viernes, 29 de enero de 2016

Padre e Hijo

Relato a dúo para el concurso de "El Círculo de Escritores" Padres e Hijos.



"Padre e Hijo" 1ªParte

Tener un hijo había sido siempre uno de mis mayores deseos. Y mi alegría fue inmensa cuando Tod llegó. Aquel veintinueve de febrero fue inolvidable. Vino al mundo sano y fuerte, pero su llegada, trajo también un gran dolor. Mi esposa murió en el parto, una hemorragia interna terminó con su vida, y con mi felicidad.

Tod ha crecido mucho desde entonces, ahora es un jovencito muy bien parecido. Sin embargo, mis sentimientos hacia él, nunca han sido los esperados. Creo ver en él un halo maligno, que no puedo explicar, y sobre el que no me atrevo a hablar con nadie, por miedo a ser tachado de paranoico. Me he repetido tantas veces, en la soledad de mi alcoba, que son solo imaginaciones mías, fruto de la prematura muerte de mi esposa. Culpo al muchacho por su fallecimiento ¡Eso es! Y no es justo. Ante vuestros ojos debo parecer un hombre horrible.

Pero cada mañana, al despertar, lo encuentro en la cocina y esos pensamientos impíos vuelven a surcar mi mente. Tod está desayunando, y yo evito sentarme a la mesa junto a él, excusándome con cualquier banalidad. Solo cuando lo veo marchar hacia el colegio, me atrevo a acercarme a la mesa, y cada día,encuentro unas gotas de sangre en el plato.

Registro su ropa a menudo, y aunque encuentro en los bolsillos las cosas normales para un niño de su edad, algunas pocas veces, he encontrado los huesecillos de alguna alimaña. Nunca he podido identificar al animal en cuestión, aunque el tamaño de los huesos sugiere, bien a las claras, que no debe de ser más grande que un ratón de campo.

Todos los sucesos que les he detallado, y otros tantos que me reservo, para evitar la aversión del lector, me llevan a una sola e inquietante conclusión. Cualquier hombre, que se considere inteligente, estará de acuerdo conmigo en lo aterrador de mi situación. Pues como padre, tengo una responsabilidad ineludible. Y es por eso, que dejo constancia de los hechos en esta carta, que de haber llegado a su poder, significará que he fracasado en mi empresa. Deseo pues, que el lector concluya lo que yo no pude, por el bien propio, y el de este, nuestro bendito pueblo.


"Padre e Hijo" 2ª Parte 
Por: Edgar K. Yera


Mi nombre es Tod, nací un veintinueve de febrero, en un bello pueblo rodeado de altas montañas. Añoro la fresca brisa de la mañana, sus prados verdes, su noche estrellada.

Tener un padre como el que tengo sería el deseo de cualquier niño, él es bueno, siempre ha querido lo mejor para mí. Pero desde hace tantos años como puedo recordar, su tristeza inunda nuestro hogar, lo persigue como una dilatada sombra, lo engulle y quiebra sus entrañas, se alimenta de su pesar, poco queda de él con vida, solo un ápice de lo que hubiera sido en otras circunstancias.

Ahora todo está oscuro, y la única luz que me acompaña es la mano que me lleva hacia otro lugar.
Cuando vaya, no regresaré jamás. Esta carta escrita con la tinta del tiempo es un reclamo, una voz que se apaga y quiere ser oída antes de marchar.

Padre, si pudieras leer estas letras, entenderías tantas cosas que no logras comprender.

Desearía volver a verte sonreír, como cuando me cogías en brazos y me acunabas. Aún puedo escuchar el sonido de tu voz, el tarareo de aquella nana con la que lograbas que me durmiera en tu regazo.

En la soledad de tu alcoba, te he oído repetir mil veces que tal vez sean imaginaciones tuyas, sin embargo...

Te veo desde el otro lado en el que te encuentras, cierro los ojos para dejar de percibir tu horror. Admiro quieto, en completo silencio, como plasmas sobre un folio en blanco la angustia que experimentas. Omites tantas cosas que gritas en el vacío de nuestro hogar. Maldices tantas veces contra las esquinas, rompiendo tus nudillos contra las paredes.

