lunes, 27 de abril de 2015

El Asesino de Escritores

Aquella tarde, en la firma de libros de la aclamada escritora Paz Curiel, el dardo de una cerbatana inyectó el suficiente veneno en su nuca para que cayera irremediablemente muerta sobre uno de sus libros en promoción.

Su asesino no fue descubierto.

Entre la gente que se hallaba en aquella librería, tras el trágico acontecimiento, desapareció una silueta embutida en un traje azul, portando en su mano un maletín bermellón.

El despertador sonó, como cada mañana, a las 6:00 en punto.

Con el dedo índice de la mano derecha presionó el botón que desactivaba la aguda alarma, luego retiró el pedazo de film en el que había quedado marcada su huella dactilar y la guardó con precisa meticulosidad en su cajita negra, donde se encontraban el resto de indicios matinales, un cúmulo de cuadrados plastificados con su inimitable seña de identidad.

Para Jonás esa colección representaba una más de sus debilidades artísticas que perdurarían el tiempo de vida que le fuera concedido, en su especial interpretación del mundo, una estancia en la tierra que se le había otorgado como propia e intransferible.

Frente al espejo, enérgicamente enfundado en el repetitivo traje de azul zafiro, recitó su  mantra sagrado, después de retirar sus legañas con un pañuelo previamente esterilizado e introducirlo en la caja gris calavera del tocador.

- Soy el Universo, me pertenecen tus palabras, tus sentidos, tu oxígeno. Soy la mano que juzga, la sagrada decisión, tu futuro, no existe el destino, yo soy la voz del camino y mis pasos son la razón.

Cerró la puerta con suma delicadeza y marchó al trabajo con su maletín de piel, funda de cuero rojizo en el que lucía una plateada placa con las siglas de su nombre bellamente grabadas.

Cordial, conciso y de pocas palabras, atendía a los inversores de su empresa de tecnología, resolvía casos de falta de producción, debidos a ciertos problemas de software en los programas de stock que manejaban sus adinerados clientes.

Sus jefes agradecían su gran labor, un ingreso mensual, considerablemente elevado, era lo único que él agradecía de ellos.

Un adiós seco, frío y apático a sus compañeros, acompañado de una sonrisa forzada, la muestra de una hilera de dientes clonados y dolorosamente brillantes, dedicatoria diaria de las 14:30, antes de regresar a su hogar.

Jonás tenía un secreto, una confesión que crecía en su interior, aplastando sus entrañas.

Las teclas de la máquina de escribir de su vecino retumbaban en su sien como mil coces de mil caballos de hierro, trinchando sus neuronas, alborotando su paz, una desbaratada sucesión de rituales que lo mantenían cuerdo dentro de una infernal locura, perturbado por el sonido de la maldita escritura, decidido a actuar lo antes posible.

Gustavo restaba inerte, su cabeza posada sobre sus escritos bañados en sangre, una pluma dorada hundida en su nuca, sus ojos fijos en el vacío de su despacho.

El hombre de traje zafiro, asesino de los amantes de la palabra escrita, borrador de la ficción, odiaba todo aquello que no fuera puramente real, la imaginación era algo para él sencillamente inexistente, el arte, un puñal en el corazón de este mundo, una enfermedad que él, como auto considerado voz de la razón y futuro de la humanidad, debía erradicar con sabia y precisa decisión.

Pero, Jonás tenía un secreto, una confesión que le retorcía el alma.

Él también escribía, poseía un infantil sueño escondido en una de sus cajas, donde guardaba los indicios de su existencia, quería brillar y que sus escritos despertaran un amor añorado.


Fin


24 comentarios:

  1. Un asesino de escritores totalmente perturbado, fuera de sí. Ahora, cada vez que escriba, miraré constantemente a mi alrededor...
    Un relato ameno, en el que las cosas suceden muy rápido, a un ritmo frenético, y que, sin embargo, describen con todo detalle a un personaje muy real, con las cosas claras dentro de su locura. Un hombre que, no obstante, y para añadir más complejidad al personaje, esconde un secreto que le corroe por dentro, porque en cierto modo contradice sus principios, su motivación.
    Me gustó mucho lo de ''borrador de ficción'', muy buena frase dentro de el contexto demente del personaje.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ricardo! jajjajjaja, yo también miraré a mi alrededor cuando escriba, ah no, yo puedo estar tranquilo, él es uno de mis personajes, no osaría... jejejje
      Agradezco tu rico análisis del texto y me honra tu positiva valoración.
      "Borrador de ficción" Modestia a parte, está way!
      ¡Un fuerte abrazo, amigo!

      Eliminar
  2. Otro micro genial, siempre suspense, siempre terror, siempre queremos más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Sara! De escritor de Suspense y Terror a excelente escritora de estos gozosos géneros, yo también quiero más!!!
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  3. Ayyyy lo que me va a costar escribir ahora. Si alguna vez publico y hago una firma de libros miraré a todas partes por si veo a alguien con un traje azul. Me has metido de lleno en la historia. Genial. Un abrazo compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias María! Deseo que llegue ese día, vestiré de azul zafiro y en mi maletin portaré un precioso regalo para mi escritora mamá favorita.
      Me alegra haberte envuelto en la historia.
      ¡Abrazos Compi! ;)

      Eliminar
  4. Un relato genial, Edgar!! Te mantiene en tensión todo el rato, descubriendo pedacitos de la personalidad del protagonista-asesino, uniendo las piezas del puzle que nos vas entregando hasta encontrar el sentido general de la historia. Sencillamente brillante!!

    Pobre loco, incluso él guardaba una contradicción en sus creencias que era como un pecado bochornoso del que escapar. Me encantan las personalidades torturadas, así que imagina cuánto mola tu prota!! jajajajaa.

