domingo, 16 de agosto de 2015

La Cara Oculta de la Luna

La iluminación del astro rey sobre el frente lunar deslumbró la sinuosa curvatura del platillo volante. Un destello en el panel de visión central cegó por un instante al piloto.

Orbitaba el satélite con plácido compás, al son del intermitente hilo musical de la nave exploradora.

Kruse perdió el control de los mandos y su vehículo espacial impactó en un cráter de la cara oculta de la luna.

Quedó gravemente afectada la madre virtual y se activó en el acto la cuenta atrás, la autodestrucción se llevaría a cabo en once minutos terrestres, una larga espera para cualquier Gulteriano.

El miedo era algo inexistente para ellos. Magredin observó a Kruse con ojitos de amor inconfesado, a pesar de no haber tratado jamás el tema, Kruse sentía lo propio por ella.

Ante el irremediable nulo futuro, ambos no abrieron sus protuberantes bocas para balbucear su complejo idioma, sus labios carnosos de verdosos tintes se acercaron y se fundieron en un eterno beso. Tan solo les faltaba morir enredados en sus violáceas pieles.

Diez minutos.

Los tentáculos, terminaciones de sus innumerables extremidades, se acoplaron los unos con los otros, hasta crear un solo ser.

El sudor, emanación de condensada fluorescencia, impregnaba el asiento del copiloto, donde se consumaba un deseo irrefrenable.

Mientras Magredin succionaba el gigantesco miembro viril de Kruse, este lamía, con su interminable y jugosa lengua, el monte de Venus de su amante.

Cuatro minutos.

La penetración se asemejó a la entrada de un cohete en un agujero negro. La palpitante vagina de Magredin engulló a Kruse casi por completo, a penas se tenía visión de su ser, en aquel espectáculo de puro frenesí alienígena.

El incesante bombeo meneaba con brusquedad los diez pechos de la hembra. El macho, extasiado, vertió todo su esperma en el interior de su hermosa compañera, en el mismo instante en el que la pepita cavernosa de ella, explosionó al son de un orgásmico alarido, digno de un nuevo Big Bang.

Finalizó la cuenta atrás de la autodestrucción. No ocurrió nada.

El hilo musical se detuvo. Un mensaje de rescate apareció en el panel de control.

Magredin miró a Kruse con esos ojitos y en su lengua gulteriana, le susurró:

- Nadie debe saber nada de esto, hermano... Jamás.

Los cuerpos desnudos, del séptimo color del espectro solar, restaron abrazados a la espera de la liberación.

Se les antojaba agradable el paso del tiempo en la cara oculta de la luna y bien cierto el popular dicho de la galaxia de la que provenían... "A espaldas del mundo no existen las normas".

Magredin miró de nuevo a Kruse.

- ¿Repetimos?



Fin

50 comentarios:

  1. Me perdí de pasión verdosa entre tantos tentáculos y pechos. Aquí o en cualquier parte del universo, esa sería la mejor forma de pasar los últimos minutos de vida. Un jugoso placer. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me perdí un poco entre la viscosidad del "tema" alienígena. La verdad, no me puso en absoluto mientras lo escribía, no me pareció una imagen demasiado sugerente, aunque sentí que ellos si que gozaron de lo lindo. Sí, es una buena manera de pasar el ultimo instante de vida. Un jugoso placer el mío, compañera.
      Gracias. ¡Abrazo, Mendiel! ;)

      Eliminar
  2. Al final, cualquier ser, del planeta que sea, cae rendido ante los placeres innatos de la carne. Un gusto leerte! ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Hada!
      Ahí está el asunto, ¿Que mas da la especie? La carne es la carne...
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mercedes!
      Me alegra que así te lo haya parecido.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  4. Un encuentro oculto, prohibido, lo que lo hace mucho más interesante. Genial Hermano de Letras. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el juego del relato... Un encuentro oculto, tabú, prohibido, en la cara oculta de la luna.
      ¡Muchas gracias, María!
      ¡Besillos, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  5. Muy original el texto por los personajes y el lugar. Su peculiar cuerpo se sale de mi capacidad pero a su manera son unos monstruos eróticos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Yolanda!
      Hay que ser un tanto amante de los tentáculos y la viscosidad para que esto le ponga a uno a tono... Jajaja
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  6. Jajaja Hasta los alienígenas tienen derecho a un buen revolcón.
    ¡Madre mía! pero yo creo que no hace falta esperar a la destrucción final, ni al apocalipsis ni al armagedon para tener un buen rollito ¿No crees'
    Un placer de creación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, ¡Haz el amor y no la guerra! Seas del planeta que seas...
      No hace falta, no.
      Muchas gracias, Francisco.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  7. Buenisimo compañero. Sexo alienigena... Erotismo de otros mundos, Fantastico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Oscar.
      Me alegra que así te lo haya parecido, Erotismo sin fronteras.
      ¡Abrazo, Compañero! :)

      Eliminar
  8. En todos los confines del universo hay pasiones que ocultar. Muy original, Edgar.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego y en la cara oculta de la luna es un buen lugar para que nadie se entere.
      Muchas gracias, MªJesús.
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  9. Tremendamente original, Edgar. Me gusta como das la vuelta a todo lo establecido en este tipo de relato. Parafraseando el típico dicho, "lo que pasa en la luna, se queda en la luna". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandro.
      Me alegra que te haya gustado.

      ***
      ¿Repetimos?

      Kruse asintió.

      "Lo que pasa en la luna, queda en la luna"

      Fin

      Hubiera sido un buen final... jajajjaja.
      ¡Abrazo, Maestro!

      Eliminar
  10. Una gran historia de amor desenfrenado y tentáculos. Muy original, la ciencia ficción erótica es un mundo inexplorado que podría dar mucho juego.

    Un abrazo tentacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Santiago!
      Será cuestión de continuar explorando este mundo de sexo alienígena, penetrar el agujero negro y ver que más se esconde ahí fuera...
      ¡Abrazo tentacular, Compañero!

      Eliminar
  11. Un relato absolutamente genial, Edgar!!! Has conseguido transmitir pasión, sensualidad, morbo y deseo, a pesar de que las criaturas protagonistas de este arrebato a las puertas de su extinción, ni siquiera no son conocidas. Originalidad a raudales, como nos tienes acostumbrados :)

    Yo creo que una parte importante del éxito de estos relatos es conseguir que el lector se identifique con los protagonistas y se sienta actor, que visualice la escena hasta llegar a vivirla en primera persona. Te aseguro que yo estaba en esa nave espacial, que sentía próximo mi fin y que di rienda suelta a mi lujuria y mis tentáculos, je, je.

    Buenísimo, compañero!!!

    Un abrazo enorme en verde espacial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Julia!
      Me alegra haber transmitido todo eso, a pesar de ser un sexo desconocido para nosotros, los humanos.
      Si has sido partícipe de lo que se cocía en esa nave especial... Me doy más que por satisfecho.
      De nuevo, gracias.
      ¡Enorme abrazo verde espacial, Compañera! ;)

      Eliminar
  12. Walaaaaaaa.... ¡Sexo y Ciencia Ficción! Me encanta... ¡es tan Pulp!.... lo he visualizado con la maravillosa estética de las pelis sesenteras :) :) :)
    Grande, muy grande.
    Abrazos tentaculares, Amigo de Letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tu gusto y afición a la lectura "Pulp"... Me siento plenamente halagado por tu positiva valoración.
      ¡Muchas gracias, Mar!
      ¡Abrazos Pulp-osos tentaculares, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  13. Me ha encantado, Edgar, muy original y expresivo al mismo tiempo. Anda que no con los aliens, se lo han montado de fábula. Y menos mal que la nave no ha explotado, aunque de secretos ni ellos se libran ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra que te haya encantado. Esos aliens incestuosos se lo han pasado de fábula, tanto como para repetir sin descanso.
      La nave no ha explotado y el secreto se ha revelado solo para los lectores...
      ¡Muchas gracias. Ramón!
      ¡Abrazo grande, Compañero! ;)

      Eliminar
  14. La cara oculta de la luna, la distracción en la mirada, la indiferencia, cosas que propician las no-reglas... pero algo importantísimo, el temor a la muerte y la necesidad de reivindicar la vida a través del sexo, puerta de la vida. Excelente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente tu poético comentario, síntesis de la esencia del relato.
      Muchas gracias, Mirna.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  15. ¡Edgar! ¡Sexo Galáctico!
    ¡Me encanta! #SeSabe
    ¡Libertad y Anarquía, un tentáculo para cada día! ;P
    Me he imaginado a Kang y Kodos, pero en versión púrpura... Y, bueno, a Kodos, transformado en mujer, con un super lacito y... ¡Desvarío! xDD
    ¡Me encanta! No solo por la elección del color de los Alienígenas (¡Soy de las Tontas del Lila! ¡Mi color favorito! *-*), sino porque me he imaginado un Orgasmo muy colorido, muy con Fuegos Artificiales, explosión de Estrellitas y todo el Universo estallando de placer.
    Y lo que más me mola es esa fantástica traca final: "A espaldas del Mundo no existen las normas"
    ¡Tampoco deberían existir muchas de frente! ;P
    ¡Besazos Gigantes, Hermanuelo Letril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Libertad y Anarquía, un tentáculo para cada día! Jajajajaja... Me parto contigo #SeSeabe
      Me alegra que te hayas imaginado un orgasmo cósmico e intergaláctico envuelta en la piel púrpura de nuestros amigos.
      De verdad que sí, frente al mundo es cuando hay que reclamar nuestras propias normas del juego.
      Muchas gracias por tus deleitadores comentarios, Campanilla.
      ¡Beazos Mazo Gigantes, Hermanuela Letril! ;)

