lunes, 19 de octubre de 2015

Amé al Diablo en Vano

Jamás conocí ser humano más valeroso que yo.

Me enfrenté a todo tipo de terrores, aquellos que perturbaban mi ser. Dormí desnudo en la fría cueva, bajo un manto de insectos crujientes. Arranqué cabezas de aves con mis dientes, y me alimenté de su sangre. Vi arder lo que más amaba... Oí sus gritos desesperados, pidiéndome auxilio. Chillaban: "Por favor, papá, no nos hagas esto" , y no cerré los ojos, no pestañeé. Disfruté observando como se calcinaban, aquellos qué, una vez, confiaron plenamente en mí.

Pronuncié las palabras innombrables. Con mi capa negra de plumas de cuervo y la tez pintada con las cenizas de mis vástagos.

Entonces descubrí el peor de todos los males, sentí el verdadero miedo.

Él, no vino a mi encuentro. Me quedé solo. Había destruido todo aquello que le daba sentido a mi anterior vida.

Realicé cada una de las instrucciones del libro negro y no ocurrió absolutamente nada.

Allí me hallé... Con el alma quebrada.

Jamás conocí ser humano más cobarde que yo.

Amé al diablo en vano.



Fin


62 comentarios:

  1. Alucinante tu micro, Edgar!! Qué terror más grande puede haber que superar tu propia humanidad y destruir cuanto amas en balde...

    La lección es que no podemos confiar en nadie, ni siquiera en diablo... puffff me dan escalofríos!! jajajajjaa.

    Buenísimo, compañero, me ha re-que-te-encantado!!

    Un abrazo enorme y feliz día :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver reducido a cenizas todo aquello cuanto amabas y todo aquello en lo que creías...
      ¡Muchas gracias, Julia, por tu positiva valoración!
      ¡Abrazo enorme, querida compañera! ;)

      Eliminar
  2. Que fuerte Edguitar!! Este chico fue contra si mismo, su naturaleza y la humanidad pensando alabar a un señor oscuro que por último ni sabe que existe.
    Terrorífico de principio a fin, tanto en los hechos que describes así como en el horror del protagonista al descubrir que todo fue en vano.
    Genial, genial, genial compañerísimo de letras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mendiel!
      Sí, ese hombre perdió todo rastro de humanidad... Conoció el verdadero horror.
      ¡Abrazo, Hermana de Terrores! ;)

      Eliminar
  3. Ufff Edgar menudo personaje nos has descrito. Pienso que el diablo no acudió porque ya estaba allí, representado en ese hombre que fue capaz de matar a sus propios hijos para invocarle!! Muy bueno!!
    Abrazo compi :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres diablos, el que escribió ese libro negro, el que le dio difusión y el que llevo a cabo las instrucciones (falsas promesas para conseguir un poder que tan siquiera existe)...
      ¡Muchas gracias, Virginia!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  4. Vaya vaya con la mente malsana de Edgar, ha dado a luz a un vástago que rindió culto al diablo sin obtener respuesta alguna... y eso que tuvo que realizar sacrificios vitales por el camino. Estoy seguro de que con las cosas que hizo, se habría ganado un lugar en el Valhalla de los infiernos, pero menos mal que en esta historia tuya, tal lugar no existe, y este cobarde habrá de cargar para siempre con las cosas que ha hecho.

    ¡Un abrazo Compañero Multiproyectos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, existe un infierno y ese hombre lo va a vivir muy de cerca...
      ¿Mente malsana? Muchas gracias, hombre... jajajajaja
      ¡Abrazo, Compañero Multiproyectos! ;)

      Eliminar
  5. Escalofriante. Te superas. Ante la maldad, no hay promesa que valga. El diablo lo dejó solo.
    Un abrazo Hermano de Letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ante la maldad, no hay promesa que valga"... Una verdad como un puño.
      ¡Muchas gracias, María!
      ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Andrés!
      Felicitaciones compartidas.
      ¡Saludos, Compañero! ;)

      Eliminar
  7. Si es que siempre digo que el Diablo es mala gente... ;) Ahora a ver quien le explica a los calcinados que todo era broma.... ;) Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que les valga explicación alguna... ;)
      ¡Gracias, Eduardo!
      Saludos.

      Eliminar
  8. Escalofrios me dio al leerte. Parece significativo que en griego el diablo se llame propiamente "calumniador": diábolos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertado significado, la calumnia es la mejor arma del mal.
      ¡Gracias, Laura! ¡Abrazo! ;)

      Eliminar
  9. Tenías que haberte asegurado un coqueteo previo para saber si eras correspondido. :D
    Alucinante. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el protagonista se debería haber asegurado de que toda esa maldad no le aportaría nada bueno... ;)
      ¡Muchas gracias, Soledad!
      ¡Besos!

