martes, 10 de marzo de 2015

Una Vida

Agarró la mochila que le había regalado su padre por su octavo aniversario, llevaba tres años sin verlo, metió la cantimplora de las excursiones del colegio, las llaves de casa, sin llavero, le gustaba que no tuvieran ningún peso, frotar las yemas de sus pulgares en el filo de la  cordillera de metal antes de introducirla en el cerrojo, era una agradable pausa antes de entrar, le relajaba. Y por último introdujo el machete con funda de piel y se marchó.

Tenía dieciséis años cuando abandonó el nido y veintidós cuándo regresó.

Durante esos seis años conoció el amor y el desamor, la amistad y la traición, aventuras y desventuras lejos del hogar, pero siempre tuvo un pie fuera y otro dentro, las puertas estaban abiertas al llegar, como una señal de bienvenida, añoró no sacar sus ligeras llaves y aquella pausa relajante, pero pudo hacerlo muchas otras veces antes de marcharse de nuevo para siempre.

En su primera incursión en el mundo adulto aprendió a valorar ciertas cosas que antes no lograba sentir como parte de sus necesidades vitales, no respiraba del mismo modo ansioso antes de tomar una decisión, ahora esperaba lo mejor y se preparaba para lo peor y no temía equivocarse, quería vivir más allá del mero hecho de ser y estar, sentía la increíble necesidad de brillar.

Admiraba las estrellas, tumbado en la hierba de cualquier lugar, una noche despejada y la nuca en la tierra y sus ojos en el cielo nocturno, era la pantalla de cine más espectacular a la que podía aspirar, la película que más le mostraba sobre quien era él y sobre lo que debía hacer.

Se independizó de su primera familia y formó una, trabajaba con entusiasmo y criaba a sus hijos con pasión y paciencia, procuraba enamorar cada día a su mujer y esquivaba la ira, la confusión y la desgana con sabiduría.

Fue feliz hasta su muerte y después de ella, también.



16 comentarios:

  1. La vida! ¿Nos pasará entera en nuestro último pestañeo? Ese después de ella me ha gustado, no cerrando un algo que no sabemos.... Hay que vivir a tope el instante :) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida! Pues no lo sé, la verdad... Sí, después de ella... ¡Que misterio! Lo de que continuó feliz es mas un deseo que una afirmación, en realidad no tengo ni pajorela idea de si hay un después o no... Me gusta creer que sí!
      ¡Vive a tope, cuidao con la resaca!
      Un Abrazo! ;)

      Eliminar
  2. vivir sacarle el jugo a esta...al maximo,eso me hizo pensar tu relato...besos

    ResponderEliminar
  3. Qué difícil es poder sentir la plenitud que relatas! Tu relato hace reflexionar, dando ganas de olvidarse de los problemas mundanos y empezar a valorar los placeres de la vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya hecho reflexionar sobre los valores del placer de la vida y espero que los continúes experimentando y plasmando en tus maravillosos relatos!
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Precioso. Un relato lleno de vida y de madurez, una vida muy acertada ha tenido el protagonista. Te deja con buen sabor de boca. Me ha gustado Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! Sí, fue acertado su camino a seguir. Me alegra que te dejara buen sabor de boca.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. ¡Ay! ¡Edgar!
    Mi Patata-Corazón y yo nos hemos emcionado...
    La Vida... La Vida es una puñetera Locura... A veces, solo hay Oscuridad, miedos y tristezas... Otras también, pero las Estrellitas lo iluminan todo con tanta Fuerza que solo quieres hacerla explotar y exprimir cada instante, grabarlo en la Memoria...
    La Vida... ¡¡¡Aiiiix!!!
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Campanilla! Jajajaja, me alegra que el texto te tocara tu patata-corazón! Un instante hecho de instantes, la vida!
      Un abrazo y besis! ;)

      Eliminar
  6. La vida, un continuo cambio que reflejas en tu relato. Me gusta que después de todo tenga un final feliz.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias Yolanda! Tantos cambios en la vida... Madre mía si es cierto! Me alegra que te haya gustado el final feliz!
      Un abrazote!

      Eliminar
  7. Qué sencillo haces que parezca escribir sobre una cosa tan complicada como es la vida, Edgar. Tu protagonista avanza, madura, aprende, disfruta, vive!! Yo creo que si te construyes una vida en la que te sientas cómodo y llena de valores personales, puedes marcharte feliz y espero que continuar siéndolo después, como tú dices.

    Un relato precioso, gracias!!

    Abrazos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Julia! Tus palabras son alentadoras, tu crítica como de costumbre me anima de sobremanera, un placer para mis sentidos, gracias!!!
      Abrazo enooorme!!!

      Eliminar
  8. Un micro maravilloso que narra todas las etapas de una vida mediante una estructuración perfecta y una narración frenética que a pesar de ello, nos deja con la sensación de haber pasado mucho tiempo junto al personaje.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Halagador comentario de análisis de estructura y contenido del texto, me ha encantado esa sentida sensación.
      Un abrazo, Amigo y Gracias.

      Eliminar