jueves, 1 de octubre de 2015

El Inventario Abstracto del Palabrero

Los ojos del intelectual curtido sangraban ante la majestuosidad del inventario abstracto del palabrero. Incrustada en sus córneas, una anomalía difícilmente digestiva se preparaba con total cautela sobre el lienzo expuesto.

El inventor palabrero se atiborró de sangre fresca y regurgitó sobre el blanco panel... 
... Insoportable tortura a la que se vería sometida la víctima... Galimatías pictórico:

Julindreles nadeando por un acuoide pimestral sin luciferos que lo alumbrasen. Una oscuriosa sintaxis de pergaminoides subterráneos sin una congruencia posible para mascar, tragar, absorber e ingerir con remedio botivolante posible. Castropo de su propia miseria resultante, te verás reflejado en la coma, en el punto y en el subverbio indefinido. No hallarás un subfin certero ni una puerta escapatoria para tus neurosis subliminales...

Cabalgando por el colorido mar vomitivo, el hombre pegado a sus gafas y de honorífica licenciatura, se retorcía ante el macabro espectáculo contra la palabra escrita, en su gramática, ortografía y congruencia contextual.

Escriba de tu pampirolada casta, de tu jibo intacto, de tu putil castrense. Los prismáticos del ver interno, capaz de leer entre las líneas obtusas, un sacrilegístico en catársis indesconocida para el ojo de buey con el qué, tarde o temprano, eyacularás sobre la tez del saber unilingüistico. Pedazo de mojón terrestre... No hay paz para el cerebelo impropenso a tal cantidad innotoria de futilánime despropósito.

El oxigeno no llegaba a su destino, las arterias se obstruían y la adicción a lo abstracto se hizo patente. Aquel hombre ya no podía entender el mundo de otro modo.

El palabrero se alzó victorioso.

Su víctima pidió una pincelada más, con total hambruna. El verdugo se quedó sin sangre fresca para continuar plasmando. Tal pincelada le fue negada.

El palabrero le rebanó el cuello al hombre sediento de abstracción con un folio afilado y llenó de nuevo la lata. Esa sería la siguiente remesa para el siguiente licenciado, otro cuerpo amontonado en el sótano del enajenado artista.



"Jackson Pollock"


Fin






16 comentarios:

  1. Ayyyy creó que lo abstracto no es lo mío. Con lo fácil que es unir palabras sencillas y hacer magia... El palabrero jamás me atraparía. Sublime.
    Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me ha resultado más difícil la parte de trama con congruencia, gramática y ortográfica que la parte de vómito abstracto...
      No hace falta que te vaya lo abstracto para que el palabrero te atrape, María. Si ves un tipo bajito, calvo y con perilla de chivo... ¡Huye! Muahahahaha
      ¡Muchas gracias, María!
      ¡Besillos, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  2. Brutal, brutal, adictivo, flipante, adjetivante y fantómico. Quiero. No. Necesito que el palabrero se convierta en serie. Máaaaaaaaquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Joder, Fern! Me entusiasma que te haya gustado tanto... La verdad, tenía dudas de si publicarlo o no, pero ahora creo que hasta voy a darle continuidad a este personaje...
      ¡Muchas gracias, Sheriff Lothbrok!
      ¡Abrazoide Pimestral, Apañero! :)

      Eliminar
  3. Lo que puedo decir tras leer esto...es que me recuerda a una ensalada de palabras en el buen sentido. Es decir, muchas y muchas palabras sin conexión aparente u orden consecuente, sino pronunciadas tal como se han agolpado en la mente del que las emite. Así que nada, por hacer una contribución al lenguaje de tu texto... "Saludos dimanantes de la burbujeante morada de J.C" :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ensalada de palabrejas, pero mascadas y regurgitadas, algo así como una terapia de vómito contra la estructura, la congruencia, la gramática y la ortografía...
      ¡Muchas gracias por tu lectura, comentario y contribución palabristante!
      ¡Abrazo, burbujeante morador J.C.! :)

      Eliminar
  4. VAYA, violencia dibujada!!!! Increíble, como siempre me dejas sin palabras...
    Plasmas perfectamente lo que vendría a decir el cuadro, el sentimiento de furia que desprenden esas trazas. Con su brutalidad y claro la parte macabra.. que se perfila.

    Me gusta Edgar, Un abrazo!!!

    P.D. por cierto (pedazo de mojón terrestre), aún me río ahora, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Violencia dibujada! ¡Fantástica descripción del micro!
      ¡Muchas gracias, Irene, me alegra que así lo creas y que te haya gustado!
      jajajaja... Sí, le he puesto unos toques de humor casposo para quitarle la esencia de "tomarse demasiado en serio a sí mismo"...
      ¡Abrazo enorme, Compañera! ;)

      Eliminar
  5. A mí ya me has ganado con lo de "pampirolada casta" :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me entusiasma haberte ganado con este guiño qué, sin duda, surgió por haber entrado recientemente en tu estupendo blog. ;)
      ¡Gracias y Gran Abrazo, Compañera!

      Eliminar
  6. Te valen primero mis ojos como platos y después la sonrisa en los labios como comentario...? Ya, entonces tendré que esforzarme un poco y tratar de expresarlo con palabras :)

    ¡¡Absolutamente genial!! El argumento es muy original, ingenioso, y los párrafos del palabrero cautivadores. La segunda vez que los he leído, ya un poco más deprisa porque me sonaban, resultan del todo perfectos. No me extraña que más de uno se hiciera adicto!!

    Muy bueno, Edgar, tienes una imaginación impresionante.

    Un abrazo, compañero, que tengas buen finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus ojos como platos y tu sonrisa como comentario, no es que me valgan... ¡Me llenan de orgullo y alegría!
      No las tenía todas con este micro y me han sorprendido gratamente las reacciones positivas, como ahora la tuya, Julia.
      ¡Muchísimas gracias por tu tan positiva valoración!
      ¡Abrazo enorme, querida Compañera! ¡Feliz domingo! ;)

      Eliminar
  7. Me recuerda una de esas pesadillas en las que aun dormida trato de entender el mensaje encriptado de palabros irreconocibles. Muy fuerte Edgar pero no me gusta la sangre uff.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupenda comparación, la de la pesadilla con mensaje encriptado y la ensalada de palabrería del relato... Sí, hay cosas ocultas en esos palabros...
      A mí tampoco me gusta la sangre, aunque esté presente en muchos de mis relatos.
      ¡Muchas gracias, Yolanda! ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  8. Un asesinato expresado en un cuadro, mediante unas palabras que en principio no tienen sentido, unas palabras abstractas, ordenadas de un modo extraño, pero con las que tú, has logrado crear una trama, una historia lineal, con su sentido completo. Creo que esto solo lo puede hacer alguien con una enorme imaginación: es decir, tú. Has creado terror abstracto, has creado a un personaje increíble, muy original e imaginativo.
    Abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Ricardo. Realmente me honras, por tu sentido análisis y gran valoración del texto.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar