miércoles, 18 de marzo de 2015

Primavera de 1999, El Diario de Greta


24 de Mayo

El día comenzó como un lunes cualquiera, de camino al colegio, Hans rezagado no me alcanzaba, como de costumbre tuve que aminorar el paso, girarme y propinar un buen grito para que mi hermano espabilara, en el momento de darme la vuelta vi algo en el cielo, parecía un cometa, iba a caer sobre nuestras cabezas, esa fue mi impresión, pero aquello, que no era ningún cuerpo celeste, cayó a seis manzanas de nuestro hogar, todo se iluminó tras un gran estruendo que ensordeció el pueblo por completo, una ola de tierra nos engulló...

25 de Mayo

Tan solo recuerdo a mi hermano llorar, nuestros padres nos habían dejado en mitad del bosque, nos arrancaron de la cama como a dos cebollas de media estación, Hans dormía, yo sabía que algo así ocurriría, las paredes de nuestra casa eran de papel de fumar, oí la conversación que mantuvieron mis padres aquella noche, me provisioné con frutos secos y un pan de maíz, lo escondí en el interior de mi vieja almohada y me aferré a ella, cerré los ojos con fuerza y deje que mi padre me llevara en brazos, solo recuerdo a mi hermano sollozar, tuve que realizar un monumental esfuerzo por no hacer nada, algo me susurraba en mi interior, será mejor así... Me decía. Por el camino, sigilosamente fui dejando caer unas pocas cáscaras de avellanas que llevaba ocultas en las manos, aferradas al cojín.

26 de Mayo

Desde la profundidad del bosque, entre los delgados y altos árboles de tronco y ramas secas, podíamos oír el silbido de las balas, las explosiones y algún que otro estremecedor alarido, a tres millas de nuestra casa, la muerte y la destrucción eran las sombras que no lograban atrapar nuestros pies. Hans comía pan de maíz recostado entre unos arbustos, yo pensaba en cual debería ser nuestro siguiente paso. Solos, hambrientos, no podía permitir que "eso" ocurriera, Hans necesitaba que su hermana mayor lo protegiera y mi voz interior continuaba susurrándome al oído... Camina, sigue el río, el agua os llevará... Abandoné la idea de dar marcha atrás y seguir el rastro de cáscaras de avellanas que nos llevaría de vuelta a nuestro hogar, eso nos hubiera conducido a una muerte segura, ahora lo sé, mantuve una breve pero intensa charla con Hans... Sigue mis pasos, no te quedes rezagado, pronto estaremos a salvo.

28 de Mayo

Escribo con el hueso de algún animal sobre la tierra empapada, jamás olvidaré la palabra que dejo inscrita atrás, si salimos con vida de esta, la tinta será la huella imborrable de estos días, no tenemos nada para comer, por suerte, el agua dulce del río, sacia nuestra sed, pero cada vez nos cuesta más dar un solo paso y lo peor es que no sabemos hacia donde vamos, si algo nos aguarda tras las montañas.

30 de Mayo

Sí, mi susurradora voz interior tenía razón, el agua del río nos llevó a un lugar, tras las verdes montañas, un sendero, una casa de marrón chocolate, una anciana nos abrió las puertas, nos dio alimento y té caliente con miel, nos arropó y dormimos un día entero.

10 de Junio

Mi hermano está encerrado en una jaula para osos, yo he logrado escapar, he cogido una libreta y una pluma con la que escribo estas letras, escondida en el establo de esa infame bruja, siento que se acerca, escucho el gruñido de la puerta, mi voz interior me susurra de nuevo... ¡Corre Greta, corre! ¡Lanza al fuego a esa maldita mujer y regresad a casa, la guerra ha terminado!.


Fin


Relato versión de "Hansel y Gretel, cuento de los Hermanos Grimm" para el concurso del Círculo de Escritores.



33 comentarios:

  1. ¡Ay! Lo has dejado en lo mejor ¿Qué pasa después? Me ha gustado mucho el toque de la guerra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, mi mujer me ha dicho lo mismo... ¿Y que pasa luego?... Pués yo que sé, ¿Que la voz susurradora se equivocaba?...
      ¡Gracias María! Es la guerra, la mala del cuento...
      Un Abrazo!!!

      Eliminar
  2. Me ha parecido muy original hacer representar un diario que ha parecido verdadero. Qué te voy a decir... Mejor que el original! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Mercedes! ¿¿¡Mejor que el original!?? Jajajaja, ahí te has pasado!!! Pero gracias, de corazón... Me alegra que te haya gustado!
      Un abrazo compañera!

      Eliminar
    2. Están geniales las variaciones al texto original. La muerte tanto a sus espaldas como frente a ellos el personaje femenino de Greta, la voz interior. Un cuento tan inquietante como el de los Grimm. Muy, muy bueno, Edgar. Un abrazo

      Eliminar
    3. ¡Muchas gracias Fernando! Un honor tus palabras, una profunda mirada al texto que me halaga.
      Un abrazo compañero!

      Eliminar
  3. Me ha encantado el tono de desesperación pero a la vez de supervivencia reflejado en la voz interior. Una versión intensa. Me gustó mucho.
    Un saludo, Edgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ricardo! Me alegra que te gustara y tu buen análisis de lo que refleja texto.
      Un Saludo!

