió, entre muchas otras cosas:

    "El Protagonista destila talento y tiene una enorme imaginación, que es una de las más preciadas cosas que se pueden tener en el mundo, espero seguir siendo personaje de su historia durante mucho tiempo y continuar disfrutando de esos maravillosos escritos que nos regala..."

    ¡Me ha encantado esta sorpresa! ¡Qué grande! Gracias por hacerme parte :)
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Mil gracias por tus bellas palabras Mar!
      ..."El que lo dice lo es, el mundo al revés"...
      ... Aclaro que yo no soy El Protagonista del relato, tendría que escribir un final alternativo donde las siglas "E.P" significan "Ernesto Pacheco"!
      ¡¡Un placer! Abrazos!!

      Eliminar
  9. ¡Me he emocionado! ¡Muy mucho! ¡Edgar!
    Y... Bueno... Te perdono lo del Unicornio, ¿va? ;P
    Bromas a un lado...
    ¡Jopetas! ¡Madre mía! ¡Por Dior!
    No sé qué decir... Me has robado la voz escrita con esta Maravilla, me has emocionado, me ha hecho mazo de ilusión esa dedicatoria... Que nos consideres parte de algo tan lindo... ¡Ay! Te entiendo a la perfección... Se respirar Magia, se siente uno bien, como un refugio donde todo las Personitas te entienden, donde te animan a seguir escribiendo... ¡Es fascinante! Y no puedo decirte nada más que ¡Gracias! ¡Gracias de Corazón! No dejes de escribir nunca, nunca, nunca, ¿entendido?
    Ay... "Ernesto Pacheco"...
    ¡Te dejo un montón de Besazooooos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya emocionado y que me perdones la muerte del pobretico Unicorn!
      Maravillosas palabras las tuyas.
      Eso es exactamente, un lugar en el mundo donde expresarse y expandirse, donde aprender, conectar y crecer!
      ¡No dejaré de escribir si tu tampoco dejas de hacerlo!
      ¿Hay trato?
      ¡¡¡Besazooos! Pacheca!!!

      Eliminar
  10. Chulísimo! Acabo de llegar a tu blog y me ha encantado! Escribes genial y tus historias no tienen desperdicio!! Estaré atenta a tus publicaciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ángela, un placer leer tus palabras. Un saludo!

      Eliminar
  11. No había visto este relato, Edgar, y ahora, al leerlo, me ha dejado una enorme sonrisa en el rostro. Una gran dedicatoria que al igual que los demás, te agradezco. No estoy seguro, pero creo que fui uno de los primeros en comentar en tu blog, y fue un honor, y sigue siendo un placer leer tus relatos de géneros tan variados y tan bien llevados en cada uno. Y no qué decir de la originalidad: todos o casi todos, son tremendamente originales.
    Centrándome en este: has sabido muy bien mantener el suspense y la tensión, y se ha logrado gracias a que has descrito bien la amnesia del protagonista. La escena del bar, con las mesas en círculo es genial (El Círculo de Escritores), y el final, cuando todos sacan (o sacamos) la libreta y boli, es magnífico. Me ha encantado.
    Un abrazo, Amigo de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ricardo! Me alegra que hayas encontrado este relato dedicatoria a vosotros, mis amigos de letras.
      Para mí también es un placer leer tus relatos, apasionantes momentos de lectura que disfruto muchísimo.
      Me honran tus comentarios, de veras, te los agradezco, por que siento que son sinceros.
      El círculo de escritores crece y espero que mantengamos una buena calidad de textos y que podamos gozar y aprender los unos de los otros.
      ¡Un fuerte abrazo, amigo!

      Eliminar
  12. Bueno bueno, he accedido a este relato de "crossover" a través de otro relato de la misma índole jaja, y además nos referimos a una misma comunidad. Ha sido entre divertido y familiar leer este relato, porque me alegra ver que meses atrás te sentiste como yo estas semanas a la hora de elaborar mi relato. Pase lo que pase más adelante en nuestros caminos, que nos quiten lo bailado :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, José Carlos... ¡Que nos quiten lo bailao y a continuar disfrutando de nuestras letras!
      ¡Abrazo, Compañero! ;)

      Eliminar