martes, 27 de octubre de 2015

Amanda Porter "Capítulo 3"

10:35h "Colegio Privado St. Lorens"

Samuel se peleaba con Aarón, un compañero de clase. Discutían por aclarar quién de ellos era el propietario del borrador de la pizarra. La maestra había salido un momento para atender una llamada. Aarón golpeó a Samuel con el borrador, impactó por el costado de madera del objeto en su frente, le hizo una pequeña herida, nada grave. Ambos se quedaron castigados en clase, mientras, el resto disfrutaba de la hora del recreo. Codo con codo, Samuel y Aarón copiaban cien veces; "No volveré a pelear con un compañero".

Samuel se dirigió a Aarón, en voz baja, mientras la maestra corregía exámenes en su mesa.

- Te mataré, cabrón...

Era una de esas cosas que suelen decirse los niños de once años, pero aquellas palabras en boca de Samuel sonaron del todo convincentes y aterradoras. Aarón se asustó de verdad.

* * *

Amanda llevó de nuevo a Samuel al colegio, tras comer en casa de su suegra. Aquel mediodía de nuevo hubo una fuerte bronca entre ellas.

En el coche, camino del colegio privado St. Lorens...

- ¿Una caída, Samuel? ¿Me tomas el pelo?

- No iba a decir otra cosa delante de la abuela.

- ¿Quién ha sido y por qué?

- Un chico, pero tranquila mamá, lo solucionaré.

- Bien, hijo.

* * *

Tras dejar a su hijo en el colegio y antes de regresar a su puesto de trabajo, Amanda fue a su casa. Le había enviado un mensaje de texto a su marido y este confirmó su presencia en el hogar.

- George, te vi en la librería. Pensé que me comprarías un libro por mi cumpleaños. Que ilusa que llego a ser, y para postre hoy tu madre me ha vuelto a sacar de quicio.

- ¿Ilusa? Ese no es el término correcto. Fantasiosa, eso diría yo. ¿Debemos fingir lo que no somos?
¿Debe importarme un carajo que sea tu cumpleaños? ¿O que hayas discutido con mi madre? ¡Estoy harto de seguirte el hilo, Amanda! Delante de los niños tiene un pase, pero cuando estamos a solas ya no debemos continuar con nuestros papeles teatrales. No somos un matrimonio feliz, ni tan siquiera somos un matrimonio. ¡Nunca lo hemos sido, joder! Solo somos dos necesitados cumpliendo con su deber para que no nos falte aquello que precisamos.

Amanda salió de su aletargada ensoñación con aquel vómito de realidad, propina de George.

- Tienes razón, lo siento. Me voy, llegaré tarde al trabajo.

- Eso, vete.

* * *


20: 30h "New Post Seattle"

En el edificio no quedaba nadie, los encargados de la limpieza ya habían marchado. En la tercera planta, en la cafetería, completamente solos se hallaban, Amanda Porter y Peter Mitch.

Aquel día, Peter, ni se había acercado a más de tres metros de Clarice Hellington. Ansiaba lo que podría ofrecerle Amanda en aquel momento.

Ella se desabrochó los dos primeros botones de su camisa blanco nuclear y contoneó las caderas de camino hacia él.

Peter cuando la tuvo lo suficientemente cerca la agarró del trasero, la apretó contra su cuerpo y la miró fijamente a los ojos.

- Te voy a hacer mía, putita.

El castañazo que le dio en la cabeza con la tocha grapadora de acero fue monumental, una brecha de medio palmo se abrió en el lado izquierdo de su frente y la sangre brotó a borbotones. Una cascada de flujo bermellón resbaló, empapando el pecho de Peter por completo. Cayó al suelo ipso facto, inconsciente.

Amanda limpió todo con total meticulosidad. Borró la sangre y las huellas de aquel lugar con profesional precisión.

Peter abrió los ojos y se encontró maniatado y amordazado a la silla de su mesa de trabajo, frente a su ordenador encendido.

