jueves, 28 de mayo de 2015

En Desacuerdo "Capítulo Segundo"

CAPÍTULO II


¿Poderosa imaginación? ¿El bloggero más encantador de Goggle +? Por favor, Julia... Tanto piropo... ¡Me vas a poner tan colorado que no voy a poder salir de casa! Yo no soy de halagos, por ejemplo, cuando leo un relato que me gusta, pues digo: "Está bastante bien, me parece correcto..." ¿Que es eso de "Magistral, genial, extraordinario, sublime..." ¡No! Yo no soy de esos...
En fin, me complace que hayas aceptado el reto de escribir este relato conmigo (La genial, extraordinaria y sublime... JULIA C. mano a mano con este humilde escritor.)

Esto, queridos lectores, es lo que sucedió...


La mansión la heredará el único de mis hijos que tiene las manos limpias de sangre... Las manos limpias de sangre... Manos... Limpias... De sangre...

Aquella última instancia resonaba en incesante bucle, mezclándose una palabra con otra, hasta crear un torbellino de indescifrable galimatías en la mente de Rose.

El sudor frío y un estado de hipertensión se adueñaron de la mujer de felina figura, envolviéndola en una atmósfera de inquietud y terrible malestar. Una invasión de angustia se aferraba a sus frágiles huesos y reptaba por su cuerpo, abrazándose a su mísera alma.

Probó de abrir su bolso Versace de cuero negro con sus temblorosos dedos. Una uña escarlata se quebró en el primer intento, pero ella no sintió nada. Tras conseguirlo, introdujo sus manos para alcanzar un pañuelo con el que secar de su frente aquella hedionda exudación que emanaba cierta fragancia a sospecha.

Pero no hallaron pañuelo alguno sus manos. Se hundieron en el bolso bañándose por completo.

Remojo tibio y denso. Las sacó de inmediato y las observó, estaban empapadas de sangre caliente y latente. Sus ojos ojipláticos se tornaron blancos y sus párpados cayeron como el telón del final de la peor de las representaciones teatrales de la historia.

Unos gritos desgarradores, pidiendo auxilio y clemencia, provenían del cielo con el eco del infierno.

Rose alzó la mirada.

Como una gigantesca crisálida, amalgama hecha de pedazos de cuerpos humanos.
Tres cadáveres putrefactos.
Tres hombres supurando el mal de sus muertes.
Atados por el cuello de uno de ellos a una familiar soga de cuerda de amarre.
El primer marido de Rose, el magnate marinero.
El segundo esposo, descuartizado por cientos de tajos propinados por cientos de cristales. El volante incrustado en la mandíbula inferior.
Y el tercer cuerpo. Regurgitando borbotones de espesa espuma blanca por la boca, vomitando pedazos de pastillas y alcohol.
Una cascada de pesadillesco flujo bermellón, amarillento orín y grisáceo espumarajo.

La horrorizada Rose por fin alcanzaba el pañuelo con el que secar su frente.

- ¡Mamá! ¡Mamá!

- Eh...

- ¿Estás bien, mamá?

- Sí, si, Robert. Perfectamente.

El Sr. Worsworth restaba impaciente, con ambas manos apoyadas y agarradas al atril, desde donde había anunciado los últimos deseos del difunto, Monseñor y Barón, Don Gerald Locker de Chatternau. Santo devoto de la catedral Chatternau de nueva Escocia, hijo primogenito de los Condes Lockers de Canterbaury, marido de Lady Frida de Pomposerniaure y padre de varias ratas y un cordero degollado.

Una de las familias Españoanglofrancesas de más renombre por aquellos lares, por sus distinguidos títulos novelescos y por aquel hedor atmosférico de terribles secretos que emanaba por cada uno de los ventanales de aquella tétrica y extremadamente fastuosa mansión.

Con mirada inquisitiva, el notario, como otro mueble de aquella habitación, de aspecto antiguo y de visible decadencia humana.

- El Barón Locker concluyó sus voluntades con esta nota. "Cada uno de mis hijos, deberá pasar por el atril, desde donde tantas veces encabecé nuestras reuniones familiares..."

- ¡Monólogos patriarcales! - Vociferó, John -.

