viernes, 10 de abril de 2015

El Baile de los Esqueletos

El Búho anuncia el toque de queda para los vivos, es hora de que las perchas dejen atrás sus trajes de carne y salgan a bailar.

Las falanges pisotean un terraplén de cenizas, el viento agita el polvo gris que bailotea entre las costillas, silban las cuencas una aguda melodía.

Es de madrugada y el cementerio ha cerrado sus puertas, el vigilante duerme, a su lado una pequeña radio ambienta la oscuridad con una sombría pero amena sinfonía.

Los peronés se retuercen con la danza, proyectada por la claridad lunar, las vértebras traquetean las unas con las otras, como un xilófono de notas huecas resuenan con profundo eco en el lugar.

Los gatos son el público de las vísperas de los hombres sin piel, se relamen las patas y peinan sus bigotes, frotan sus lomos contra las nalgas de sus felinos compañeros, maúllan con entusiasmo ante el bravo espectáculo, la luz del satélite de plata es el foco perfecto, los personajes de marfil resplandecen.

Las temblorosas mandíbulas hacen castañetear sus dientes, las risas son chasquidos de muelas partidas, se desgastan sus cartílagos, pronto caerán rendidos.

La fosa común está en el centro de la laberíntica colmena de nichos, es allí donde se encuentra la pista de baile de los olvidados, quedan pocas flores marchitas, antiguos recuerdos para las almas que ya marcharon, el vigilante nocturno abre un ojo, en la emisora una voz grave comenta la tétrica partitura, le parece ver sombras en movimiento, enciende su linterna e inspecciona.

Los gatos corren a resguardarse de ese hombre que siempre los espanta con un infernal grito.

Los esqueletos regresan a sus agujeros y hacen el amor con el tiempo que se les antoja ajeno.

Con las caderas dislocadas y las muñecas agrietadas, los cráneos sueñan con la siguiente noche, cuando el cementerio cierre sus puertas y de madrugada el guardia duerma, con suerte sonará una sombría sinfonía y la luna se enfocará sobre los inquietos huesos, los gatos maullarán entusiasmados, presenciarán de nuevo, el baile de los esqueletos.


Fin

Micro Dedicatoria a...



32 comentarios:

  1. Un cementerio muy animado Edgar, me ha encantado!! Saludos!! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Virginia, por comentar y compartir mis escritos!
      ¡Me alegra que te haya encantado!
      ¡Saludos compañera! ;)

      Eliminar
  2. jjij me ha encantado leerte sobretodo a hora apunto de dormir:(...te dejo besos en la mesita de noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ady! Yo también lo escribí justo antes de irme a dormir...
      ¡Me alegra que te haya gustado!
      ¡Besos compañera! ;*

      Eliminar
  3. Me ha hecho recordar aquella canción de "Yo bailaré sobre tu tumba". Alegre y lírica reunión de huesudos, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Alejandro! Desconocía el tema, lo he buscado, el grupo si que lo conocía y bien, Siniestro Total, recuerdo oírlos en el tocadiscos de mis padres...
      Me alegra que te haya parecido una alegre y lírica reunión de huesudos, quizás Johnny Calavera se apunte a la próxima sesión!
      ¡Un abrazo amigo de letras!

      Eliminar
  4. Vaya juerga se pegan los esqueletos, no quisiera ser ese vigilante, que algún día por error se los encuentre a través de la luz de su linterna. Ganial compi. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias María!
      Ese vigilante es un espanta gatos, ojalá los esqueletos le sorprendan un día con su baile y le quiten las tonterías!
      ¡Un abrazo Compi! ;)
      Pd: Espero saber pronto de que se trata esa búsqueda...

      Eliminar
  5. Qué imaginativo relato y qué bien transmitida la escena!! Casi puede oírse el entrechocar de huesos, verse el resplandor óseo en la noche, sentir el roce de los gatos... Un ambientación perfecta para ese baile de esqueletos que tu imaginación nos regala. Qué envidia más cochina me da esa facilidad para inventar que tienes.

    Esta vez nada de besos ni abrazos, esta vez un gran aplauso!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Julia! Me encanta tu valoración y análisis del texto. Curiosa envidia, viniendo de alguien con la misma facilidad de invención, cada cual inventa sus propios mundos. Un placer que entres en los míos de igual modo que lo es para mí entrar en los tuyos.