Amanda agarró su móvil y marcó un número.

- Tengo a Peter, ya puedes venir, procura no despertar a tu padre ni a tu hermano.

- Como siempre, mamá, descuida.



Continuará...









24 comentarios:

  1. ¡ay pero que locura es esta! Una madre compinchada con su hijo. Desde luego cada dia que te leo me sorprendes. Impresionante y completamente intrigante.
    Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una locura que no ha hecho más que empezar...
      Compinchada con su hija.
      Me alegra sorprenderte, María.
      ¡Muchas gracias y un fuerte Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
    2. Ahhhh es su hija, madre mía, me había hecho a la idea de que era su hijo. Qué escalofrío.

      Eliminar
    3. Siii, es la hija. Al empezar el capítulo hablando del hijo y luego, esa conversación entre ellos, se ha creado la confusión final.
      ¡Escalofriantes Abrazos, María!

      Eliminar
  2. Por diooooos! Pero qué planean? Para qué viene su hijo??? Ay ay! Bueno, esperaremos!!!! La verdad es que dan ganas de seguir leyéndote! Me encanta esta historia! Abrazo Edgar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el próximo capítulo se sabrá que planean hacer Amanda y Susan con Peter Mitch...
      Me alegra que te hayan entrado ganas de continuar la historia.
      ¡Muchas gracias, Hada!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  3. Por lo que parece, una familia perfectamente anormal y con una tasa de locura un poco más alta de lo habitual jaja. Ya veo que Amanda y su hija están compenetradas para el asunto que han de llevar a cabo con Peter. A ver con qué nos sorprendes. Un saludo Compañero de Celda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seeeee, una familia "normalica" en toda regla... jajajaja
      Tienen un asunto entre manos, desde luego, espero que próximamente se vea.... ¿Ejecutado?
      ¡Muchas gracias, José Carlos!
      ¡Abrazo, Compañero de Celda!

      Eliminar
  4. Completamente de acuerdo con José, salvo en lo de compañero de celda (aún no he dado suficientes indicios de que haya que internarme :P). Vaya familia de psicópatas -que me encantan, todo sea dicho- jeje (al final hago méritos para la celda :P)
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tus pampiroladas tienes currículum más que suficiente para ser internada en dicha celda... XD
      ¿Familia de psicópatas? ¿Por un golpecito con la grapadora? jajajajajaja
      ¡Muchas gracias, Soledad!
      ¡Abrazo grande, Compañera! ;)

      Eliminar
  5. Jopelines, esto sí que no me lo esperaba, Edgar! Hasta ahora Amanda me parecía una mujer peculiar, con sus neuras y sus asuntos personales sin resolver, pero no una asesina (o cuando menos una matona). Y encima comparte intereses en este sentido con hija...

    Ya nos tienes a todos enganchados y deseando leer más, que supongo era tu objetivo, no?? pues prueba conseguida!! jajajaja.

    Buenísimo, compañero, he disfrutado mucho el capítulo :)

    Un abrazo medio cuerdo!! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte sorprendido con algo más sobre la personalidad de Amanda, aún hay mucho por saber de esta peculiar familia...
      Mi objetivo es urdir una trama y llevarla a cabo en formato de novela, a ver que tal... Si no lo logro, quedará en relato, no sería la primera vez que me ocurre...
      ¡Muchísimas gracias, Julia!
      ¡Abrazo medio mango, mango entero y el cuerdo al agujero! ;)

      Eliminar
  6. Tarararan! Tarararan! Una familia muy normal!! Lalalalalaaaa. Estos están peor que Los Adams. Que más nos tendrán preparado Amanda y su prole?? Corto pero genial y sorpresivo capítulo compa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja... Seeee, los Adamms tenían cierto encanto terrorífico, esta familia tiene más basura bajo la alfombra que un vertedero subterráneo...
      Me alegra que te haya parecido sorpresivo... ¡Tralará, tralarí!
      ¡Muchas gracias, Mendielita!
      ¡Abrazo, Hermana de Terrores! ;)