      Eliminar
  10. Amar al diablo puede ser bueno a veces, pero otras se puede volver en tu contra, porque él no ama a nadie, ni a él mismo, así que pequeño, no vuelvas a fiarte!!! Me encantó tu micro, Edgar! Un abrazo maligno!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amar al diablo es como amar a cualquier ser de ficción, nada depende de él, todo depende de lo que uno haga en su nombre...
      ¡Muchas gracias, Hada!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  11. ¡Demoledor! Micro. que terror puede superar al sentirse traicionado después de entregar todo por amor al maligno. ¡No se exactamente lo que pretendía conseguir del señor de la oscuridad este individuo! pero después de la entrega total y el sacrificio personal y de lo más amado, lo perdió todo en los abismos de la nada.
    Amó en vano.
    Abrazos Edgar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que supera a ser traicionado es ser uno el traidor, y qué a quienes has traicionado sean aquellos que más confiaban en ti.
      Lo que quería ese hombre era poder.
      Amó en vano, sí señor.
      ¡Muchas gracias, Francisco! ¡Abrazo! ;)

      Eliminar
  12. Lo que hace la ignorancia... No existe el Diablo, no existe el Diablo!!! Uff que miedito me ha dado este personaje, que hizo todo esto por amor... Luego pasa lo que pasa... No existe el Diablo, no existe el Diablo!! jejejej (me quedo más tranquila) Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, "lo que hace la ignorancia"... Así es.
      ¡Muchas gracias, Elena! ¡Abrazos! ;)

      Eliminar
  13. Fue vehículo del diablo, o fue el diablo su excusa. Quizá se saltó alguna cosa y por eso le salió mal, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue ignorancia y maldad... No se saltó nada, siguió al pie de la letra todas y cada una de aquellas horribles instrucciones.
      ¡Gracias, Patricia!
      Saludos.

      Eliminar
  14. :( No me gustas mucho.... me voy alejando lentamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aléjate y regresa cuando quieras.
      Saludos, Ady.

      Eliminar
  15. Ufff... vaya micro!!!
    A ver... el diablo es el diablo! Te va a hacer sentir bien? Pues noooo.... creará tu propio infierno! O acaso creía este muchacho que se le iba a presentar y a decirle "haleee, muy bien". Anda, anda... jajajaja
    Genial, Edgar!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creía que se presentaría y le daría poder... Mala creencia.
      ¡Muchas gracias, Flora!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  16. Genial Edgar, un monstruo que se creó por un fin que nunca llegó.
    Aunque no se ha dado cuenta que no tiene que venir nadie a buscarlo, ya que él es el diablo.

    p.d. hay algunas lecturas que debemos omitir (libros negros) no, ;)
    ¡Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un monstruo que se hizo a sí mismo, el diablo sin cuernos en la tierra...
      Si se leen como una novela de ciencia ficción no pasa nada, el problema viene cuando creemos que son textos reales. Hay muchos libros que se venden como tal, someten a la mente humana a miserables vidas sumidas en falsedades de la creatividad. Libros negros y de todos los colores.
      ¡Muchas gracias, Irene! ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  17. Me da a mí que el libro estaba dedicado a él. Genial Edgar!!!!
    Abrazo compañero!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, a él y a otros tantos como él.
      ¡Muchas gracias, MªJesús!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  18. Qué triste, tanta maldad no sirvió para nada. Excelente compañero. Magistral y terrorífico micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es muy triste que haya gente que se deje manipular hasta estos extremos. Tú lo has dicho, tanta maldad para nada... Solo ha causado dolor y muerte.
      ¡Muchas gracias, Oscar!
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  19. Al principio, pensaba que hablabas de DIos. Por eso de "papá, no nos hagas esto" Pero parece ser que hablas del diablo. En realidad: ¿hay diferencia entre uno y otro? ¿Son la misma persona?
    Me has hecho pensar.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hablo ni de dios ni del diablo, solo hablo de un hombre, de sus actos y de sus consecuencias.
      Me alegra haberte hecho pensar.
      ¡Muchas gracias, Sue!
      ¡Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mercedes!
      Me alegra que te haya gustado.
      ¡Abrazo, Compi de Letras! ;)

      Eliminar
  21. Muy bueno Edgar! Nunca jamás se han de seguir las instrucciones de un grimorio negro, y mucho menos si no se tiene certeza de que haya sido escrito del puño y letra de un diablo. Eso le pasa por ser mal padre y mala persona. Ala, solo se quedó, porque ni si quiera el mal que ha pretendido invocar lo desea ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las letras siempre han sido escritas por el hombre, aunque estén firmadas en el nombre de dios, del diablo o de Petete...
      Así es, mal padre, mala persona e imbécil.
      Se quedó solo y con una larga y dura condena, por sus actos.
      ¡Muchas gracias, Ramón!
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  22. Muy intenso, Edgar.
    Aterrador, escalofriante, emotivo, y el final lleno de moralejas e inductivo a la reflexión.
    Me encantó.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra tu valoración y me alegra que te haya parecido portador de moralejas y que invita a la reflexión.
      ¡Muchas gracias, Lucía!
      ¡Gran abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  23. Lo quería todo y lo perdió todo. A veces es mejor disfrutar de las pequeñas cosas que nos rodean a tratar de alcanzar el poder a toda costa prescindiendo de lo importante. Buen micro Edgar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. El poder corroe y corrompe al hombre, una mísera búsqueda que tan solo porta soledad, dolor y muerte.
      ¡Muchas gracias por tu reflexivo comentario, Jorge!
      ¡Saludos, Compañero!

