lunes, 15 de junio de 2015

El Caserón 3

Boris, Elisabeth y Daniel se despidieron de Susan y Rose. Cada uno de ellos se subió en su coche.

En el instante en el que Boris iba a cerrar la puerta se oyó un gritó que provenía del otro lado del caserón, donde se encontraba la puerta de entrada, puerta que habían visto todos, estaba tapiada.

- ¡No os vayáis aún! - Gritó una misteriosa voz de mujer -.

La família Sullivan y las hermanas Ortiz se sobresaltaron.

- Esperad un momento, voy a ver. - Dijo Boris- .

Pasaron diez minutos y el señor Sullivan no regresaba.

Susan y Rose también esperaban, la curiosidad las mantuvo allí.

- ¿Chicas podéis vigilar a Daniel? - Preguntó Elisabeth a las hermanas, que permanecían en su cohe con ambas puertas entreabiertas- . Voy a ver porque tarda tanto en volver mi marido.

- Tranquila - Espetó Rose -. Yo iré a ver .

De nuevo pasó el tiempo, eternos minutos sin rastro de los que habían marchado.

Daniel se había dormido. Susan fue en busca de su hermana y de Boris.

Un rato después, Elisabeth se vio obligada a despertar a su hijo y ambos fueron tras los pasos de los demás.

A la mañana siguiente, la familia Torrens llegó al caserón. Aparcaron en el camino de tierra, tras el campanario. Era el único coche a la vista.

El caserón parecía un pequeño castillo, con un campanario, un pozo entre rejas y un cementerio particular.

Es un hermoso lugar, decenas de personas lo visitan cada día.



Fin

20 comentarios:

  1. Uff, Edgar, creo que es el primer relato por partes que me engancha hasta el final. Que efecto tan logrado y tan inquietante has conseguido superponiendo a los personajes hasta que confluyen todos en ese carnívoro caserón. No chirría ni por un momento. Eres un sheriff. Chapeau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pues que decirte, amigo?... Que me siento muy agradecido por tu gran valoración y que me honra que este sea tu primer relato por partes que te ha enganchado de principio a fin. ¡Compartimos la placa estrella, Crack! Espero que sigamos disfrutando el uno del otro de nuestros textos!
      ¡Abrazo, Compadre!

      Eliminar
  2. Que sí, que no, ayyyy que miedito me está dando este caserón, y ya no hay más ¿Cuándo habrá más? Quiero saber. Me tienes en ascuas. Nos dejas pequeños tesoros, que nos saben a poco. Más, más y más. Un besazo Compi de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces llegó la última idea y tercer micro... Ahora sí, el caserón retorna al terror del inicio, pero esta vez en clave de suspense. ¿Que ha ocurrido? Ni yo lo sé... Pero aquí se acabó lo que se daba.
      Besazo, Compi de Letras. Gracias por tu lectura y comentarios!

      Eliminar
  3. Excelente trilogia compañero.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Oscar.
      Un fuerte abrazo, compañero!

      Eliminar
  4. Acabo de leer los tres episodios y la historia es genial. Has enlazando muy bien un capítulo con el siguiente.
    Vaya pedazo de caserón. Habrá que ir a leer los nombres que figuran en las lápidas, a ver si aparecen los Sullivan, Ortiz y Torres. No, mejor no acercarse por si acaso.
    Un gran relato en tres partes, breves pero rotundas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honras con tu valoración, Josep Mª, muchas gracias.
      Yo sí que he estado allí, antes de ayer, con mi mujer y mis dos hijos. El Caserón se llama St. Miquel de no se qué y está cerca de Arbúcies... Allí idee el primer micro. Es tal cual, con su campanario, cementerio particular y pozo entre rejas!
      Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  5. La tercera parte no defrauda en absoluto, y ya es difícil tratándose de micros y siendo tan buenos los dos anteriores.

