martes, 11 de octubre de 2016

La Última Velada

Siempre pensé que la muerte era una exclusiva decisión de Dios, que él es quien nos dio la vida, y él quien debe decidir cómo y cuando acabará ésta.

Mi hermano Santiago llevaba desaparecido seis meses. La policía encontró su ropa y su cartera vacía en una callejuela de uno de los barrios más peligrosos de nuestra gran ciudad. Su camisa estaba manchada por su propia sangre, había un gran charco de ella bajo sus pertenencias, en abundancia. Nos alertaron de que posiblemente hubiera sido asesinado, y aunque las pruebas apuntaban a que realmente así había sido, yo no podía creer que mi hermano pequeño estuviera muerto, no sin que hallaran su cuerpo.

Pasaron un par de semanas desde que la policía cerrara el caso, y dejaran de buscar el rastro que los condujera al cadáver, no tenían suficientes pruebas; nos dijeron a mí y a mi familia, cuando conocí a un doctor que trabajaba con Santiago.

El buen doctor me ayudó mucho en mi duelo. Mantuvimos largas conversaciones sobre la desaparición de mi hermano, sobre la muerte, y la mejor manera de superar algo tan terrible.

Una noche el doctor me invitó a cenar a su casa.

El ambiente era demasiado romántico para mi gusto; velas, música clásica, un Pinot Noir, y dos solomillos con salsa de arándanos. Pero pronto me sentí cómodo, y de nuevo, iniciamos una de nuestras agradables charlas.

- Hay algo mucho peor que la muerte de un ser querido - le dije- .

- ¿El qué, amigo?

- No saber si éste ha muerto o no.

- Cierto.

- Nadie debe decidir cuando uno debe morir, ni siquiera uno mismo. El aborto, la eutanasia, el suicidio... eso es jugar a ser Dios, y sólo Dios, quién nos da la vida, debe decidir.

Eufórico di un último trago a mi copa de vino tinto, y mi cabeza dio un vuelco, caí irremediablemente sobre los restos del solomillo.

El doctor me quitó la venda de los ojos, literal y metafóricamente. Cuando vi a mi hermano, tumbado y amarrado con cadenas sobre aquella camilla metálica, con los ojos ensangrentados. Le faltaban ambas piernas y medio brazo. Tenía un enorme boquete en  la parte lumbar, alojado entre las costillas inferiores y la columna vertebral; más concretamente, encima de los riñones.

Estaba conectado a una máquina de respiración artificial, y a un par de sueros.

Me miró fijamente y balbuceó.

- Mátame hermano, mátame, por favor.

El doctor giró su rostro hacia mí, con una diabólica mueca sonriente.

- He ahí la respuesta a tus dudas. La muerte a veces es la única salida. El fin del sufrimiento.

Siempre pensé que la muerte era una exclusiva decisión de Dios... Ahora tan solo espero que Lecter decida pronto el momento de la mía.



Fin




                                           Apuntes:

La pinot noir es una variedad de uva de vino. El nombre puede hacer referencia también a los vinos realizados sobre todo a partir de esta uva. El nombre deriva de las palabras francesas pine y noir. Wikipedia


                                    


*Nota: Un paciente puede balbucear (hablar con dificultad), si la conexión al ventilador es a través de una cánula de traqueostomía y se le conecta a ésta un adaptador especial llamado "válvula para hablar".  Buen provecho.
                                                                                                   
                                                                                             Dr. Hannibal Lecter






58 comentarios:

  1. Ohhh Edguitar! que lujo, cenar y ser muerto por el buen doctor Hannibal Lecter. Ahora que lo pienso, ese solomillo.....tal vez era tu pariente.
    Excelente relato de terror lleno de suspenso y morbo. Me atrapaste desde la primera línea y las sensaciones que nos haces sentir en este relato son variadas, desde tristeza por la pérdida del hermano hasta pleno terror al ver a donde va la historia con el sorprendente final pasando por el morbo de un posible intento de seducción por parte del doctor. Genial relato, me encantó. Besosos.
    PD: Me encantó la descripción de las piernas y brazos cercenados. Muy visual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lujo de comentario, Mendiel!
      Me alegra que el terror, la sorpresa, el morbo y la seducción te hayan cautivado.
      ¡Muchas gracias, compañera!
      ¡Lecter y yo te mandamos un fuerte abrazo! ;)

