sábado, 11 de abril de 2015

Ashanti

Las blanquecinas plantas de los pies de Ashanti pisaban la tierra caliente y árida de su poblado, las descoloridas palmas de sus manos reposaban flexionadas a ambos lados de sus pies, en cuclillas con una pierna avanzada, su rodilla izquierda apuntaba directamente hacia el cielo, donde resplandecía poderoso el astro rey, alcanzando con cada rayo de fuego y luz su cabello de rizos negros, estaba preparada como una atleta que espera el disparo para dar inicio la carrera, mas fue un silbido propiciado por ella misma, cántico de libertad en sus oídos lo que la hizo salir disparada hacia la lejanía. Corrió sin cesar y luego nadó a contracorriente del sistema que forjaba sus cadenas, presa a la fuga de la esclavitud. Desde África hasta América, desde la tierra de los sueños de vidrio quebrado hasta su alma creciente, allí encontró el verdadero infierno, un mundo corrupto y viperino se inyectaba en su melanina y en su interior el rencor se tornaba incontenible odio, alcanzó ser igual que las blancas manos que asesinaron a sus padres, resultó ser igual que sus hermanos, aquellos que sometieron a su pueblo en nombre de un dios inexistente, frente al espejo, Ashanti se tornó del color gris de la ceniza y allí se reconoció, murió y se transformó, renació como mujer, como hija y como madre, libre por fin de su pasado y del presente escrito en un papel efímero, la realidad era una sana respiración, seguida de una palpitación, un amor por todos y cada uno de los seres humanos que al igual que ella eran vida y nada más que eso.


14 comentarios:

  1. Muy bien compi. Un relato conmovedor lleno de esperanza. Me ha gustado mucho. Un abrazo de finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias María! Me honra que te haya parecido conmovedor y lleno de esperanza, ese era el quid.
      ¡Un abrazo de finde, CompiWay! ;)

      Eliminar
  2. Nada más que vida...eso somos, y es suficiente! bien sentido Edgar...una vez más dejando ver tu sensibilidad, me ha gustado mucho! feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ady! Eso creo, vida y nada más que vida y todo lo que eso conlleva...
      Me alegra que percibas esa sensibilidad y que te haya gustado.
      ¡Feliz día compañera! ;)

      Eliminar
  3. Estimado amigo, permitime decirte que es de lo mejor que te he leído.
    Tiene una sensibilidad conmovedora este micro.
    Me ha impresionado muy gratamente.
    Mis felicitaciones.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias Ricardo!
      Pues tus palabras me alegran el día, Ashanti es un personaje que me parece totalmente humano y real y que merodea por mi mente y por mi alma hace mucho tiempo, no es la primera vez que escribo sobre ella, sí la primera que publico algo sobre ella.
      Me honra que lo encuentres conmovedor y que te haya impresionado gratamente.
      Muchas gracias.
      ¡Abrazo compañero!

      Eliminar
  4. Es mucho más frecuente la transformación hacia el mal, la oscuridad y la corrupción que a la inversa. Pero tu protagonista, después de haber pasado por varios infiernos diferentes y haberse asomando a más de un abismo, resurge hacia lo bueno de las personas, hacia lo positivo y hacia el amor. Es todo un canto a la Esperanza y a la Vida, con mayúsculas :)

    Precioso, Edgar, te deja un sabor de boca muy dulce. Me encantó!!

    Un abrazo, que tengas un finde genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Julia! Sí, es un personaje muy realista, síntesis de generaciones, aquellos que han vivido el infierno y se han vuelto como este, puro odio, para luego ascender a la vida como única forma de ser y estar, de respeto y de convivencia. No debe ser nada fácil perdonar al pasado en lugar de querer destruirlo con tus propias manos cuando te han hecho sufrir tanto.

      Me alegra enormemente que te haya parecido precioso y que te dejara un sabor dulce.

      Un abrazo amiga, un finde genial para ti también!!!

      Eliminar
  5. Esperanza, vida, fuerza. Un relato lleno de sensibilidad que narra una historia apasionante y conmovedora, la historia de una ''heroína'' que no deja corromperse por todo lo que ha vivido; por el contrario, se transforma en todo lo contrario a lo que ha conocido, en algo mucho mejor y bueno.
    Has creado un personaje maravilloso, el cual daría para una historia más larga, incluso una novela.
    Un abrazo, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Ricardo! Por tu sentido y analítico comentario, me honran tus palabras.
      Curiosamente, Ashanti es un personaje de una de mis novelas a medio hacer y como dices, bien podría ser la protagonista de una obra.
      ¡Un abrazo amigo de letras!

      Eliminar
  6. Umm... Mi querido Edgar, para mí, tu Relato ha sido un viaje desde Ghana (He tenido un palpito, me ha dado por buscar Ashanti en Google y me ha salido que es una tribu ^^), desde la época en dónde los Negreros se dedicaban a secuestras a Seres Humanos considerados como animales y diablos, pasando por unas cuantas plantaciones y explotaciones donde se les tenía esclavizados, llegando a una Guerra entre el Norte y el Sur de Estados Unidos, hasta llegar a la Actualidad.
    No sé... Según leía cada letra, eso era lo que se iba dibujando en mi Mente, especialmente en esa frase "renació como mujer, como hija y como madre, libre por fin de su pasado y del presente escrito en un papel efímero", como si generación tras generación Ashanti no fuese solo una Persona, sino muchas otras, conectadas a través de ese Nombre...
    En fin... ¡Me ha fascinado!
    ¡Besines apañero! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Campanilla por tu atenta y analítica lectura! Has desvelado el contenido del texto, leído entre lineas y te has informado correctamente sobre los detalles del texto y eso me honra, me halaga y me une a ti de un modo especial. Esa es Ashanti, gracias por querer conocerla a fondo, ahora es parte de ambos.
      ¡Besines y de nuevo, Gracias, Apañeraaa! ;)

      Eliminar
  7. Tiene la fuerza de la rebeldía de Ashanti y el peso de ser hoy más actual que nunca. Se respira el calor y la opresión en tus descripciones y nos transmites la pasión y la rabia de su huida. Somos partícipes de su decepción (como no serlo, si esa decepción somos nosotros) y nos esperanzamos con su renacimiento, tan literario pero aún así vívido. Lo que te quiero decir es que este relato es un gran transmisor de emociones y un sano agitador de conciencias. Procuremos que su viaje siempre siga hacia delante. Un abrazo, crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor y un placer que creas que este relato es un transmisor de emociones y un agitador de conciencias, sobre todo viniendo de alguien como tú, un maestro en el arte de plasmar interiores humanos y exteriores geográficos, con gran pasión y extrema sensibilidad.
      ¡Muchísimas gracias por la lectura y sentido comentario, Alejandro!
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar