lunes, 6 de julio de 2015

Dulce Nombre "Parte 3"

¿Recordáis al Coyote y al Correcaminos? Cuando era pequeña, mientras mi hermana reía hasta llorar con cada tropiezo y caída del pobre cánido y palmeaba sus manos entusiasmada al ver a ese infernal pajarraco salir victorioso de su cazador, yo me hacía siempre la misma pregunta; ¿Que tiene eso de divertido? A Ana le extrañaba mi pose seria frente a aquel desternillante espectáculo. Odiaba a aquella ave patilarga y escurridiza. En aquel momento me hice una promesa... "Seré el coyote más audaz que se haya visto, ninguna presa escapará de mis garras y jamás permitiré que nada ni nadie me dañe".

Francamente, era demasiado pequeña para tener ese tipo de pensamientos, pero recuerdo las sensaciones que tales ideas provocaron en mi.

Mi hermana murió con seis años, era dos mayor que yo. El socorrista no llegó a tiempo. Una pena... Una dulce pena.

***

El detective Hernández llegaba exhausto a casa. Su mujer estaba realmente preocupada, habían pasado tres meses desde el asesinato de Andrea y  Roberto Sanz. No tenían ningún sospechoso y aquella mañana apareció el tercer cuerpo. Estaban frente a un asesino en serie sin rostro ni rastro. No tenían ni una sola huella, nada. Tan solo aquella maldita nota. Sabían que tarde o temprano cometería un descuido, un error que los acercara a él... O a ella.

- ¿Un mal día Papi?

- Si, hija. De lo peor.

Fausto abrazó a su hija, la amaba. Tras la muerte de Ana, su padre quedó muy tocado, lógicamente. Fue entonces cuando decidió ser detective de homicidios. La muerte de su hija había sido un "supuesto" accidente, pero algo le indujo a albergar esa clara meta en su persona. Claudia nunca lo superó. La madre de Sofía restaba sumida en una constante tristeza, su sonrisa era una forzada mueca, una lucha imposible contra el desencanto.

***

A todos les encanta verme embutida en mi disfraz de Gata, observar como meneo mi cola y maúllo, "Estoy en celo" "Te necesito dentro" o "Voy a lamerte... Mi tierno quesito"... Esas frases les ponen a cien. 

Roberto se masturbaba mientras me paseaba ante él con mi traje de licra negra, mis pies y mis manos enfundadas, mi cara cubierta, mis orejitas en punta, mis contorsiones, gateando a su alrededor...

A Andrea le fascinaba que frotara mi figura felina por su cuerpo desnudo, me deseaba tanto.

***

Santiago tenía treinta y dos años, profesor de autoescuela. Lo encontraron en su coche, en el mirador del Monte Negro.

Al igual que en los anteriores dos cuerpos, en los análisis sanguíneos hallaron gran cantidad de LSD.

Le habían cercenado los testículos y se los habían introducido en la boca. En el recto una pequeña caña de bambú y en su interior una nota tecleada con una vieja máquina de escribir...

***
"Mi nombre es Dulce Nombre"





Continuará...


Pink Floyd



12 comentarios:

  1. Cada vez me parece más sádica esta niña con un nombre no muy acorde con su naturaleza. Me da un poco de repelús. ¿Primer asesinato con cuatro años? Uffff. La música muy bien alegida. Da más realismo a la historia. Me encnata Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poquitin sádica, sep... Da repelús, sep... 4 añitos, eso parece... Jajajajaja...
      ¡Gracias, María! Me alegra que te encante, Hermana de Letras!!!
      ¡Abrazo, Compi! ;)

      Eliminar
  2. ¡Otia! Peeeero... ¡Dulce Nombre! ¡Dulce Macabra!
    Me acabo de leer las Tres Partes del Tirón y toy ¡Alucinando! O.O ¡Jopetas! ¡Ufff! La Primera Cuestión que me hago es ¿Por qué ha elegido el Nombre de su Abuela? Más que nada porque me llama mucho la atención eso de que "Mi abuelita se llamaba Dulce Nombre y ese nombre debería haber sido el mío...", porque me da a entender que si no es tan Dulce es por... ¿Por qué algo le sucedió? ¿Algo que marcó la diferencia con cuatro añitos antes del accidente de su Hermana? Aunque también hay una parte que me habla de venganza, una venganza que creó a una Psicópata...
    Sea como sea... ¡Quiero saber más! #SeSabe
    ¡Besazos Apañero Letril! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te estás haciendo las preguntas adecuadas...
      ¡Sabrás más! #SeSabe
      ¡Besazos y munchas grasias Apañera Letril! ;)

      Eliminar
  3. Dulce asesina. ¿Tendra sus motivos?
    Un inciso... Yo pensaba lo mismo del coyote y el correcaminos...jajaja
    Excelente serie compañero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tendrá sus motivos?
      Yo también, compañero...jajajajaja
      Muchas gracias, Oscar.
      Un abrazo o dos.

      Eliminar
  4. La tensión va aumentando por momento, o mejor dicho por episodios. ¿Dónde iremos a parar? ¿Dónde nos llevará esa niña diabólica?
    Le seguiremos los pasos. A fin de cuentas solo nosotros conocemos su identidad, somos testigos mudos de su perversión. Solo queda esperar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos testigos mudos de su perversión, si señor. Me gusta jugar con eso.
      Espero no hacer esperar demasiado. Y que valga la pena esa espera...
      Muchas gracias, Josep Mª!!!
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Poco a poco vamos conociendo más detalles de la infancia y la personalidad de esta "dulce" criatura. Parece que no conoce límites, que no es capaz de sentir afecto por nadie, que cualquiera puede convertirse en su víctima... ¡me encanta! Es un personaje muy interesante, me encantará conocer más de su psicología y su "obra" :D

    Buenísimo, Edgar, en algún momento del relato me ha dado un poco de repelús!!

    Un abrazo, compi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos detalles de infancia tienen su relevancia...
      Me alegra enormemente que te esté gustando y que te haya dado cierto repelús.
      Muchas gracias, Julia.
      Abrazo, Compi!!! ;)

      Eliminar
  6. Una asesina que cada vez vamos conociendo más. Una mente macabra y sádica, fría como el hielo o más. Interesante lo de la hermana: un ''accidente''. Parece ser que no empezó su sangrienta carrera a los catorce años, sino ¡mucho antes! El pobre detective Hernández vive con el criminal al que busca y ni siquiera lo sabe, ni siquiera sabe que es una de las personas a las que más quiere. ¿Qué ocurrirá cuando lo descubra, si lo descubre? ¿La encubrirá? ¿La empezará a odiar? ¿Y ella? ¿Tiene algún plan para él? Todavía no se sabe, porque nos vas revelando las intrigas poco a poco, con cada breve capítulo de cada parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas esas preguntas tendrán sus respuestas. Poco a poco, formato serial.
      Me encanta que te genere tantas dudas, objetivo logrado.
      Gracias, Ricardo. Abrazo grande.

      Eliminar