- " ... Y hablar. Su sola presencia será debidamente juzgada, sus manos resplandecerán ante los presentes, limpias o ensangrentadas. Uno de ellos, será el nuevo dueño de la casa de los Lockers de Chatternau".

- Aparta viejo. - John saltó de su asiento, empujó sutilmente al señor Worsworth y ocupó su lugar en
el atril- . Esto es una soberana estupidez, acabemos rápido con este último insulto de nuestro padre.

Las luces se apagaron, los ventanales se cerraron. Una helada ventisca envolvió a los presentes y una fluorescente figura de ojos brillantes iluminó la sala. El fantasma del joven  Andrew, con voz ronca de ultratumba, amenazó a sus hermanos.

- ¡No hay escondite posible! ¿Recordáis aquel, vuestro cruel juego? ¡Mi turno ha llegado!






Continuará...

Para leer el CAPÍTULO I de Julia C. Pincha AQUÍ.

27 comentarios:

  1. Ay! ya sabes lo que digo: pintas muy bien con tus palabras,de donde te sale tantas cosas? no se por qué vengo cuando se habla de fantasmas y esas..sus cosas,siempre es bueno mi viaje de terror con sus letras chocobesos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga que sea bueno tu viaje de terror con estas letras y me encanta que vengas y regreses, aunque sea a leer sobre estos temas que te dan repelús, es un placer para mi tenerte por aquí, mi Choco Compañera!!!
      Muchas gracias, Ady!!! Besos... ;)

      Eliminar
  2. Wow!!! Me encantó este complemento del texto de Julia. Este interior del personaje y cómo el mundo desapareció mientras su conciencia sufría. ¡¡¿Un fantasma para continuar?!! Ya quiero ver qué sigue.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Diana!
      Me alegra que te haya gustado esta continuación del relato de Julia. Sí, quería transmitir ese viaje de la conciencia martirizador de Rose, fuera de la realidad en la que se encontraba su cuerpo.
      Ahora hay un fantasma en la sala... ¡Sí! Pronto, continuará...
      ¡Abrazo, Compañera de Palabras!

      Eliminar
  3. Desde luego, aun con estilos diferentes, la combinación está resultando perfecta. Me ha encantado la forma en que has complementado el primer capítulo escrito por Julia. Tal como le he comentado a ella, este "juego" promete, y mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra que creas que el resultado de la combinación de estilos da buen resultado... ¡Muchas gracias, Josep Mª!
      Espero que cumpla con lo que promete.
      Un abrazo, Compañero.

      Eliminar
  4. Uy uy uy, ¡pero bueno! Que final, me has dejado en lo mejor. De mi boca ha salido, ¿ya está? En serio, como os gusta hacernos sufrir. No sé si esperar a que los escribáis enteros, porque me va a dar un infarto. Jajaja. Genial, geniales los dos. Una gran idea, juntar esas dos mentes. Está surgiendo algo inimitable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Nos encanta hacer sufrir, hemos aprendido de un relato llamado "La Niebla"... Como se debe poner la miel en los labios, elaborar una trama y una tensión constantes y dejar ese ¡Ay, quiero más! en el lector...
      Me alegra mucho que te haya parecido una buena idea y que te agrade lo que está surgiendo... ¡Muchas gracias, María!
      ¡Un fuerte Abrazo, Compi de Letras! ;)

      Eliminar
  5. Genial Edgar, me encanta el misterio que envuelve la historia, me quedo con ganas de mas asi que agilizar esas plumas tanto tu como Julia y no nos hagais esperar mucho por el siguiente capitulo!! Jajaja
    Abrazo!! XD
    Abrazo!! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Virginia!
      Ahí va un secretillo... El relato, de seis partes, ya está escrito... Ahora veremos cuando los vamos publicando... Es el turno de Julia...
      Me alegra que te esté gustando y que te parezca de un misterio envolvente.
      Abrazo!! ;)
      Súper Abrazo!! ;))

      Eliminar
  6. Terrorífico!!!! No manches! Lo estáis bordando. Entre la trama y ahora esto....muy bueno. Un abrazo, amigo!
    P.D.: SI ERES EXTRAORDINARIO, AMBOS LO SOIS :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... ¡Me encanta eso de "No Manches"! Se nota que vives en México, cada día sueltas alguna y lo mezclas con tu jerga Leonesa,...¡¡¡Andalé, Moza!!!
      Me alegra que te este gustando, Ana!