Deseo que este mal que acarreas desaparezca, y me pregunto si mi presencia puede ser la causa.

He decidido decirte adiós para siempre.

Siento el insoportable dolor de mi padre. Siempre he sabido que mi nacimiento fue su mayor alegría, a pesar de que mamá murió en el parto, y él me culpara por ello.

Pero mis pocos días de vida no fueron suficientes. Cada mañana, él llora por los rincones de la casa, ante una imagen de mí que no está. Llora en la puerta de mi habitación intacta, sobre mis diminutos huesos, en el plato vacío.

Lo veo derramar lágrimas de sangre sobre la blanca cerámica.

Lo vemos llorar, mi madre y yo... Desde tan lejos y tan cerca como nos es posible, antes de dejar éste, nuestro bendito pueblo, nuestro amado hogar.









Fin

38 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ricardo. Felicitaciones compartidas,
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  2. Un relato fantástico, con esa doble perspectiva y el giro final.
    Abrazo a los dos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu positiva valoración, Mª Jesús.
      Me alegra que te hayan gustado tales perspectivas y el giro final.
      ¡Abrazos, Compañera! ;)

      Eliminar
  3. Sencillamente genial, ¡¡mi enhorabuena a los dos!! La historia es original, imaginativa, y está sutilmente envuelta en un halo de misterio y pesadumbre que oscurece el ambiente y aviva nuestra imaginación. Una tragedia y un trauma que trasciende lo racional y lo real para inspirar vuestro relato. Si llevara sombrero me lo quitaría, enhorabuena :))

    Un fuerte abrazo y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a ti te ha parecido genial, me doy más que por satisfecho. Si además te ha resultado una historia merecedora de tales sensaciones y que aviva la imaginación del lector, ya no puedo pedir más de, según tu lectura y valoración, esta tragedia que trasciende lo racional... Me ha encantado tal descripción del relato.
      Agradezco muchísimo tus palabras, Julia.
      ¡Un fuerte abrazo, querida compañera! ;)

      Eliminar
  4. Enhorabuena es un relato que impresiona desde la primera frase. Me deja sin palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, María del Carmen! Me alegra que así te lo haya parecido.
      Dejar sin palabras es lo mejor que le puede pasar a la palabra escrita.
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  5. Excelente cuento. Un giro final inesperado y escalofriante.
    Muy buena narración.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Federico!
      Me honra tu valoración y me alegra que te haya parecido inesperado y escalofriante ese giro final.
      Y lo mejor, que valores la narración.
      ¡Abrazos, mi buen Amigo de las Letras!

      Eliminar
  6. Genial relato. Me habéis aterado, emocionado, e incluso sentir pena, esa pena de madre por un niño perdido.
    Un horror.
    Me ha encantado.
    Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, María!
      Es un gran placer haberte creado tales sensaciones con el relato.
      Me alegra que te haya gustado.
      ¡Besillos y besotes, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  7. ¡Vírgen del economato! A-co-jo-nan-te. En los dos sentidos. El de acojonar y el de buenísimo. Un relato con aroma a cuento gótico. Os habéis superado. No, lo siguiente. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... ¡Muchas gracias, Fernando, a ti y a tu Vírgen del Economato!
      Me honra tu doble acojone y ese aroma gótico que ha ambientado tu lectura.
      Espero continuar superándome, y si más no, no bajar demasiado el listón.
      ¡Abrazos, Compadre!

      Eliminar
  8. Buenísimo y escalofriante, de principio a fin, habéis conseguido darle ambos (en las dos partes del relato) una excelente atmósfera de misterio y terror.
    Enhorabuena. Mil besos a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Chari!
      Si hemos conseguido plasmar esa atmósfera de misterio y terror, hemos logrado nuestro objetivo.
      ¡Mil besos, Compañera! ;)

      Eliminar
  9. ¡Saludos! Si bien como os comenté me despisté con los "recuerdos" del padre, y de hecho necesité algo de ayuda para entender todo al final, eso no quita que me haya gustado el dueto que habéis formado. A fin de cuentas, es cierto que ya ando acostumbrado a vuestra forma de narrar Edgar y Santi, pero siempre es un placer leeros, porque cada uno tiene su toque personal, y disfruto leyendo el toque de cada uno :)

