lunes, 7 de septiembre de 2015

Conejo de Pascua

Su última voluntad fue morir de viejo. Su hermano murió de niño y aquello fue tan doloroso que pensó que le podría ocurrir a él por igual.

Pedro Trigo descansaba en la cama del hospital, cumplía cien años aquel día y su fuerza vital se apagaba como las velas de su pastel de aniversario.

Los mayores salieron a charlar al pasillo.

Clara y Tomás se quedaron a solas en la habitación con el centenario homenajeado.

- Bisabuelo, te queremos - dijo Clara -.

- Hoy es tu cumpleaños y día de Pascua - Añadió Tomás -.

El anciano empezó a temblar y con los ojos desorbitados miró fijamente a los pequeños.

- ¡Pascua, no! ¡Conejo de Pascua, no! ¡Salid, corred, escondeos!

Pedrito Trigo corría por el parque de su pequeño pueblo, su hermano había muerto.

Pedazos de carne desgarrada colgaban de los columpios. Una cascada de sangre bajaba por el tobogán.

El Conejo de Pascua lo llevaba en su gran saco. Camino de la madriguera.

Pedrito se escondió tras unos matorrales.

"Imagina otra cosa, esto no puede ser real"

Cubrió su rostro con las palmas de las manos.

"Cuenta hasta tres,  esto no puede ser verdad"

"Uno, dos y tres..."


Carla y Tomás se despidieron del bisabuelo, al igual que el resto de la familia.

Era tarde y el anciano debía tomar su medicación y descansar.

Los pequeños fueron a recoger sus huevos de chocolate.

Pedro Trigo no podía dormir.

En la penumbra de su habitación veía una sombra de enormes orejas peludas acercarse a su cama.

Poco a poco.

Olía a zanahorias podridas y emitía un agudo gruñido.

- No puedes esconderte, mi niño.

El anciano cubrió su rostro con las palmas de las manos.

"Esto no puede ser verdad... Cuenta hasta tres y la pesadilla acabará..."

"Uno, dos y tres..."


Pedrito se destapó los ojos, su hermano jugaba feliz en los columpios, lanzándose por el tobogán.

Pedro Trigo descansó para siempre. Se cumplió su última voluntad.



Fin

35 comentarios:

  1. Completamente terrorífico. Una nueva visión de este conejo que siempre es tan bueno, regalándonos huevos de colores. Menos mal que nunca he seguido esa tradición. Me la hubieras borrado de la cabeza. Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María.
      Está vez no fue tan bueno, pero había gato encerrado bajo ese disfraz de conejo.
      ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  2. Oh malvado conejo! Ya sabía que algo oscuro tenía, nunca me dio buena espina aquel conejillo. Que suspenso, me tuviste pegada al relato. Buenisimo Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu intuición era acertada, un conejo de 90Kg. no puede ser tan bueno...
      Me halaga haberte tenido pegada al relato, compañera del terror.
      Muchas gracias, Mendiel.
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  3. Acabas de destrozar la dulce imagen del conejito jijijiji
    Muy bueno :)
    Abrazos, Compi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nombre de todos los niños y su felicidad ante el lindo conejito de pascua y sus huevos de chocolate, pido disculpas por destrozar su imagen... jajajajjajajaja
      Muchas gracias, Flora.
      ¡Abrazos, Compi! ;)

      Eliminar
  4. Terrorífico, muy bueno. Me encantan los cuentos que buscan el terror en las cosas cándidas. “Nada es lo que parece”
    Abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Oscar.
      A mi también me gusta sacar el lado más bestia a las cosas cándidas.
      "Nada es lo que parece"... Sí, señor.
      ¡Abrazo grande, Compañero de Palabras!