      PD: ¡¡QUE UNA EXTRAORDINARIA TE LLAME EXTRAORDINARIO... ES GENIAL!! ;)

      Eliminar
  7. Una mente terrorificamente ingeniosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Suni! Todo un honor, tu positiva consideración...
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  8. Hola!!!! Me ha gustado mucho, esta tarde sigo leyendo a ver en que queda todo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Marigem! Mañana por la tarde, Julia publicará el tercer capítulo.
      Me alegra que te haya gustado.
      Abrazos, compañera. ;)

      Eliminar
  9. Hola Edgar.
    Que buen dúo están haciendo, dos historias increíbles.
    Ya estoy enganchada.
    Me encantó este aire de terror que le estás dando y como estás conduciendo la historia..
    Espero impaciente la continuación.
    Un gran, gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lucía.
      Me alegra que te esté gustando esta historia a dúo.
      Creo que hoy, Julia publicará el tercer capítulo.
      Gran abrazo, compañera y gracias por pasar, leer y comentar!! ;)

      Eliminar
  10. ¡Que forma de continuar un relato! Bien, ahora iré a leer el tercer capítulo. Saludos y que tengas un buen inicio de mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que este relato le esté gustando a un maestro de las letras oscuras.
      Saludos, Jorge. Ídem, compañero!

      Eliminar
  11. Hola. Me dio tu enlace al blog Carmen C. del blog Palabras y latidos. Me parece muy buena la idea de escribir al alimón. Ya me he hecho seguidora de vuestros blogs.
    Yo también tengo uno. Te dejo el enlace por si quieres visitarme.
    http://elblogdelafabula.blogspot.com.es/
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa. Encantado de que Julia te haya dado el en enlace a este rincón creativo de un servidor. Gracias por la visita y el comentario.
      Me paso por el tuyo en breve... Saludos!

      Eliminar
  12. Una enorme continuación que nos traslada al punto de vista de uno de los hijos, de Rose concretamente, una estira y arpía de mucho cuidado. A través de unas visiones muy bien descritas, muy claras y con frases que me encantaron, nos revelas el sangriento y oscuro pasado de esta señora. Así pues, nos haces ver el secreto de la primera de los hermanos, los cuales también esconden secretos. Rose mató a tres de sus maridos, cada uno de una manera diferente, y eso se ve claramente en esa horrible y sangrienta visión fugaz. El detalle del pañuelo y la sangre al introducir la mano es muy bueno. Una auténtica escena terrorífica que marca el estilo y el género claramente, diferenciandolo del de Julia pero sin desviarse de la historia y atmósfera de tensión.
    Y luego el final, que se convierte aún más en una historia de terror, pero distinta, y pasamos a los fantasmas...
    Un abrazo, Compañero de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta y me place enormemente tu profundo análisis del relato y tu tan positiva valoración. Muchas gracias, Ricardo.
      Ese detalle es mi preferido, al introducir las manos en el bolso en busca de una pañuelo y bañarlas en sangre, creo que es una imagen de efectismo cinematográfico.
      ¡Un abrazo, Compañero de Letras! (Ya podemos jugar con las palabras de los diferentes calificativos con los que definimos nuestro vínculo, genial!)

      Eliminar
  13. Sin duda Edgar, habéis creado un equipo ganador. Suspense y terror, dos géneros maestros (A mi criterio: "Los Géneros Maestros") Iba a esperar que estuviera terminado para leerlo de un tirón pero esta mañana es propicia para mí. Aviso, cuando llegue al cuarto capítulo empezaré a meteros prisa. Ha estado muy bien, correcto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... Me alegra que te haya parecido que está muy bien, correcto. Sí, son dos géneros maestros que el uno sin el otro hace que la apuesta literaria pierda fuelle, aunque hayan grandes obras de puro terror o suspense a secas, ambos casan de sobremanera dando magnitud al interés y disfrute del lector.
      Muchas gracias, Miguel Ángel por tu positiva y "correcta" valoración.
      ¡Un abrazo, Compañero!

      Eliminar