martes, 24 de febrero de 2015

Transformación

Las puntas de sus dedos se alargan como lombrices que se retuercen en espirales y singularidades amorfas, logrando alcanzar el gran azul, en el horizonte un hechizo atrapa al ser que crece por antojo del astro de fuego, sus brazos se multiplican, se agrietan, se tornan del marrón de la corteza terrestre, nacen hojas en su copa, se adueña de la luz que proviene del inmenso celeste, deja entrever surcos del brillante sol entre el espesor de su verde pelaje, hasta alcanzar su tronco hinchado y sus pies sumergidos en la tierra, proyectando una enorme sombra a sus espaldas, enraizado hasta el núcleo de un planeta madre, alimentado por sus aguas, su vida transformada en savia, sangre que ahora fluye por sus arterias, transformando moléculas destructivas en el vital oxígeno...
El hombre es un árbol que descubre su raiz, hijo de la Tierra por fin, comprende.


19 comentarios:

  1. Bellas imágenes y una muy buena reflexión.
    Abrazo, Edgar!

    ResponderEliminar
  2. wao! ciertamente es muy instropectivo diría yo,pintas muy bien con tus palabras,me gusta tu narración,el tema sin duda muy profundo y largo lo has llevado a corto relato,sustantivo!a pesar de mis creencias bastantes distantes a la idea que reflejas en tu micro,comparto el sentido new age y espiritual dado, pero definitivamente tu rica narración me ha encantado.
    Gracias por compartirlo y escribir así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ady, agradezco tu sinceridad y tu buena crítica, un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Me ha encantado! Muy poético, profundo y sensorial.
    Justo ayer escribí un texto sobre raíces, qué casualidad, a ver si mañana tengo un ratito y lo subo al blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mar!
      ¡Ganas de leerlo tengo ya!
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  4. Ojalá algún día esa comunión sea completa y llena de significado :)

    Precioso el texto, Edgar, con imágenes muy expresivas y originales.

    Un super abrazo de jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Julia! Por muchas fronteras, banderas, culturas, idiomas, religiones, clases sociales... Etc, etc, no podemos evitar ser una sola raza, humana, terrícola, parte de este Universo... Eso es lo que quería reflejar con la metáfora del humano-árbol.
      SuperAbrazo de Jueves para ti también!

      Eliminar
    2. Y lo has reflejado muy bien. Al leerte uno piensa en "el hombre" como ente universal.

      Confieso que leí tu relato por primera vez anoche de madrugada, pero a ciertas horas no escribo comentarios porque me salen muy "raritos", así que decidí volver hoy con menos sueño y más perspicacia :) Es un texto muy bonito y me ha recordado que tengo en la carpeta uno que empecé hace mucho tiempo sobre una mujer y un árbol. A ver si lo acabo un año de éstos jajajajjaa.

      Nos leemos, un abrazo grande!!

      Eliminar
    3. ¡Gracias Julia! Yo a veces también escribo comentarios "raritos" luego rectifico, borro, reescribo, esa es otra ventaja de la escritura, puedes hacer, deshacer y rehacer, el tiempo cura cuando uno pone de su parte para que así sea.
      Espero que acabes ese relato de la mujer y el árbol para poder leerlo, si no seguiré leyendo tus escritos, puros y sinceros.
      Nos leemos, un abrazo grande amiga!!

      Eliminar
  5. ¡¡Al Músico que hace virguerías con Acordes hechos de Letras!! *-*
    Los Seres Humanos como Ents (Sep, eso es fruto de mi Imaginación ^^), comprendiendo que somos pura Esencia y Magia, aprendizaje, experiencias y Almas... Que todos pertenecemos a esta gran Nación llamada Tierra...
    ¿Qué quieres que te diga?
    ¡Hasta el Infinito y más Allá! ;P
    ¡Maravilloso!
    ¡Besines! ;)

    PD: Lo sé... Tengo el día Pato!! xDD Dos comentarios publicados y dos borrados... ¡A la tercera va la vencida! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que en esencia, magia, experiencias, somos dos almas, sí! Dos almas frikis! Humano+Árbol =Ent, así lo dijo nuestro colega Tolkien y así quedó inscrito en los albores de los tiempos, corred insensatos! No miréis atrás y salvad el mundo con vuestras aguerridas plumas cargadas con la tinta de vuestra imaginación... Besines! ;*

      Eliminar
    2. RePd:... Hay un amigo en mí (bis) Cuando eches a volar...

      Eliminar
  6. Me ha gustado la descripción exuberante de este ser humano. Pero tienes que aclararme algo ¿quisiste decir savia como sangre o salvia como planta? Esta parte no la entendí muy bien. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Yolanda! Heeeey, es un error, quería decir Savia, de la sangre al fluido de las plantas y árboles, ahora lo rectifico, mil gracias!!!
      Un Saludo!

      Eliminar
    2. ...Rectificado! Gracias Yolanda!!

      Eliminar
  7. Una descripción maravillosa y hermosa del nacimiento. Una bella simbiosis narrada con sensibilidad y que nos deja una gran imagen grabada en la retina.
    Un abrazo, Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada que te haya gustado. Agradezco tu positiva valoración y sentido comentario y me place que indagues entre las letras del blog.
      Un gran abrazo, Amigo.

      Eliminar