      Eliminar
  5. Enhorabuena, una vez más has escrito un microrrelato magníficamente terrorífico. Me encanta tu forma de buscarle la parte siniestra a los símbolos de bondad, es una clave perfecta para hacer algo muy terrorífico.
    Abrazos y gracias por hacerme disfrutar leyéndote, Amigo de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mar, por leerme y comentarme. Me honras con tu valoración.
      Un símbolo de la bondad es un buen recurso para el terror.
      ¡Abrazo Enorme, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  6. Algo tan dulce como el conejo de la Pascua convertido en un monstruo. No he leído ''It'', pero imagino que será algo parecido. En este caso unos niños en el día de Pascua parece ser que se encontraron en el parque con un individuo disfrazado de conejo y los intentó matar, logrando acabar con la vida de uno, el hermano del centenario Pedrito Trigo. Aquel día marcó un antes y un después en la vida del hombre, y esa pesadilla ha llegado incluso hasta su lecho de muerte, donde por la noche, en una escena aterradora, nos muestras que el conejo ha vuelto a por él. Por suerte. logra volver a ver a su hermano salvo y salvo tras su muerte.
    Una narración directa, mediante párrafos construidos apenas con una o dos frases que nos hacen avanzar sin tropezones y leer el relato a una velocidad frenética.
    Echaba de menos tus historias de terror.
    Un abrazo, Compañero de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo explico todo, pero ya me tienes calado, ves por donde voy con mis ausencias.
      Me gusta que el lector añada lo que le falta al texto con su imaginación y tú has visto lo que yo veía al escribirlo.
      ¡Muchas gracias, Ricardo!
      ¡Abrazo, Compañero de Palabras!

      Eliminar
  7. Pues vaya con el conejo de Pascua, jaja, ha pasado a ser una versión perversa, digna de la imaginación de un yonky o un demente. No me extraña que el abuelo siga teniendo pánico, no es para menos. Me ha gustado mucho, Edgar! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina a un niño encontrarse con un conejo de 90Kg y mala saña... El abuelo no puede oír la palabra "conejo" ni "pascua", el terror resurge de nuevo.
      Muchas gracias, Ramón.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  8. Un micro excelente Edgar, con esa última voluntad como cierre que deja un poco abierto el final al lector para decidir si es real o imaginario.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, MªJesús.
      Sí, al final es cosa del lector dar su propia interpretación.
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  9. Me has puesto los pelos como escarpias, Edgar. Te aplaudo ese final, en el que, durante un segundo, dudo que es realidad y que es sueño. Y luego, la imagen del conejo... ni el de Donnie Darko, amigo.
    Un escalofriante abrazo colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé en el conejo de Donnie Darko, un peliculón.
      Me alegra haberte puesto los pelos escarpiosos, amigo.
      ¡Escalofriante abrazo, Alejandro!

      Eliminar
  10. El conejo de pascua revisitado de un modo macabro por Edgar jeje. Precisamente por cosas como ésta tengo la total confianza de que eres un buen fichaje para el "Proyecto Fobia". ¡Un abrazo Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Macabro" es mi segundo nombre, en este mundo de ficción letril.
      Me honra que me hayas fichado para ese "Proyecto Fobia" que nos traemos entre manos.
      Muchas gracias, José Carlos.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  11. Vaya con el conejito!!! Parece que de él no se escapa nadie. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene miga el conejito. Pedro Trigo te da tooooda la razón ;)
      Muchas gracias, Mercedes.
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  12. He visto en tu relato los últimos instantes de Pedro, el temor que le había acompañado en su vida hasta el final de la misma, la inocencia y falta de comprensión del niño que fue, con su miedo al conejo por los malos recuerdos, y finalmente, la liberación de su alma al darse cuenta que su hermano vivía en una realidad mucho mejor que la que él creía. Y en la que sin duda, le esperaba para continuar con otra historia juntos.

    Es difícil en un relato tan corto proyectar tantas impresiones diferentes. Toda una vida resumida en un instante.
    Felicidades. Abrazos virtuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas de una sola pieza con tu fantástico comentario, Mila.
      Muchas gracias por tan rico análisis del texto y tan buena valoración.
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  13. Siempre que vea un conejo me sentiré extraña,
    ya los conejos no son normales por tu culpa :(
    ¿de donde sacas esas ideas?
    cada vez sospecho más de ti...

    chocobesos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No, mujer! Los conejitos siguen siendo lindos, jejejeje.
      Esas ideas las saco de la chistera del mago loco.
      No sospeches nada malo, es ficción, yo soy bueno. ;)

      ¡Besos, Choco Compañera!