      Eliminar
  2. Has escrito un buen relato , ahora que el hermano de Santiago se sabe que está vivo y deseoso de morir. Y el solomillo que se comía podría ser de su propio hermano. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu positiva valoración, María del Carmen.
      En efecto; ese solomillo era sangre de su sangre.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  3. ¡Qué bueno Edgar! Cuando vi al hermano amarrado a la camilla, con parte de su cuerpo amputado, pensé inmediatamente en que el sádico doctor haría buenas migas con Lecter... ¡¡Y después nos desvelas que es el mismísimo Doctor Lecter!!
    Que tengas mucha suerte en el concurso. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que pensaste en Lecter y esa fuera su identidad.
      Muchas gracias, Bruno.
      Suerte compartida.
      ¡Saludos, compañero! ;)

      Eliminar
  4. Saludos Edgar, muy bueno tu relato. Me sorprendió totalmente el desenlace. Quedé como Clarice repitiendo "Doctor Lecter, Doctor Lecter" :) ;(. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, compañera.
      Me alegra haberte sorprendido con el desenlace.
      Muchas gracias por la valoración.
      ¡Éxitos y bendiciones, Clarice... digo, Mery! ;)

      Eliminar
  5. Tratándose del doctor Lecter, ya encaja todo. Así sí, el Dios caníval puede saborear a su presa con todas mis bendiciones, je,je. ;)
    Me ha gustado muchísimo, ñam, ñam.
    Un besote. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, ahora Lecter decidirá cuando termina la vida de su nueva presa, mientras tanto; bon ápettit.
      Muchas gracias, Sole.
      ¡Besos, hermosa! ;)

      Eliminar
  6. Es increíble la cantidad de relatos que vengo leyendo sobre carne humana como comida. Yo mismo escribí uno, no hace mucho (Un hombre solitario), pero fue por una consigna que me dieron.
    Tu escrito, aunque se ve venir el desenlace, sorprende con el nombre del doctor y atrapa en su desarrollo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo otro micro con el canivalismo como plato principal. También creo que el desenlace es bastante previsible, sobre todo, para quienes gustamos de este tipo de historias.
      Muchas gracias, Raúl.
      Saludos, compañero.

      Eliminar
  7. Muy bueno Edgar, me ha encantado, enhorabuena! Está muy bien narrado y te engancha hasta el final, cuando da ese giro genial y presentas la identidad del doctor. Con ese vino, y la puesta en escena de la cena –perdón por la redundancia– ya das que pensar, aunque sea una intuición sutil. Pero cuando dices ya el nombre del médico, es la repera, jeje. Un abrazo, compañero de letras y mucha suerte en el concurso! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y que valores la narración.
      Si que hay detalles sobre la identidad del anfitrión en la velada.
      Muchas gracias, Ramón
      Suerte compartida.
      ¡Abrazo, compañero! ;)

      Eliminar
  8. Muy buen relato, me has llevado de la mano del suspenso en esta historia cruel, al estilo de Lécter. Excelente la escena final. La que logras contar del modo más descarnado posible, ¡literalmente! Un texto merecedor del mejor galardón. Felicitaciones compañero ¡Te deseo mucha suerte! Un afectuoso abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu gran valoración, R. Ariel.
      Felicitaciones compartidas.
      Lecter y yo te mandamos un descarnado abrazo. :)

      Eliminar
    2. ¡Felicitaciones Edgar!Me alegra muchísimo que hayas logrado el oro con este relato impecable y que tiene tu sello, afirma el estilo que tienes, tu modo de contar indeleble y tu habilidad para armar tramas. Un abrazo muy grande y a disfrutarlo!
      Ariel

      Eliminar
    3. Muchísimas gracias, Ariel, por tan amables palabras.
      ¡Un fuerte abrazo, de escritor a escritor! ;)