    ¡Un abrazo para los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos!
      Creo que ese despiste es debido a que, sencillamente, deseabas entenderlo todo bien claro, y el texto no lo es en su totalidad, contiene una gran parte onírica, atmósfera de lo irracional, hay partes que se intuyen más que se perciben tal y como son.
      Si ha sido un placer la lectura, me doy más que por satisfecho. Yo también he disfrutado de textos de los que confieso, no he entendido alguna de sus partes, pero la experiencia me ha resultado agradable e intensa.
      Me alegra que hayas disfrutado de ambos "toques".
      ¡Muchas gracias, José Carlos!
      ¡Abrazos, Compañero!

      Eliminar
  10. Como le he dicho a Santiago, la sensación general es escalofriante. Él nos narra el punto de vista del padre hacia su hijo, y el hijo, tu parte, nos cuenta lo que sucede en realidad, y nos desvela, con una prosa casi poética y bella, llena de frases ''Edgarkyeranas'' el trastorno que sufre el hombre desde la muerte de su mujer en el parto y la de su hijo. Entonces nos compadecemos del padre, por ser incapaz de olvidar y de abandonar el dolor, y nos horrorizamos cuando comprendemos a quién pertenecen esos huesos. Una imagen, la del padre en la casa solo, con el esqueleto de su hijo pequeño, que nos es fácil de olvidar, y que se queda en la memoria. Un giro excelente, Edgar.
    Un abrazo, Compañero Acolchado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor haber creado esa sensación escalofriante, y que hayas bautizado a mis frases como "Edgarkyeranas"... ¡Joder!... Eso no tiene precio.
      Tu análisis del relato es más que perfecto, una gozada verlo plasmado y más con tales sensaciones creadas.
      ¡Muchísimas gracias, Ricardo!
      ¡Un Acolchado abrazo, Compañero!

      Eliminar
  11. Increíblemente buena la trama y desarrollo del relato por las dos partes. El padre sufre primero por la pérdida de la esposa y por no saber querer mejor a su hijo, y luego éste, desde el otro lado y junto a su madre, le comprende e intenta que le escuche, que sienta su presencia y "su perdón" para que se vea liberado de tan desgarrador dolor y soledad. Pero el padre tiene demasiados recuerdos dolorosos que vierte sobre la blanca cerámica, y ante cualquier cosa que le recuerde a su hijo.
    Decir que me ha encantado las dos partes. Felicidades.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Mila!
      Me honra que te haya parecido buena la trama.
      Manteniendo el tono y la narración del relato has elaborado una síntesis perfecta del texto, un verdadero placer.
      Me alegra que te haya gustado.
      ¡Abrazo grande, Compañera! ;)

      Eliminar
  12. Excelente!!! Admito que por un momento estuve algo perturbada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Sophie!
      Esa perturbación es buena señal, el texto ha logrado su cometido.
      ¡Abrazos! ;)

      Eliminar
  13. Dos veces, dos, he tenido que leer vuestro relato dual para comprenderlo en todo su significado catártico.
    Cada vez sois más oscuros y perversos; sois capaces de hacer vibrar trasmitiendo la congoja del personaje atormentado, al igual que la diatriba del hijo nonato viendo el sufrimiento desde el otro lado...
    Una narración arrolladora y con tintes velados de un miedo camuflado de desesperación y locura.
    Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gozada de comentario, por su positiva valoración, por la poética síntesis... Una apreciación, tanto de la esencia como del contenido, perfecta.
      Ese miedo camuflado de desesperación y locura, debería ser una de las frases del texto.
      ¡Muchísimas gracias, Francisco!
      ¡Abrazo, Hermano! :)