      ¡Abrazo tu aplauso y te correspondo con otro! ;)

      Eliminar
  6. Muy divertido y genialmente narrado, poético a veces.

    un abrazo, Edgar¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias compañera! Me halaga tu valoración, sobretodo que te haya parecido divertido, pues era ese el objetivo.
      ¡Un abrazo, Clara!

      Eliminar
  7. Vale, me rindo Edgar!! Lo tuyo es esto. Seguiré leyéndote para aprender.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jon, me honran tus palabras! También es lo tuyo, disfruto con tus textos y ambos podemos aprender el uno del otro.
      ¡Un saludo, compañero!

      Eliminar
  8. Creativo e ingenioso Edgar, fantástico. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jordi por tan positiva valoración!
      ¡Una abraçada company!

      Eliminar
  9. Edgar me ha parecido un relato ingenioso y tan bien descrito que hasta me parecía verlos bailar!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Conxita!
      Me honra que te haya causado tal efecto.
      ¡Un saludo compañera! ;)

      Eliminar
  10. Descargué algunos gifs de las calaveritas para unos micros en terrorlópolis, por lo que me ha encantado la descripción que haces, me suena simpático.
    Feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Alejandra por pasarte, leer y comentar! Estos cortos antiguos de disney son buenísimos, me alegra que te haya parecido simpático.
      ¡Feliz Finde compañera! ;)

      Eliminar
  11. A bailar la danza de los esqueletos ... Muy lindo relato Edgar y muy poético a la vez. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Carlos! ¡A bailar!
      Me alegra que te haya parecido lindo y poético.
      ¡Abrazos amigo! ;)

      Eliminar
  12. ¡Juuuuuuas! *-*
    ¿Soy la única a la que tu relato le ha recordado a la canción infantil? ¡Me encata! ¡La canción y el relato!

    "Cuando el reloj marca la una
    los esqueletos salen de su tumba,
    tumbas por aquí, tumbas por allá...

    Cuando el reloj marca las dos
    los esqueletos comen arroz
    tumbas por aquí, tumbas por allá...

    Cuando el reloj marca las tres
    tres esqueletos se ponen al revés
    tumbas por aquí, tumbas por allá..."

    Y así... ¡Hasta las 12!
    ¡Besis apañero! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues no! ¡No eres la única, lo siento!... ¡Tu y mi hijo Sam! ¡La cantó hace poco en un festival de música!
      ¡Muchas gracias Campanilla, un abrazo, Feroz Amiga! ;)

      Eliminar
  13. El cementerio más vivo que he visto nunca. Un tétrico relato muy bien ambientado. Con precisas y bellas descripciones, llegando casi a una prosa poética, nos sumerges en las oscuridad y en el ambiente de este cementerio. Podemos oír los sonidos de los huesos, los maullidos de los gatos, podemos verles bailar...
    Un micro muy original; nunca antes había leído algo así.
    Un abrazo, Amigo de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wooow, menuda valoración! Muchas gracias Ricardo!
      Me alegra que te haya parecido original y que lo hayas disfrutado tanto, me siento halagado.
      Un abrazo, amigo de Letras!!!

      Eliminar
  14. No sé si sentir un poco de miedo por los esqueletos que bailan en un cementerio o si sentirme animado. Un relato tan pero tan bueno que me ha dejado emocionado y con ganas de bailar como un esqueleto. Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísmas gracias Jorge!
      Sin duda es un espectáculo animado, con un toque tétrico pero un baile de inocente diversión no más.
      Me honra que te parezca tan bueno maestro de lo oscuro!
      Saludos compañero!

      Eliminar
  15. Hay que imitar a esos esqueletos, tienen más vida que uno jajajajaja. Que amena lectura y melodiosa a la vez, un festín para los gatos las alegres calaveras y el guardián que agua la fiesta. Lúgubremente divertido Edguitar. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, estos esqueletos están más vivos que muchos de nosotros.
      Me alegra que te haya parecido lúgubremente divertido este relato, Mendielita.
      Voy a visitar ahora a tus "Calacas".
      ¡Besos vaporosos, compañera de huesos! ;)

      Eliminar
  16. Unas calaveras muy festivas, la pena que el silencio de los cementerios no dejan duda de que nadie se levanta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ello tenemos la ficción literaria, a través de ella cualquiera puede levantarse y bailar.
      Muchas gracias, María del Carmen.
      ¡Abrazo, compañera! ;)

      Eliminar