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. ¿Normas? Cada cual las suyas...
      Muchas gracias, Maríjose.
      Besitos, Compañera. ;)

      Eliminar
  17. Un final no final súper placentero para ellos y nosotros que lo leemos.
    ¡Genial Edgar como siempre!
    Juegas con la ambigüedad de lo oculto, lo no posible y el ¿repetimos? No sea que al final si los pillen.. jeje!
    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Irene.
      Si los pillan ya no hay marcha atrás posible, el incesto alienígena ha sido consumado.
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  18. Erotismo intergaláctico y con la luna de fondo (ya con el título mi lado pinkfloydiano salió a la superficie). Muy original tu propuesta, la verdad que es erotismo y a mi me ha despertado también simpatía.

    ¡Un saludo Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es un guiño a mi disco favorito de Pink Floyd. Ya tenemos algo más en común a parte de la escritura.
      Gracias por tu valoración, me alegra que te pareciera original y haya despertado tu simpatía.
      ¡Saludos, José Carlos!

      Eliminar
  19. Como siempre, Edgar K. Yera, sorprendiendo con su originalidad. Da igual el género, siempre se sacará una original idea de su mente y la plasmará, y además, con un añadido especial, un giro inesperado, porque ya me parecía insuperable que decidieras crear un relato erótico de alienígenas, pero de repente, nos revelas que son hermanos, un detalle más que muestra lo bien trabajo que está el relato. Una explosiva y cómica narración, a contrarreloj y con creciente tensión al tiempo que va llegando el clímax de la relación sexual de los extraterrestres. Un micro estupendo.
    Un abrazo, Compañero de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu gran comentario y positiva valoración, Ricardo!
      Como siempre, un verdadero placer para mis sentidos.
      ¡Abrazo enorme, Compañero de Palabras!

      Eliminar
  20. Uy! Qué espacio escoges para esta aventura sexy!!
    Amé la imagen del lado oscuro de la luna, muy poética y a la vez traviesa. Genial, original y con un final de diez.
    Me encantó Edgar.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran placer que amaras dicha imagen y te pareciera poética y traviesa.
      ¡Muchas gracias, Diana!
      ¡Un fuerte abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  21. Me encantó, Edgar.
    Muy ingenioso y original.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucía.
      Me alegra que te haya gustado.
      ¡Abrazo grande, compañera! ;)

      Eliminar
  22. La lectura ha sido sorprendente, ese sexo intergaláctico... mientras avanzaba no sabía cómo lo resolverías pero que ibas a sorprender no tenía dudas como al final ha sido.
    Tengo que reconocer que imaginaba viscosas imágenes verdes y de tentáculos supurando...que no acabo de tener claro que me resultaran muy placenteras pero que me han hecho sonreír en algunos instantes y me han hecho elucubrar sobre esos seres de otros mundos a los que dibujamos en nuestra mente...Me ha encantado ese desafío a lo prohibido.
    Gran imaginación, excelente relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Conxita, por tu comentario y valoración.
      Me alegra haberte sorprendido y que te gustara ese desafío a lo prohibido.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  23. Poner, pone,...pone verde de envidia!!
    jajaaa....
    Muy original, Edgar, eres un monstruo...(de las letras).
    un besazo con abrazo púlpico.;-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, me alegra que mis amigos Gulterianos te pusiesen verde de envidia.
      ¡Muchas gracias, Clara, por el piropazo!
      ¡Besazo y Abrazo púlpico, Compañera! ;)

      Eliminar
  24. Una genialidad, amigo de las letras. Un cuento de otro mundo.
    Abrazo, Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente, a ti debo confesarte que este relato no hubiera sido posible sin la inspiación que me ocasionó cierto amor interracial entre un cachalote y una sepia gigante, amor con tentáculos incluidos.
      Muchas gracias, Federico.
      ¡Abrazo, Amigo de las Letras!

      Eliminar
  25. ¡Guau! Hola. Soy nueva por tu blog y creo que me quedaré por aquí porque tu forma de narrar es sublime. Me ha sorprendido mucho este relato, me ha cautivado y me ha enamorado, la verdad. Un relato erótico escrito con muy buen gusto y sin llegar a lo excesivamente vulgar.

    Muchos saludos, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado por tu visita, lectura y comentario, R. Crespo.
      Muchas gracias.
      ¡Saludos! ;)

      Eliminar