viernes, 20 de marzo de 2015

Auras

Alejandra despertó aquella mañana de domingo con una extraordinaria y reversible afección, dejó de ver a los seres vivos en su totalidad corporal, tan solo podía apreciar sus auras, irradiaciones luminosas.

Cada ser desprendía uno o varios colores y diferentes intensidades de luz.

A ella no le pareció extraño aquel síntoma, ya que fue fruto de un constante ejercicio de meditación profunda, que llevaba practicando durante largo tiempo, sabía que ese podría ser uno de los resultados, tras alcanzar la iluminación deseada.

La tarde de aquel mismo día, Alejandra, maestra de yoga, impartía su última clase.

Realizó, como de costumbre para empezar, el saludo al sol.

Sus alumnos eran hogueras de energía ante los ojos de su profesora.

Uno irradiaba una fantástica aura azul con bordes amarillos, otra una de rosa claro con manchas púrpuras...

De pronto, Alejandra advirtió una nueva presencia, al fondo del aula, sobre una esterilla que antes permanecía sin ocupante, se había encendido un huracán de poderosa luminiscencia blanca y cegadora.

Se acercó y posó sus manos sobre aquel magnífico resplandor, no logró palpar al portador que emanaba tan embriagadora luminosidad.

Volvió a ocupar su lugar, ante la sospecha de que, quienes la esperaban para continuar con el siguiente ejercicio, debían permanecer inquietos ante su ir y venir, e intentar alcanzar algo en el vacío.

Se tumbó, entrelazó las manos sobre su pecho y se quedó inmóvil.

Al despertar, la afección había desaparecido, pudo ver a sus alumnos contemplar su cuerpo tumbado e inerte.

Al fondo de la sala, Alejandra desaparecía tras un haz de luz.



Fin



22 comentarios:

  1. Precioso, como siempre tu juego de colores nos transporta a otro mundo. Maravilloso. Un abrazo compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias María! Sí, otro juego de colores, esta vez usando la excusa de las auras y con un toque de suspense.
      Un abrazo Compi!!! ;)

      Eliminar
  2. Hola Edgar
    Muy bueno tu micro.
    Tal vez es así como llega, solo lo que han vivido una situación parecida pueden decirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucia!
      ¡Muchas Gracias!
      Personalmente no tengo ni idea de sí algo así pueda ocurrir, tan solo he usado el tema de las auras como excusa para el juego de colores y luz del micro, todo fruto de mi imaginación y de lo que he leído sobre el tema, pero jamás he experimentado algo parecido.
      Me alegra que te haya parecido bueno!
      Un abrazo compañera!!!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Nippur, me alegra que te haya parecido intenso y misterioso.
      ¡Saludos y bienvenido al blog!

      Eliminar
  4. Si la meditación es capaz de hacernos trascender diferentes planos, puede que también nos capacite para volvernos luz por entero. No me parece una mala forma de "desaparecer", completamente en paz :)

    Precioso, Edgar, rezuma paz y color!!

    Un abrazo de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Practico yoga y meditación desde hace algunos años y no tengo ni idea de si podemos trascender a otros planos ni volvernos luz, pero de lo que si estoy seguro es de qué con imaginación podemos soñar poder hacer cualquier cosa!
      ¡Gracias por tu estupenda valoración Julia!
      Abrazos de Viernes!!! ;)

      Eliminar
  5. Magnífico relato, también practico yoga y meditación, algo ya más común en estos tiempos por suerte. Me ha gustado el juego de colores con la historia. Abrazos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jordi! Grandes prácticas para mantener en forma y equilibrio, cuerpo y mente! Me alegra que te haya gustado el juego de colores con la historia.
      ¡Abrazos y feliz fin de semana amigo!

      Eliminar
  6. El alma y el cuerpo, dos entes a veces unidos o imbricados y otras, en distintos planos, para bien y para mal. Misterioso y abierto a la interpretación.
    Me ha gustado mucho su sencillez de narración, la usencia de rimbombancia que para este tipo de temas se suele usar.
    Un abrazo¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Clara! Me alegra que te haya gustado y que te haya parecido misterioso, sencillo y no rimbombante, eso quería, crear suspense con un tema que se eleva más allá de lo que realmente podemos ver.
      ¡Un abrazo amiga!

      Eliminar
  7. Muy buen micro, Alejandra parece que no dejo de ser luz. Es como las estrellas, una vez han consumido hidrógeno, helio,... y así hasta los materiales más pesados como el hierro; llegan a su muerte dando tres posibilidades: el supuesto "hoyo negro", la estrella de neutrones o una enana blanca. Sin duda Alejandra fue enana blanca :) Abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ana! Me encanta tu explicación de las estrellas, comparada con el tema de las auras, una unión entre ciencia y metafísica que le da sentido a la evolución de las energías, si estamos compuestos por las mismas moléculas que flotan en el espacio, quizás volvamos a ellas, del big bang al big crunch.
      ¡Un abrazo amiga! ;)

      Eliminar
  8. ¡Edgar!
    ¡Cómo me gustan estas temáticas! *-*
    Una de las compis del Cole, me contó que si pones tu mano, sobre una pared blanca, dándole la luz de algún foco... Se puede apreciar, si sabes cómo mirar, un ligero color, muy suave, bordeando los dedos... Y que así puedes averiguar de qué color es tu Aura... ¡Pues allí que fui yo esa noche en mi Castillo! Y vi un ligero color rosáceo... ¡Me moló!
    ¡Me encantan tus Micro-Instantes! Son tan, tan, tan íntimos... Por así decirlo, que son capaces de inundar el Alma...
    ¡Muchos Besis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Campanilla!
      Me alegra que te molen estos rollos, auras, energías... Tiririri tiririri... (Musiquilla de En los Límites de la Realidad), a mí también me gustan estos temas, aunque después de indagar en ellos me vuelvo un tanto escéptico, al margen de la metafísica, me miro las palmas de las manos y solo veo surcos y la roña acumulada del día... Pero desprendo una extraña calor, que bien podría ser emanación de mi alma...
      ¡Gracias por tus bellas palabras!
      ¡Muchos Besis Micro Instantáneos! ;)

      Eliminar
  9. Maravillosa escena llena de color narrada con sensibilidad. Un bello y mágico micro que queda grabado en la retina tras leerlo. Complaciente lectura que deja una extraña calma dentro de nosotros.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ricardo! Me alegra que te pareciera bello y mágico.
      Un placer tus comentarios que le suben el ánimo a uno gratamente.
      ¡Un abrazo, compañero!

      Eliminar
  10. Qué bonito! Hay una mezcla de fallo neuronal y percepción mística, sintetizadas en palabras clave como meditación profunda y afección. Me ha gustado mucho.
    Un saludo y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Yolanda! Genial y conciso análisis del texto, me ha encantado.
      Me alegra que te gustara.
      ¡Un saludo y feliz semana!

      Eliminar
  11. Con un toque a lo "resplandor" (o esplendor si te quedas con el nombre en el libro) de King, aquí en este micro describes lo que vienen a ser la recta final de vida para la protagonista, que llega a visualizar no personas, sino las auras que estas tienen, con esa victoria final de la blanca, que es donde termina todo. Es un texto curioso e imaginativo, podría tener buen uso si vuelves a abordar el terreno con una temática de terror y auras rojas o negras..jaja. ¡Un abrazo Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran idea la de abordar esta temática en el género del terror. Gracias por tu lectura y perfecta síntesis del micro, José Carlos.
      ¡Abrazo, compañero!

      Eliminar