      Eliminar
  9. Sólo Dios puede elegir el momento de tu muerte. Él contando al doctor sus Peas con su hermano, mientras este saboreaba a su hermano poco a poco.
    Genial relato de terror, no esperaba menos de ti.
    Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, se tragaba sus penas... y a su hermano con salsa de arándanos.
      Muchas gracias por tan buena valoración.
      ¡Besillos, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  10. Una velada terrorífica, sin duda alguna, con unos giros bastante logrados que a mi modo de ver es de lo más destacado de este gran relato, que nos da la oportunidad de ser espectadores de una cena al estilo "Lecter" con todo lujo de descripciones, como "el boquete de la parte lumbar..." con el que luego con esa foto de ambientación final "del plato del so-lomillo" queda suficientemente detallada la pericia del doctor Lecter y también de otro doctor famoso antecesor suyo: Jack the Ripper!!!

    Te felicito compañero Edgar y espero que tengas mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan parecido logrados los giros del relato, y que hayas disfrutado de la velada junto a Lecter.
      Muchas gracias por la valoración, Estrella.
      Felicitaciones compartidas.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  11. El "buen doctor" le permitió despejar las dudas sobre la desaparición de Santiago. Una "bondad" que escondía un atroz desenlace para los hermanos. Es de suponer que en este caso, los dos quisieran que "Lecter" tomara el puesto de Dios.

    Un gran relato, Edgar, de terror y de los grandes.
    Suerte en el concurso.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Lecter despejó las dudas del protagonista; si seguía con vida su hermano, su paradero, y que en este caso; la muerte era decisión suya.
      Muchas gracias por la valoración, Mila.
      Suerte compartida.
      ¡Abrazo, compañera!

      Eliminar
  12. La madre del cordero jajaja. Aunque uno intuya que el solomillo era parte del hermano, eso no quita fuerza a la revelación. Incluso sin haberle dado una identidad conocida al doctor, el final habría tenido el mismo impacto, al menos así lo creo. Gran trabajo Edgar, con esos más que interesantes apuntes como genial contenido extra.

    ¡Un saludo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja.. La madre del cordero, muy agudo.
      Me alegra que te haya parecido impactante, y que menciones los contenidos extras.
      Muchas gracias por la buena valoración, José Carlos.
      ¡Abrazo, compañero! ;)

      Eliminar
  13. Eres el príncipe oscuro del relato mórbido compañero. que descriptivo y filosófico a la vez. Dios no decide, parece ser sobre la muerte, esta va por libre y muchas veces utiliza medios inusitados y verdugos de lujo como el amigo "Lecter".
    ¡Pero hombre! ¿El protagonista de tu relato no había visionado todavía el silencio de los corderos? ¡Mira que caer tan ingenuamente en la trampa de la de la romántica...
    Estupendo Edgar. Te deseo suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga mucho mi nuevo sobrenombre: "El príncipe oscuro del relato mórbido"... ¡Toma ya! jajaja
      Ahí está, la muerte es decisión del tiempo, de la naturaleza, del accidente, la enfermedad... (Muchos creen que esas son las herramientas que usa Dios para llevar a cabo su propia decisión, y... ¿quien soy yo para discutirlo?)
      En mi relato es Lecter quién decidirá sobre la muerte de Santiago y de su nueva presa, su hermano.
      No, no había visto la película, si no hubiera reconocido a su amiguete, el buen doctor.
      Muchas gracias por la buena valoración, Francisco.
      Suerte compartida.
      ¡Abrazo, compañero!

      Eliminar
    2. Perdón me comí: "La cena romántica"
      Ja,ja,ja espero que el nuevo título haga juego con tus ojos.

      Otro abrazo.

      Eliminar
    3. jajaja... Sí, me queda de lujo. Gracias, hermano.

      Eliminar
  14. Qué escalofrío!!! Madre, ¡oh!
    Gastronomía terrorífica, suerte que hoy he comido a mi hora, sino...
    Muy bueno Edgar, tomar como referencia al gran Lecter ha sido todo un acierto.
    ¡Mucha Suerte!