    Un super abrazo!!

    P.D. : Supongo que lo sabes y que no se debe a ningún problema, pero últimamente algunos de los enlaces que publicas no llevan a texto alguno. Sale un aviso diciendo que se ha borrado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Julia! Halagadora valoración, me siento totalmente honrado.
      Me alegra que te haya calado y molado este cruel y perturbado personaje.

      Pd: Sí, publico textos que luego no me acaban de convencer y los borro, quedan en el disco duro de mi pc.

      ¡¡¡Un Super Abrazo amiga!!!

      Eliminar
  5. Ay!! este tío hay que encerrarle!!
    Eso es lo primero que se me pasa por la cabeza. Debe ser porque le has caracterizado muy bien.
    El arte, un puñal...Esta frase duele jeje
    Evidentemente su razón ha bloqueado todo lo que tenga que ver con sentimientos. Muy buena idea

    Saludos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Yolanda!
      Sí ha dolido lo que piensa, dice o hace este personaje, debo añadir que... Ha sido totalmente intencionado por el autor.
      ...Jajajajjaa...
      Gracias por creer que está bien caracterizado y que es una buena idea.
      Sí, deberían encerrar a este sujeto para que se dedique tan solo a la escritura sin la posibilidad de asesinar al resto de nosotros.
      ¡Saludos compañera! ;)

      Eliminar
  6. Es un asesino en serie genial. Es un grandísimo perturbado al estilo Hitler (antisemita y judío, vaya broma!!!) y este escritor. Muy buen micro Edgar :) Que quede claro que yo soy secretaria y trabajo en una farmacia. No soy escritora, es una afición. jajajaja, Un abrazo enorme, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana! Así es, esos locos HdP que eliminan lo que tienen frente al espejo...
      Me alegra que te haya gustado.
      El hombre de traje zafiro toma nota, después de los escritores, secretarias y farmacéuticas...
      ¡Un abrazo enorme, amiga! ;)

      Eliminar
  7. Espero que su radio de acción no llegue a esta zona. Le he puesto silenciador a las teclas de ordenador (por si acaso) y menos mal que no tengo nada que firmar. Uffffffffff Que alivio!
    Fantástico, un asesino obsesivo. Como tiene que ser. Un abrazo Edgar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mercedes! Puedes estar tranquila, él no lastimaría a los autores de los que gusta leer su creador. Si no, me lo cargo en un tris tras. Jejejejje.
      Me alegra que lo disfrutases.
      ¡Un abrazo, amiga! ;)

      Eliminar
  8. a la shit!!!...seras tú?...lo bueno es que estas de el otro lado de el charco:P....me late que puedes ser tú mismo:(....sabes como angustiarme jijiji no creo que ese señor se meta con una loquilla que escriba simples pensamientos de amor...tu crees? yo no creo.
    me encantan los asesinos y locos en series, es de lo que menos miedito me da, me gusta mucho la sicologia... lo retorcido que puede llegar a ser el ser humano, me encanta como has jugado y llevado el sentido perturbador,como siempre trasmites super bien! siempre es fabuloso leerte, lo disfruto mucho.

    besos de chocolate !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ady! ¿Seré yo? Nooo, por favor! Lo único que tenemos en común el hombre zafiro y yo es que escribimos, guardamos todo en cajitas y asesin... Nooo! Solo que escribimos, en el resto nada de nada.
      Me encanta que te encanten, muchas gracias por tus piropos literarios!
      ¡Besos ChocoCompañera! ;)

      Eliminar
  9. Muy bueno Edgar, tan mediocre se creía?... Bien narrado e intrigante de principio a fin, me encantó, gracias por traerlo. Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Laura! Me alegra que creas que está bien narrado y que mantiene la intriga de principio a fin. Gracias a ti por venir a buscarlo.
      Un abrazo y feliz día compañera! ;)

      Eliminar
  10. Jonás... Jonás... ¡Vente "p´acá"! ¡Qué tenemos plumas afiladas como cuchillos! ¡Letras más peligrosas que un dardo!
    No sé... Jonás me parece un cobarde... Lo de psicópata está claro, pero me parece un gran cobarde... Asesina a los que son capaces de mostrar lo que Él es incapaz de enseñar, todos sus Escritos... Para mí, lo que hace no es más que asesinarse a sí mismo, una y otra vez de manera metafórica... O, al menos, esa es mi interpretación...
    ¡Besitos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este psicópata con T.O.C in extremis le íbamos a dar pal pelo nosotros! Es un cobarde, pecador de la pradera, fistro diodenal, exactly!
      Se asesina a él mismo, aquello que le hace sentirse débil y ve que a los demás nos fortalece, es un hijo de gñññjagüenfristriñer... Que sí!
      ¡Besitos! ¡Gracias por ser fiel a mis escritos, nos leemos, Feroz Amiga!

      Eliminar
  11. Que buen micro Edgar, con mucho suspenso. Luego de esto, me retirare a escribir a algún rincón desde donde pueda ver todo a mi alrededor, por si acaso. Estuvo genial. Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Mendiel! Me alegra que lo encontraras bueno y con suspense.
      Tendremos que estar atentos al escribir, no nos aceche el hombre zafiro.
      Saludos, compañera.

      Eliminar
  12. El secreto es que el también tenía sentimientos. En su impenetrable cubo de cristal, también yacía una letra presa. Ironico que le molestara tanto que otros la dejarán libre... Saludos me gusto, no hay más historia que añadir... Habra más? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Sin Luz...! Interesante reflexión sobre el personaje.
      Me alegra que te gustara.
      No sé si habrá más.
      ¡Saludos, compañera!

      Eliminar