miércoles, 25 de noviembre de 2015

Amanda Porter "Capítulo 6"

Martes, 3 de Marzo del 2015, 22:20h

Amanda abrió el cajón de su ropa interior, bajo sus bragas y sujetadores había una tabla, un escondite para algunas de sus secretas pertenencias. Apretando una pequeña pestaña en el fondo del cajón pudo abrir la trampilla y acceder a lo que había en su interior. Entre otras cosas había un teléfono móvil, uno de esos sencillos con tarjeta prepago. Lo guardó en el bolsillo de su bata y salió al balcón del dormitorio. Encendió el aparato y marcó el único número que había guardado en su memoria.

- Sen, necesito otra.

- Ok. Mañana.

Amanda colgó. Tenía clara la hora y el lugar donde recoger su entrega. Ya había cobrado los mil quinientos dólares que recibía cada primer día de mes. Dinero en efectivo. Un sobre que recibía en mano por parte del mediador de un viejo conocido. El corredor italiano de "Fórmula 1", Alessandro Capobianco. Debía pagar con puntualidad para mantenerse a salvo del chantaje de ella.

* * *

Sábado, 7 de Marzo del 2015, 16:30h

Samuel había quedado en el parque con unos amigos, cerca de su casa, para jugar al fútbol. Entre ellos estaba Aarón.

El amigo de Samuel se le acercó con temor, no podía olvidar el odio con el que lo amenazó, el día que pelearon en la escuela. Samuel le había prometido a su madre que lo solucionaría, y ese era su objetivo.

- Lo siento, Aarón. Siento lo que ocurrió. Me golpeaste con el borrador, me hiciste daño, pero no debí decirte aquello. Eres mi amigo, jamás te lastimaría.

Los dos muchachos se chocaron las manos y se dieron un sutil abrazo. A esa edad, las muestras de afecto eran considerables, pero ya empezaban a manifestarlas con un tanto de represión, sobretodo entre los chicos, no era de hombres darse grandes achuchones y besitos. Aún así, al instante, ambos se revolcaron por el suelo, peleando alegremente, sin rencor, participando en un ritual de violencia contenida, una contienda de verdadera amistad.

Samuel marchó orgulloso por recuperar la complicidad con su mejor amigo, y al llegar a casa le explicó a su madre lo sucedido.

* * *

Susan había vuelto a quedar con Lisa. Se besaban y acariciaban con frenesí en la cama. La banda sonora de "Moulin Rouge" y el incienso de cáñamo envolvían la habitación de Lisa. En la cama, ambas gozaban de sus cuerpos, de su libertad, del sexo sin condiciones, de una relación sin ataduras.

* * *

George también disfrutaba del sexo, ella se llamaba Marjorie, tenía veintitrés años. La había visto en fotos, derramando dulces líquidos sobre su cuerpo, en la página web donde promocionaba sus servicios. Esa tarde la llamó y quedó con ella en el hotel de siempre.

* * *

Carl Bay observaba las fotografías de las escenas de los crímenes del caso de las justicieras, esos falsos suicidios, donde un pederasta tras otro había acabado con la bala de una "Wildey Survivor" de imitación, en la cabeza. La investigación le había llevado a dos conclusiones; las asesinas eran dos mujeres, y no iban a parar jamás mientras dispusieran de las herramientas necesarias para perpetrar sus crímenes. Objetivos, lamentablemente, no les faltarían nunca.

En el fondo, se alegraba ligeramente de esas muertes, odiaba a ese tipo de engendros. Él era padre de una niña de doce años. Le revolvía el estómago la existencia de esos hombres perturbados y crueles. Pero debía atrapar a esas justicieras, era su trabajo, no creía en la justicia tomada por la propia mano civil. Pensaba que era causa del caos, y se sentía en la obligación de imponer el orden preestablecido.

* * *

Margarett Strauss observaba una fotografía de sus hijos, George y Michael. Lucían idénticos, los dos morenos, de ojos miel. Jugaban en el patio de la escuela. La abuela de Samuel y Susan, lloraba apretando aquel recuerdo contra su pecho. No podía soportar ver a su nuera. No podía concebir la decisión de su hijo, el hermano de su fallecido, Michael.




Continuará...

10 comentarios:

  1. Se aprecia que es un final de temporada porque nos dejas con todo un poco más cerrado. Aunque lo del tema del chantaje, no sé si me he perdido o darás luego más pistas. Luego me lo chivas, jeje. Seguiré la próxima temporada, a mí el suspense me pirra y creo que seguirás manteniéndonos en vilo. ;) Muy chulo, compi.
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del chantaje está por desarrollar. No te lo puedo chivar porque es una sub-trama que aún no he elaborado... jejeje.
      Espero seguiros manteniendo en vilo, hasta atar todos los cabos. Eso si la continúo, cosa que tengo que decidir.
      ¡Muchas gracias, Soledad!
      ¡Abrazo grande, Compi! ;)

      Eliminar
  2. Jooooo que corta se me ha hecho la temporada, Edgar. Hemos llegado al final en un pis-pas, pero me consuelo pensando que no es el cierre definitivo de la historia. Ese "continuará" me ha puesto muy contenta :))

    Nos dejas con la miel en los labios por saber qué sucederá en los diferentes frentes abiertos que presenta el relato, que no son pocos: la nueva faceta de chantajista de Amanda, la historia de amor lésbico de Susan, el empeño de la policía por atrapar a "las justicieras", la reconciliación de Sam y Aarón, la amante de pago de George... Y un último párrafo que nos garantiza que hay más secretos por descubrir en la familia.