    Un fuerte abrazo, compi! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho haberte provocado un escalofrío.
      Yo te invito a un buen solomillo cuando quieras.
      Muchas gracias, Irene. A mí también me gusta que Lecter sea el protagonista de esta historia.
      Suerte compartida, fantástico "paquete".
      ¡Abrazo, compi de letras! ;)

      Eliminar
  15. Has hecho un buen trabajo y nos has puesto frente a frente del tan temido Hannibal Lecter: ¡un lujazo!

    Mucha suerte, compañero ;)!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra que te parezca un buen trabajo, Fer.
      Espero que la velada junto a Lecter no te cause malos sueños.
      Suerte compartida.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  16. ¡Hola Edgar! aunque el "guión" me estaba pareciendo de cine de lo visual que me estaba resultando la lectura, no esperaba para nada encontrarme con Hannibal Lecter, ¡menuda sorpresa!
    Ni todos los doctores salvan ni todos los solomillos son de lo que deberían ser ;-)
    Me ha gustado mucho, ¡mucha suerte en el concurso!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga que lo hayas visualizado cinematográficamente y haberte provocado esa sorpresa.
      Jajaja.. ¡Exacto! Doctores y solomillos que no son lo que deberían ser.
      Me alegra que te haya gustado, Chelo.
      Suerte compartida.
      ¡Besos, compañera! ;)

      Eliminar
  17. Me gusta cómo cerraste la historia, dando a entender que Dios puede tomar muchas formas como tantos asesinos existen. En efecto, quien tiene el poder y la decisión de matarte, pasa a ser tu Dios. Inapelablemente.

    Buen texto.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu interpretación del relato, Julio David.
      Muchas gracias, compañero.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  18. Creo que las fuertes convicciones ideológicas y morales del protagonista se han derrumbado como un castillo de naipes, y además de la peor manera posible...

    Tu relato es refinadamente cruel de un modo físico, pero también psicológico. Al sufrimiento del cuerpo de la víctima se suma el descubrimiento de la situación de su hermano, lo que le hace renunciar a todo lo que creía y desear la muerte...

    No solo nos haces disfrutar con esta retorcida historia, en el mejor de los sentidos dado el género del que se trata, sino que nos pones a pensar en lo erróneo de las creencias absolutistas. Buenísimo, Edgar, me quito el sombrero. ¡Que tengas mucha suerte en el concurso!

    Un beso y feliz finde de otoño :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por desearme suerte en el concurso, Julia... Pero con comentarios como el tuyo ya me siento totalmente premiado.
      La lucidez y elocuencia de tus palabras me apasionan, todo lo que has escrito sobre este relato es exactamente, palabra por palabra, lo que quería transmitir.
      Me siento halagado y honrado por tu crítica, análisis y valoración.
      Tu comentario es más valioso que todo el reconocmiento que pudiera tener este texto en el concurso.
      De nuevo, gracias, Julia.

      ¡Besos, y feliz finde otoñal! ;)

      Eliminar
  19. Adhiero al comentario de Julia... "refinadamente cruel" lo describe acertadamente. Nos haces pasar por tres revelaciones atroces, la muerte en vida del hermano, la naturaleza de la cena y la idea de que Dios no siempre es la respuesta.
    Un relato de lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido refinadamente cruel, Mirna.
      Muchas gracias por la lectura, comentario y lujosa valoración.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  20. Buenísimo Edgar. Un relato de los mejores construidos que he podido llegar a leer. Una pieza para guardar en los anales de la narrativa. Pero lo mejor de lo mejor... Las notas aclaratorias. No te digo que te has superado porque tus relatos son buenísimos todos, pero este es una maravilla. Felicidades compañero de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow, Mercedes!
      ¡Muchísimas gracias por tu increible valoración del relato y tan halagadoras palabras!
      Es un placer recibir tal comentario de tu parte.
      ¡Abrazo, compañera de letras!