      Eliminar
    2. Y... ¡Muchas gracias por pasar, leer y comentar! ;)

      Eliminar
  14. Nunca, nunca jamás volveré a verlo con los mismos ojos. Absolutamente inquietante..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El conejo de pascua seguirá haciendo feliz a los niños golosos de rico chocolate.
      Este era un ser malvado disfrazado, no más...
      ¡Muchas gracias, Eva! Me alegra que te resultara inquietante.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  15. Animalitos cándidos, siempre he sabido que hay mucho más detrás de esas historias que nos cuentan en la infancia... jajaja
    Esa vida proyectada en el miedo, al mismo tiempo siendo generoso y ofreciéndole la última voluntad y todo con un toque terrorífico.
    Me encanta Edgar, :)

    ¡Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darles una vuelta de tuerca a los cuentos y mitos infantiles hacia el terror es un recurso altamente efectivo.
      Muchas gracias por tu valoración y por tu significativo comentario, me alegra que te haya parecido generoso al cumplir la última voluntad del protagonista, se lo merecía, sin duda.
      De nuevo gracias, Irene.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  16. No sé qué decir... Me he leído el Relato dos veces...
    He visto a un Super-Mega-Peluche teñido de rojo, con sus grandes ojos de conejico bañados en sangre, erguido como un humano, arrastrando el saco y desprendiendo ese aroma a zanahoria y... ¡Zas! Leo el comentario de Ricardo y mi Conejico Mutante se desvanece... ¡Solo queda un Psicópata que no se ha quitado el disfraz de Carnavales! u.u
    ¡Aiiix! Esta vez, no te he visto venir, Edgar... Esta vez, mi lado infantil y macabro ha querido creer que era posible que los Animaloídes existiesen... ;P

    Aunque... ¡Un segundo! Si esa teoría es cierta... ¿Cómo muere el Anciano?
    A) Muerte Natural con última visión de Conejo Asesino.
    B) La Muerte tiene ganas de cachondeo e intercambia la guadaña por zanahorias.
    C) El PsiConejo tiene más de 100 años (y, por lo tanto, es un Animaloíde Mutante) y viene a terminar el trabajo.
    D) Ninguna es cierta y estoy muuuu perdida esta vez xDD

    En fin... ¡Que me ha encantado tu Conejo de Pascua!
    ¡Besotes Feroces, Hermanuelo Letril! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene por qué desvanecerse tu Conejico Mutante, así es como lo percibe el protagonista y el lector puede darle esa identidad de igual modo.
      En ningún momento queda constancia de que no sea así, aunque yo lo imaginara de otra manera, es un ser terrorífico, ¿Disfraz o Monstruo? Eso queda a elección de cada uno.

      Según mi idea, la opción correcta sería la "A", pero todas son válidas... La "C" encaja perfectamente con tu visión del relato, la "B" es muy divertida...

      Muchas gracias, Apañera Capitana Hermanuela Feroz...
      ¡Besotes Feroces, Hermanuela Letril! ;))

      Eliminar
  17. No hay nada más siniestro que descubrir el lado oscuro de los personajes en los que hemos confiado siempre y en los que apoyábamos el concepto de bondad. Ese maldito conejo nos tenía engañados a todos!!

    Muy bueno, Edgar. El relato da verdaderos escalofríos...

    Un abrazo enorme y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un engaño que me va de perlas para dar ese toque macabro-siniestro que tanto disfruto plasmar sobre el papel en blanco. Una mancha que deseo imborrable en la ficción de género.

      Muchas gracias, Julia. Me alegra dar verdaderos escalofríos.

      ¡Abrazo enooooorme y feliz semana, querida Compañera! ;)

      Eliminar