jueves, 9 de julio de 2015

Dulce Nombre "Parte 5"

- ¿Como estás, Carla?

Ella no contestó. Al ver al mejor amigo de su padre, sus ojos se inundaron en lágrimas.

El hermano de Roberto y su mujer se mudaron a casa de su sobrina. Cuidaban bien de ella, no tenían hijos y empezaban a experimentar algo parecido a ser padres, aunque la tristeza y la rabia pintaban todas las paredes de aquel hogar.

Aconsejaron a Carla ir a vivir con ellos, a su casa. Pero ella se negó rotundamente, quería permanecer allí, a pesar de todo.

El detective Hernández bajó al sótano, permanecía cerrado para el resto. Cogió la carcasa de la máquina de escribir, pesaba poco, estaba vacía.

- Ven a casa cuando quieras, Carla. Sofía te añora.

Pero ella continuaba muda, con los ojos rojos y llorosos, el cabello alborotado, enclaustrada en su habitación, vestida con el pijama, en su terrible soledad emocional. Más que nunca, echaba de menos a su madre.

***

Siempre he sido así, desde que ahogué a mi hermana, supongo que antes incluso. Una maldad innata, una necesidad de dejar salir a mi oscuro pasajero. Cuando la persona que está junto a mí disfruta conmigo, de mi presencia, de mi ser. Siento que me sumerjo en el agua, no puedo respirar, necesito emerger. El mal se apodera de todos mis sentidos, entonces actúo. Tengo la sensación de no ser yo misma en esos instantes, como si entrara en trance. Luego llega la calma y esa persona, quien estaba a mi lado, disfrutando conmigo, de mi presencia, de mi ser... Ya no está, ha dejado de respirar. Su sangre es la fuente de la que beben mis sentimientos ocultos. Olvido la realidad.

***

Sonó el móvil de Hernández, era una llamada de la central. Salió a toda prisa tras el aviso.

Un auxiliar informó al coordinador del Hospital St. Lorens, este llamó a la policía y ellos avisaron inmediatamente a Fausto.

***

- No puedo evitarlo, mamá. Yo soy Dulce Nombre. Yo maté a mi hermana.

- Tu no hiciste nada hija, tenías cuatro años. No eres la responsable de lo que ocurrió.

***

Recuerdo que estábamos en la piscina, nos quedamos un rato a solas con la abuela. Carla gritaba y luego cesaron los chillidos, estaba sumergida. No podía respirar. Dulce Nombre acabó con su vida. Yo soy Dulce Nombre. Yo soy...

***

El auxiliar entró en la habitación treinta y siete. Sofía presionaba con ambas manos el almohadón sobre el rostro inerte de su abuela, Dulce Nombre.

Continuará...


Jimi Hendrix

10 comentarios:

  1. ¡Esta niña no tiene límites! Me da escalofríos nada más qeu imaginármela. Genial Hermano de Letras. Muy conseguido. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me entusiasma que este personaje te provoque escalofríos, eso es que he jugado bien sus cartas.
      Muchas gracias, María por tu gran valoración.
      Abrazo, Hermana de Letras. ;)

      Eliminar
  2. Ya se ha manifestando públicamente. Ya se acabó, supongo...
    Esta historia requiere un profundo estudio psicológico del personaje central. La has descrito de tal forma que me la estoy imaginando.
    ¿Habrá continuación?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Señor, se ha mostrado publicamente y esta historia llega a su fin.
      Muchas gracias por seguir este serial, Josep Mª.
      Una más.
      Abrazo grande, compañero.

      Eliminar
  3. Me encanta que tengas tan claro el pasado de Sofía, y cómo nos dejas miguitas tanto de ese pasado como de las acciones del presente, que vamos siguiendo hasta alcanzar la meta donde nos cuentas sutilmente lo ocurrido. Algo parecido hace Stephen King y yo suelo plasmarlo también en mis textos.
    En esta parte confiesa que realmente mató a su hermanas y se ve más que en cualquier otro su obsesión por el nombre de Dulce Nombre, así mismo, nos habla de por qué hace lo que hace, y no hay ninguna razón, solo que nació con esa maldad, como la llama ella. Una psicópata innata. A la vez, con capítulos muy breves, avanzas en la investigación. Pero esta parte ha acabo de una manera que podría acelerar y acabar con esa investigación en un abrir y cerrar de ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor. A mi también me encantan tus textos por la labor de su raíz. Como se sustentan, trama y personajes, sobre unas bases ideadas y trabajadas. También me gustan muchos relatos improvisados, pero si elaboras consigues más profundidad y pilares dramáticos más consistentes.
      Muchas gracias, Ricardo por tu fiel lectura, sé que si lees algo y continuas es porque realmente te gusta.
      ¡Abrazo, Compañero de Palabras! :)

      Eliminar
  4. "Recuerdo que estábamos en la piscina, nos quedamos un rato a solas con la abuela. Carla gritaba y luego cesaron los chillidos, estaba sumergida. No podía respirar. Dulce Nombre acabó con su vida. Yo soy Dulce Nombre. Yo soy..."

    ¡Jum! Recuerda que estábamos en la piscina. Pero no dices que fueses Sofía quien acabase con su Hermana... Sino Dulce Nombre. Si Dulce Nombre es la Abuela. Ella es... la Abuela... Y sí... No sé... Hubo una especie de trasmutación de Almas y quién está dentro de la Abuela es Sofía y viceversa...
    Y... ¡Valep! ¡Seguro que me estoy flipando! xDD
    Pero una cosa te voy a decir: #MuyFan del Oscuro Pasajero porque, como es lógico, me he tragado todas las temporadas de Dexter. ¡Y me encanta ese puñetero psicópata! ;)
    ¡Besoteeeees, Hermano Letril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu interpretación se acerca mucho a los acontecimientos ocultos, son grandes preguntas con un enfoque sobrenatural y quizás el desenlace sea más realista pero metafóricamente muy ajustado a lo que expones. Espero no decepcionarte con la resolución, quizás más simple que tu elaborada e imaginativa posible conclusión sobre la trama.
      Dexter es lo más más de lo muy muy, y Dulce Nombre es un claro homenaje a esa gran serie y ese extraordinario personaje al que admiro enormemente. También tiene algo de Hard Candy y otras películas y novelas, no puedo ni quiero evitar las reminiscencias y referencias en lo que escribo, todos bebemos y damos de beber de la creatividad que nos cala, eso sí, sin plagiar, ni copiar, siendo originales e innovadores en nuestras obras o al menos intentándolo.
      Muchas gracias, Campanilla.
      ¡Besotes Feroces, Hermana Letril! ;)

      Eliminar
  5. Como despeñes a Sofía desde las cataratas de Reichenbach, te vas a encontrar con un montón de peña cabreada. Yo de ti, hacía que se cargara al auxiliar. No te digo más ná. Tas avisau. ;-)))))
    Abrazos sinceramente admirativos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... Descuida, te aseguro que eso no ocurrirá, pero no te aseguro que pueda haber algún cabreo con el desenlace, pero desde el inicio ese será el fin.
      Me has hecho de reír ;))))
      Gracias, compadre.
      Quedo avisau! Abrazo!

      Eliminar