      Eliminar
  21. No hay duda que es una genial historia desde el principio, imaginar el sabor amargo de haber encontrado las pertenencias del hermano sin saber de su cuerpo.
    Y el terror angustiante al verle en condiciones terrorificas pidiendo su muerte. Realmente Dios debe decidir la muerte?
    Suerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la amargura y el terror del protagonista deben ser terribles.
      Personalmente no creo que haya un Dios que decida nada.
      Muchas gracias, Xavier.
      Suerte compartida.
      Saludos, compañero.

      Eliminar
  22. La ambientación, exquisita, el tempo del relato, stretto. Un escenario a la altura del refinamiento del Canibal y de la maestría del escritor. Cinematográfico a tope. Tensión dosificada como con un metrónomo. Como diría De Niro en "Una terapia peligrosa", eres bueno, tú eres bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchaaas gracias, tío, muchas gracias (con voz de De Niro)... jajaja.
      Me honra que te haya agradado la ambientación y el tempo del relato, y que lo hayas visualizado cinematográficamente.
      ¡El caníbal y yo te mandamos un fuerte abrazo, Fernando! :)

      Eliminar
  23. Realmente escalofriante ese psicópata jugando a ser Dios, a decidir cuándo consentir la muerte o no. Has conseguido que recordara al más terrorífico de los seres malignos que recuerdo, porque lo has contado tan bien que era posible visualizarlo y te aseguro que me ha dado muchísimo miedo.
    Muchas felicidades Edgar, lo has bordado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho recordar a ese ser maligno que juega y se alimenta de las vidas y la carne de sus víctimas.
      Tu gran valoración me halaga, mil gracias, Conxita.
      ¡Abrazo, Compañera de Letras! ;)

      Eliminar
  24. Siempre hay que saber con quién te sientas a la mesa.
    Magnífico y escalofriante relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, y si lo sabes antes, mejor. Ya no te sientas en esa mesa, ni apareces a la cita.
      ¡Muchas gracias, Josep Mª!
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  25. Dejando aparte el tema de tu relato, me gusta cómo lo tratas. El canibalismo de Lecter combinado con el drama de la pérdida y de la supuesta ayuda de un psicólogo. Ese momento "romántico" es genial, no se sabe muy bien si el buen doctor le va a saltar a los morros al chaval o a la yugular, je, je
    Ya sé que estoy llegando un pco tarde, pero voy algo retrasado (como siempre) con mis lecturas. En todo caso, ha valido la pena pasarme por tu blog. Enhorabuena y suerte en el concurso (si es que todavía no ha sido el fallo, je, je)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo la tardanza por ninguna parte, a menos de que te propusieras un calendario de lecturas estipulado y no lo estés cumpliendo a rajatabla... Jejeje. Perdón... Je,je,je.
      Bueno, bromas a parte; te agradezco mucho la lectura y positiva valoración, Isidoro.
      Me alegra que te gustara ese momento "romántico", lo de que uno no sabe si Lecter saltará a los morros o a la yugular del protagonista... Buenísimo.
      Abrazo, compañero.

      Eliminar
  26. Una forma bastante intensa de aprender que no se puede ser radical en las ideas porque la vida te puede poner en situaciones límites. Muy bueno compañero!!!
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran forma de sintetizar el mensaje del relato, MªJesús.
      Esperemos que la vida, o Lecter, no nos pongan a prueba con estos terroríficos límites.
      ¡Muchas gracias y un gran abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  27. Un relato muy bien escrito, que mantiene la tensión y el misterio de la desaparición y posible muerte hasta el final. Un final en el que nos sorprendes con tres giros: el somnífero del vino, la verdadera situación del hermano, y la revelación de la identidad de ese doctor. Un breve homenaje a ese gran personaje. Con este relato demuestras que se puede contar una historia de canibalismo sin utilizar el gore ni detalles repugnantes.
    Un abrazo, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra que creas que está bien escrito, y me alegra haberte sorprendido con esos tres giros que mencionas.
      Disfruto con el gore, pero no soy demasiado propenso a esa manera de relatar, a veces la imaginación del lector ante lo que no está descrito puede jugar un papel más favorable que la detallada descripción de lo truculento.
      ¡Muchas gracias, Ricardo!
      ¡Abrazo, Compañero de Palabras Creativas! ;)

      Eliminar