      Eliminar
  14. Im pre sio nante!!! Maravilloso Me ha conmovido, espantado y sorprendido. Maravilloso trabajo de ambos. Sois los reyes de relato! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mercedes!
      Me alegra que te haya hecho sentir tales sensaciones.
      Jajajaja... Yo no diría tanto, pero gracias, de verdad.
      ¡Besos, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  15. Genial, chicos. La primera parte me ha intrigado muchísimo y la segunda me ha dejado K.O con ese fantástico final. ;) Enhorabuena, compis. Un abrazaco. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta saber que Santiago te ha dejado bien intrigada para recibir el gancho final para besar la lona!!! :P
      Gracias al saber hacer de Santi, he podido rematar el relato, él ha creado la atmósfera perfecta para la vuelta de tuerca.
      ¡Muchas gracias, Soledad!
      ¡Abrazaco K.O! ;)

      Eliminar
  16. ¡Brillante! Genial este relato, chicos.
    La pega: que no se me ha ocurrido a mí. :))
    Un corto con este tema sería fantástico. Me pido ser la mamá desde el otro lado.
    Abrazo a los dos. Impactada estoy aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Sue!
      No hay pega, tu parte del relato a dúo es sublime, así lo creo, de veras.
      Ver este corto en pantalla, sería un sueño hecho realidad.
      ¡Abrazos, compañera de letras! ¡Un placer haberte dejado impactada! ;)

      Eliminar
  17. Acabo de ver que habéis quedado los primeros en el concurso con este relato. No me extraña porque es una maravilla. He quedado perpleja ante un final tan inesperado y que sugiere tantas cosas sin revelar ninguna. Cosiderando al lector suficientemente inteligente para llenar los huecos.
    Precioso. Enhorabuena a los dos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Rosa.
      Me honra haberte dejado perpleja con el desenlace, gracias al buen saber hacer de Santiago, me ha sido fácil realizar la vuelta de tuerca.
      Me encanta tu consideración respecto al trato hacia el lector.
      ¡Gracias!
      ¡Abrazo! ;)

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho el relato, enhorabuena a los dos. Ambos puntos de vista forman una historia que conmueve sin perder ese toque tan vuestro, algo que me encanta. ¡Felicidades! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer saber que te ha gustado el relato, y que consideres que ambos puntos de vista han formado una historia conmovedora.
      ¡Muchas gracias, Ramón!
      Felicidades compartidas, compañero.
      ¡Abrazo! ;)

      Eliminar
  19. ¡¡Otia!! ¡¡Qué paranoia!! O.o

    No sé… Lo he tenido que leer dos veces para poder descuartizar cada Letras… ¿Es cosa mía o ha matado a Tod? Más que nada por ese “Pues como padre, tengo una responsabilidad ineludible. Y es por eso, que dejo constancia de los hechos en esta carta, que de haber llegado a su poder, significará que he fracasado en mi empresa.”
    No sé… Me hace pensar que se lo ha cargado… Aunque… Con eso de que el Lector concluya… También me da a entender que, lo que queréis, es que cada uno se imagine lo que ocurre… ¡¡Juuum!!

    Y claro… Luego, te pones a leer a Tod… Y con eso de “Pero mis pocos días de vida no fueron suficientes…”, hace que me imagine a su Padre acunando con un pequeño cadáver… Porque si pocos días no fueron suficientes… Todo lo que relata ese Hombre, ¿es fruto de su imaginación? ¿Se lo provoca su Dolor?

    ¡¡Juas!! ¡¡Paranoia!! ¡¡Paranoia!!

    ¡¡Muuuchos Besicus, Hermanuelo de Letricas!! ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Top Secret:
      En realidad, Santiago elaboró la primera parte sin yo saber nada sobre ella, y mi segunda parte fue también algo inesperado para él. Sus pasos iban por un camino y los míos se desviaron de la primera intención, aún así, ambos quedamos satisfechos con el resultado.

      En cuanto a tus interpretaciones (todas interesantes), la última es la que muestra el desenlace, en efecto: Todo es fruto de su imaginación por lo que provoca su dolor. Pero él no mató a su hijo, el pequeño murió a los pocos días de nacer (el por qué no se sabe).

      ¡Muchas gracias por tu lectura y comentario marca Campanilla! ¡Me encanta! #SeSabe

      ¡Abrazacos y Besicus, Hermanuela Letril! ;)

      Eliminar