      Eliminar
  7. Una mujer con ansias de matar es muy pero que muy peligrosa, pero en compañía de otra esto puede convertirse en un festín para ellas y en el peor de los finales para Peter. Seguiremos el curso de los acontecimientos.
    Una historia que me ha tenido atrapado de principio a fin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, compañero... No le auguro nada bueno a Peter, o ... ¿Quizás es todo un pequeño aviso, y Susan solo viene para darle un besito en la frente?... Próximamente lo sabremos.
      Me alegra haberte atrapado con esta historia.
      ¡Muchas gracias, Josep Mª!
      ¡Abrazo, Amigo de Letras! :)

      Eliminar
  8. ¡Qué familia más cándida!
    Este capítulo ha sido mucho más duro que el anterior, a medida que ibas relatando los personajes se les ve realmente una infelicidad que se vuelve palpable para el lector. Con un gustito casi amargo, y necesitado de buenas acciones.
    Pero el final ese sí que... como sueles hacer, nada es nunca lo que parece, nos has dejado conspirando con sangre y vísceras... y hasta me ha venido a la cabeza ¿espías?
    Muy bueno Edgar, ¡genial!

    Un abrazo compi, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte dejado conspirando con tantas posibilidades, que huelas la sangre en el ambiente.
      ¿Espías? No, esto no va de espías, aunque puede haber quién espíe por el agujero de algún cerrojo...
      ¡Muchas gracias, Irene!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  9. Con este giro me embarcas en tu nave rumbo al último capítulo. Me metiste en ambiente con delicadeza pero ahora ya me pica el gusanillo de verdad. No quiero atosigarte pero... el cuarto YA!!!!
    Abrazaco, maestro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, Miguel Ángel! Se me pasaron varios comentarios en este capítulo, lo siento. Ya tienes los seis capítulos de esta primera temporada. Espero que ese gusanillo quede satisfecho con la continuación de la historia de esta inusual familia.
      ¡Muchas gracias, Compañero!
      ¡Abrazo, ReMaestro!

      Eliminar
  10. No conocía esta historia tuya, Edgar, que promete intriga y suspense. Me pondré al día con los primeros capítulos.
    Abrazo, compañero!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas llegado hasta esta historia. Se me había pasado tu comentario, lo siento. Aún estoy por ver si continuará tras esta primera temporada.
      ¡Muchas gracias, MªJesús!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  11. Y al fin explota la tensión, de un modo más rápido que en los anteriores capítulos. Al fin sabemos qué cuál es el secreto de Amanda y cuál era su intención a la hora de quedar con Peter; imaginaba que nada bueno, pero lo que no imaginaba en absoluto era que Susan también estuviera metida en el ajo de la locura de su madre. Eso me ha pillado con sorpresa. Por otro lado, ahora le tocaba conocer a Samuel, y vaya si le hemos conocido. En apenas dos breves escenas hemos descubierto su carácter y naturaleza, no muy alejada de la de su madre. Sí, tal vez sean cosas de niños... pero no lo creo. Por otro lado también hemos descubierto lo que sucede realmente entre marido y mujer, otra tensión que ha explotado. Amanda Porter una mujer que no se anda con tonterías, se toma su tiempo, pero es buena persona; al fin y al cabo, lo de Peter lo hace por su amiga...
    Por cierto..., bueno, te lo digo por privado, aunque no creo que tenga nada que ver.
    Abrazo, Compañero Celdíaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una explosión que salpica a la mayoría de los personajes. Aún hay cosas por ver, no es todo tal y como parece, la naturaleza de unos parece que sea la misma de los otros, pero cada uno tendrá sus propios motivos y fines. Muchas gracias por tu atenta lectura y por tu profundo, analítico y siempre de agradecer, comentario.
      ¡Muchísimas gracias, Ricardo!
      ¡Abrazo, Compañero Celdíaco! :)

      Eliminar