    Qué puedo decirte, me ha encantado lo que hasta ahora llevo leído de tu novela y espero que sea muuuuuy larga :))

    Un fuerte abrazo, querido compañero!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si se te ha hecho corta es buena señal, lo que le agrada a uno pasa más rápido. Pues no sé aún si tendrá continuación, tengo que decidirlo, tenía ciertas premisas y luego me fui por otros derroteros que ahora no sé si me apetece continuar.
      Me alegra que te haya gustado lo escrito hasta ahora, si más no. Esto puede acabar siendo un intento, una prueba de novela. creo que si me pongo con otra, la debería escribir entera antes de publicar nada, pero eso me apartaría bastante de este mundillo de blog y redes, para concentrarme y dedicarme plenamente a la obra.
      ¡Un fuerte abrazo, Julia! ¡Muchísimas gracias por tu lectura y siempre alentador comentario! ;)

      Eliminar
  3. Edgar me encanta este capítulo porque simplificas bastante las historias, a parte así también haces que muchos puntos queden al descubierto.
    Aunque la última parte (Margarett Strauss) necesito saberlo todo, ¿el marido de Amanda es el hermano del anterior?, ¿lo he entendido bien?
    Esta familia roza una violencia totalmente descontrolada pero sobretodo llena de odio.

    Me regusta la novela, Un fuerte abrazo!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el marido actual de Amanda, George, es el hermano de Michael, el hombre que asesinó Amanda en el camión. Y si te fijas bien en el último párrafo de este capítulo, verás que son algo más que simples hermanos.
      Odio y violencia, están inmersos.
      ¡Me alegra que te guste, muchas gracias, Irene!
      ¡Abrazo, Compi! ;)

      Eliminar
  4. Genial capítulo. Una síntesis de todos los protas que nos deja más intrigados si cabe.
    Un besillo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso he querido hacer al final, una síntesis de cierre de temporada, pero con cabos sueltos, líneas argumentales que continuar.
      ¡Muchas gracias, María!
      ¡Besillos, Hermana de Letras!

      Eliminar
  5. Un final de temporada ideal, a modo de pequeñas escenas en el que se cierran algunas de las tramas, como es la de Samuel y su amigo y la de Susan y su novia. En el primero, nos sorprendes, al menos a mí, con un acto muy lejos de la violencia que tenía yo en mente, pensaba que tal madre, tal hijo, más después de que el niño dijera que lo solucionaría. Por un momento temí por Aarón, pero luego vi que Samuel no es como su madre ni como su hermana mayor, sino que es un niño, al fin y al cabo, y lo soluciona como un niño: haciendo las paces, para luego continuar con sus juegos de niños. En cuanto a Susan, vemos que finalmente también se ha reconciliado con Lisa, y su homoxesualidad me ha hecho pensar algo que antes no se me había ocurrido: los abusos que recibió de pequeña por parte de su padre la ha hecho aborrecer a los hombres hasta tal punto, de no desearlos de ninguna de las maneras.
    Por otro lado, descubrimos al fina que George tiene una amanate conocida por Internet, de este modo se cierra otra de las tramas más secundarias.
    Nos dejas con tres intrigas para la segunda temporada, si finalmente decides escribirla: el misterioso chantaje de Susan; la investigación tenaz aunque no sin una lucha moral por parte del inspector; y la nueva revelación que haces al final del capítulo: Margarett, la suegra de Amanda, no la soporta, y es que George es el segundo hijo con el que se casa. El primero, para nuestra sorpresa y horror, fue el hombre que Amanda mató, con el que tuvo a Susa. Esto nos abre dos preguntas. ¿Sabe Margarett lo que hizo Susan? ¿Qué tiene pensado Susan con respecto a George: un mismo final? No nos dejes así, Edgar...
    Abrazo celdíaco, es decir, sin brazos, pues están aprisionados por las camisas de fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow, Ricardo¡ !Pedazo de comentario analítico y resumen de este final de temporada! Me alegra haberte sorprendido con ciertos detalles de la historia y me sabe mal decirte que esos frentes abiertos quedarán así, he decidido que esta novela no tendrá continuación. No me ha acabado de convencer la forma ni algunas cosas de la trama. Si escribo una lo haré por completo, no publicaré más relatos largos por capítulos. Aún así, muchas gracias por la lectura e impresiones, con las tuyas y las de los demás compañeros he aprendido mucho.
      ¡Abrazo sin brazos desde la 237! ;)

      Eliminar