    Como en las buenas pelis de terror, ahora que habíamos conseguido relajarnos tras la primera intuición equivocada de que algo terrible pasaba, sucede de verdad. Tu juego para atraparnos ha sido sutil, psicológico, y lo has hecho francamente bien. Felicidades, estamos ante una pequeña gran obra maestra!!

    Un súper abrazo, Edgar, que aquí hoy todo es súper :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me dijo una vez, una gran amiga... " Con lectores como tu siempre tendré buenas críticas" o algo parecid... Fue hace mucho tiempo y puede que la memoria me traicione... ;)
      Muchísimas gracias, compi+amiga+encantadora+sol...
      ¡Súper Abrazo!

      Eliminar
  6. Mi pregunta es ¿qué carajos estaban haciendo en ese caserón? Yo por nada del mundo me detendría en un lugar así. ¿Habrá cuarta parte? Ojalá. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la mía es... ¿Como osan nuestros personajes permanecer en nuestros relatos de terror? Si escribieras mi nombre, saltaría por cualquier ventana de tu Rincón Oscuro. Si hay cuarta parte, no seré yo quien la escriba...
      Gracias, Jorge, por pasar y comentar.
      Abrazo, compañero.

      Eliminar
  7. jajaja, de nuevo terrorífico. Ahora si da mucho miedo porque no están ni los coches! Buena trilogía de micros. Giros enormes e inesperados. ¡Un abrazo, Amigo de las Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo al terror en clave suspense.
      Gracias por considerar buena la trilogía.
      Muchas gracias, Ana.
      ¡Abrazo, Amiga de las Letras!

      Eliminar
  8. Bueno, bueno, al final vuelve a la idea principal y el caserón se queda con todas las personas que lo visita, y así continuamente. A ese paso, no va a haber terreno para tantas tumbas. Una locura de micro que me encanta. Un caserón con vida propia que no deja que sus visitantes se vayan, que se queda con ellos, y bueno, inevitablemente no he podido evitar que me recuerde al Hotel Overlook y menos claro, si el niño se llama Daniel, y si la siguiente familia que acude allí se apellida Torrens (Torrence), es más, hace una semana que terminé de leerme ''El Resplandor''. Gran referencia, Edgar.
    Un abrazo, Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, aquí se regresa a la idea principal, el caserón se alimenta de sus visitantes.
      Has dado en el clavo, los Torrens (apellido que he utilizado en otros micros como "Malasombra") es un guiño a los Torrance de "El Resplandor".
      Muchas gracias, Ricardo.
      ¡Abrazo , Amigo!

      Eliminar
  9. REVERENCIA MAJESTAD IMPRESIONANTE TRILOGIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado esta trilogía, Laura.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar
  10. ¡Aiiix! Bien... El Caserón era un Ser que tenía mucha hambre, utilizaba al Pozo como Pozo de los Deseos Oscuros para atraer a los visitantes y, tras un pequeño tour turístico entre zarzales... El Fantasma Principal del Caserón entraba en escena, todos acudían en su auxilio, pero no era más que una treta, para que el Edifico abriese sus fauces de ladrillo y se zampase a todo el Mundo... Colorín Colorado, Edgar no ha vuelto a dejar con el Coco destrozado ;)

    ¡Me encanta! Pero lo que más me encanta es que ni siquiera tú, sepas que leches ha pasado #SeSabe porque así cada uno nos podemos inventar nuestra paranoia terrorífica *-*
    ¡Molap mazo!
    ¡Besineeees, Apañerico! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el caserón tenía hambre y ya ha comido suficiente por un día... ¡Mañana más!
      Jajajajjajaa... Me ha encantado lo de Colorín Colorado...
      Esta trilogía tiene algo especial, el desenlace es para cada uno, el suyo... Ni yo sé que co** pasó allí!!!
      ¡Muchas gracias, Jara!
      ¡Besines Ferocines, Apañera! ;)

      Eliminar