domingo, 15 de marzo de 2015

Muertes y Vidas de Ádam

Las muertes de Ádam no son las suyas propias, no os hablo de las diferentes vidas de su espíritu, de sus viajes en distintas pieles, no me refiero a la reencarnación, ni a ningún otro tipo de incursión metafísica.

Las muertes de Ádam son las de aquellas personas que se fueron dejándole un vacío, una imprenta imborrable en el alma, un hueco en su interior qué, con el tiempo, se llenaría de algo nuevo que lo haría más fuerte, más flexible, más sabio.

A esto se le llama resiliencia y Ádam salió victorioso de la pena, del luto y de la soledad.

Reencontró el sentido de la amistad, de la familia y de la unión, por dejarse vencer de nuevo por la fuerza del verdadero amor.

Porque cuando Ádam creyó haberlo perdido todo, tomó una decisión, no pensó que existiera una correcta y otra equivocada, sin embargo, acabó por elegir seguir con vida, más allá de la mera supervivencia, gozó de nuevo, sintió otra vez que es amar y ser amado, hasta la muerte y más allá de ella.

Aferrado a la idea y a la ilusión de volver a ser feliz, el amor regresó a Ádam, aparecieron otras personas, que al igual que él, continuaban vivas, con sus mismos deseos y esperanzas.

Las muertes de Ádam son las muertes de todos nosotros, irremediables e imperdurables.

Las vidas de Ádam son las vidas de todos nosotros, remediables y finitas.

Desde el inicio a su fin y desde el fin a su inicio.





18 comentarios:

  1. Muy profundo. Un gran escrito, Edgar.
    Me gustó mucho, amigo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir buenos escritos Federico Rivolta.

      Eliminar
    2. Gracias Federico por tus buenas palabras. Me alegra de que te gustara.
      Un abrazo amigo!

      Eliminar
    3. Y gracias Lupita por tu buen comentario, un saludo!

      Eliminar
  2. Muy bueno, reflexivo. Me ha gustado mucho Edgar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María! Me alegra que te haya parecido reflexivo y que te haya gustado!
      Un abrazo amiga!

      Eliminar
  3. Realmente muy profundo y reflexivo, que veo que son los adjetivos en los que todos coincidimos, genial Edgar. Un abrazo, encantado de haber caído por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jordi! Un placer verte por aquí, nos seguimos leyendo!
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Con la muerte de cada ser que amamos se muere un pedacito de nosotros, pero hoy tú nos muestras que recomponerse es posible, que ver las cosas desde otro prisma puede hacerse, que la superación es una cuestión de actitud. No es un relato más, es una joya para conservar y releer de cuando en cuando :) Gracias!!

    Un fuerte abrazo, sobra decir que me gustó mucho, no??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Julia! Bellas y sentidas palabras las tuyas, una elevación del texto gracias a tu reflexiva lectura, un placer inmenso tenerte aquí.

      SuperAbrazo amiga, quedó claro, sí! Jajaja ;)

      Eliminar
  5. Ostras! Vaya sensación y dilema. Muy bueno Edgar, todos tenemos algo de Adám (hace poco perdí a alguien pero es bueno saber que esa sensación es compartida, da la sensación de no estar solo). Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias Ana! Todos perdemos a seres queridos y no, no estamos solos.
      Un fuerte abrazo, amiga!

      Eliminar
  6. ¡¡Aiiixxxx!! ¡Otra vez! ¡Otra vez lo has vuelto a hacer! ¡Ya me estás tocando mi Patata-Corazón!
    ¡Jopetaaaaaaas! Aunque no suene muy lindo, a mí también me alegra saber que no soy la única que se siente como Ádam, que se siente morir muchas veces, que se remienda las Alas y vuelve a volar y a pasear entre las Nubes... A veces, es necesario morir para renacer cual Fénix... A veces es necesario morir, para aprender... A veces, tras esa Muerte, nos descubrimos a nosotros mismos... ;)
    ¡Besiiiiiiiiiiis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer sentir que te llegan mis textos, en los que intento profundizar, en los temas que nos afectan a la mayoría de las personas, me gusta tu reflexión poética, las metáforas con las que expresas el contenido del relato.
      ¡Besiiiiis!

      Eliminar
  7. Un gran microrrelato reflexivo, Edgar. Buen trabajo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ricardo! Un honor tu valoración. Saludos!

      Eliminar
  8. Tal cual, de eso se trata la vida. Cortazar en su relato lo dice de un modo encantador "Nadie puede negar que las cosas recaen. un señor se enferma y de golpe, un miércoles, recae (...) las mujeres como recaen (...) un jazmín para dar un ejemplo perfumado esa blancura de dónde le viene esa penosa amistad con el amarillo (...) Pero mejor, que te lo cuente él. En su propia voz, una maravilla. Ojalá lo disfrutes. Yo lo hago cada vez que lo escucho. (y la verdad... lo escucho a cada rato) https://youtu.be/PMWonO8jsdU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Stella! Por pasar por aquí, leer el texto y dejar tu huella y una recomendación.
      ¡Un abrazo compañera!

      Eliminar