      Eliminar
  24. Uff... Me ha encantado. Tremendamente visual, una descripción deliciosa.
    Y la historia, tan real que si le quitamos el disfraz ocurre cada día, los hace aún más fascinante.
    Noraboa y un beso, Amigo de Letras ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, Mar, y no creo que se pueda definir mejor: "Si le quitamos el disfraz ocurre cada día"... De mil maneras, en nombre de mil excusas.
      ¡Muchísimas gracias y un fuerte Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  25. De como nos fijamos un objetivo y somos capaces de despreciar todo lo demás. De como somos de ciegos los humanos. Sí vemos la verdad, pero casi siempre tarde. Deliciosa y desoladora tu oscuridad. Abrazo amigo Edgar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente acertada tu reflexión, Miguel.
      ¡Muchas gracias por tu profundo comentario!
      ¡Abrazo, Amigo! :)

      Eliminar
  26. ¡¡JO-DER!!

    Primera Palabra que ha salido de mi boca, literalmente y en voz alta... ¡¡Uuuufff!! Hermanuelo... ¡¡Piel de Pollo total!! U.u

    Y por las Dos versiones que se dibujan en mi Mente, tan perturbada (Aunque de manera más purpurinosa xDDD) como la tuya (Aunque Terror sea un auténtico placer que me ganes *-*):

    Obvio (O no... Según se mire... ;P) es que el Amante del Señor Belcebú consideró que sacrificar toooooooodo lo que tenía iba a ser la mejor opción para llegar hasta el Corazón de Belce, peeeeeero... ¡¡¡Nooooo!!! ¿Estarían mal las Instrucciones sobre Ritos Satánicos? ¿Falló la Comunicación Inter-Mundos? ¿No era más que una patraña que se creyó por completo? Puuuues... Mi Lado más racional, al que le acabo de dejar (momentáneamente) sin todo el Esoterismo y demás Conocimientos Mágicos que tanto adoro, opta por pensar que al Colega se le fue la Pinza, se le oxidaron todos los tornillos y vio nacer un Mal cargado de Locura que traspasó tooooda realidad, hasta convertirlo en un Asesino desquiciado...

    Pero claro... Luego a mi también se me va la Pinza y mi Mente Fantástica despierta... E imagino a Belcebú, sentando en su Trono de Oscuridad, meditando que Castigo le va a dar a su Nuevo Acólito... Las Almas flotando entre haces de humo, enredadas entre las llamas, rodeadas por un halo misterioso... Aunque... También pueden aparecer los Peque-Espectros para atormentar a su Papá... Y esa sería otra Historia que contar... ;P

    Sea como sea... ¡¡Brutalmente... Joder... Brutal!!

    ¡¡Súper Besotes Enormes!! ^w^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enorme comentario, deleite para un servidor.
      ¡Muchas gracias, Campanilla!
      Hoy no puedo comentar más sobre el brutal análisis y genial interpretación del texto, estoy emocionalmente demolido, tras escribir el capítulo cuarto de Amanda Porter.
      ¡Super Besotes, Apañera Feroz! ;)

      Eliminar
  27. Escalofriante, amigo. Me ha encantado. Muy fuerte.
    Excelente cuento.
    Abrazo, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Federico.
      Me alegra que así te lo haya parecido.
      ¡Abrazo, Amigo de las Letras!

      Eliminar
  28. Contundente final. Hasta el diablo tembló de miedo de aparecer ante el monstruo que lo invocó.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial punto de vista sobre lo acontecido.
      ¡Muchas gracias Julio David!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  29. De terror, Edgar! Un cimbronazo de horror en esa acción con sus seres queridos. Y un abismo de sinsentido luego.
    Te felicito!
    Mirna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que ya he buscado y aprendido el significado de "cimbronazo" (gracias por enseñarme una palabra que desconocía), te agradezco enormemente el comentario y la valoración del texto.
      ¡Muchas gracias, Mirna!
      ¡Felicitaciones compartidas!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  30. Magnífico, Edgar. Me alegra muchísimo que te hayan otorgado este merecido premio. Es inquietante y perturbador. Y además, original. Te aplaudo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Alejandro!
      La verdad, que te valoren y premien un relato es un placer, le anima a uno a seguir escribiendo.
      ¡Abrazo grande, Amigo de Letras! ;)

      Eliminar