      Eliminar
  4. Intenso relato, Edgar. Muy buena la idea del diario y la guerra. Me gustó mucho.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Federico! Un honor que te gustara y aprecies la idea del formato del relato.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Buena adaptación. Me recordó a Ana Frank y también a situaciones de muchos niños hoy en día en otros lugares del mundo. Esa voz interior es la madurez temprana de alguien que sólo debe preocuparse por jugar y ser feliz. Me ha gustado mucho Edgar, un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ana! Tanto en tu entrada al compartir en G+ cómo aquí en tu comentario, ambos hemos pensado en lo mismo, en la primavera que luce como un invierno y en el Diario de Ana Frank, también aprecié la similitud con el relato, mientras lo escribía.
      Gracias por tu buena crítica y por tu acertada visión sobre esa voz interior, madurez forzada de la protagonista.
      Un abrazo Amiga!

      Eliminar
  6. Excelente, puedo sentir ese calor, que es tan poco habitual en la mayoría de relatos. ¡Gracias hombre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Gracias a ti Cherandoinsania! Bufff, no veas, me ha costado escribir tu sobrenombre! jajajajaa
      Me alegra de que te haya hecho sentir algo intenso el relato, un honor!
      Saludos!!!

      Eliminar
  7. Estupendo, Edgar! Me encantó la idea del diario, pero...jo, nos has dejado sin saber qué pasa luego. Me temo que si el diario termina ahí, algo bueno no ocurrió a continuación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias María! ¡Venga va! Ahí va el final sintetizado del relato" (Que lo acabé al escribir la palabra número 600) :

      Greta logró escapar de la bruja, salvó a su hermano Hans de la jaula para osos, juntos encendieron una hoguera y se ocultaron,
      apareció la mujer, anciana, maldita cambiapieles y la echaron al fuego, su maldad se consumió junto a su carne y sus huesos.
      Regresaron al pueblo, la guerra, efectivamente, había acabado allí, pero no en el resto del país, consiguieron subirse a un tren y viajaron durante días hasta llegar a España, ella pide limosna en metros y trenes y él delante de la iglesia y de los supermercados. Sobreviven con poco y la voz susurradora le dice a la joven Greta que no deje de escribir en su diario, algún día dará su fruto.

      Fin


      ... Un Abrazo amiga!!!

      Eliminar
  8. Después de todos los comentarios, me queda poco que aportar. Sencillamente, genial.
    La guerra como aparente telón de fondo pero artífice de todo el mal.
    La madurez a la fuerza por las circunstancias.
    El resto de inocencia que queda enla niña, bajo mi punto de vista, en esa voz interior que le habla y que es la que salva a Gretel de sucumbir al horror.
    Muy bueno tu relato. Me ha gustado el modo diario y el final que le cuentas a Mercedes es total, real y en línea con lo anterior.Pero me gusta mucho más sin terminar, como lo has dejado.
    Un abrazo, Edgar¡¡
    enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Clara! Gran análisis del texto y un placer leer tu valoración y reflexión.
      A mí también me gusta más el relato tal como quedó, aún así ese final improvisado, sería la triste y real fotografía de muchos de los supervivientes de aquella cruel guerra en los Balcanes.

      (1999: Guerra entre Yugoslavia y las fuerzas de la OTAN entre el 24 de marzo y el 10 de junio de 1999, período durante el cual las fuerzas de la OTAN realizaron bombardeos continuos contra objetivos yugoslavos. Los combatientes albaneses continuaron atacando a las fuerzas serbias y los civiles serbios de Kosovo, mientras que las fuerzas serbias siguieron atacando a los rebeldes y civiles albaneses, produciendo una limpieza étnica que culminó con desplazamientos masivos de la población hacia países vecinos, en donde se instalaron en condiciones precarias, sin agua ni alimentos en campos de refugiados.) "Extracto de Wikipedia"

      Un abrazo Clara! Gracias!

      Eliminar
    2. Cambié 24 de Marzo por 24 de Mayo porque me parecía excesivo el tiempo que pasarían en la casa de la bruja, entonces decidí no mencionar el lugar donde ocurría aquella guerra.

      Eliminar
    3. La guerra cuando los civiles son las principales víctimas, y SIEMPRE lo son, produce una fuente de estímulos de todo tipo, entre todo ellos, unos son terribles y entre otros, quizás el más revelador y poderoso es el que se narra con un cuento tan genial como el tuyo. Ya se sabe que los cuentos son los creadores de reflexión, sueños y eneseñanzas.
      Gracias por tu relato, Edgar.Un abrazo

      Eliminar
    4. Gracias a ti Clara, por pasarte por aquí de nuevo y dejar otro gran y sentido comentario, totalmente de acuerdo con lo que dices sobre la guerra y sus víctimas.
      ¡Un abrazo amiga!

      Eliminar
  9. Hola Edgar.
    Un relato genial, muy bien escrito y muy entretenido.
    Increíble tu idea y concuerdo con todos .
    Queda poco que decir. Fenomenal. Deberías continuar la historia que falta escribiéndola en este estilo que utilizaste.
    Me ha encantado. ¡Impecable!
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucia!
      ¡Muchas gracias por tu valoración positiva!
      Gracias a ti, el texto ha llegado a muchas personas que han podido leerlo y valorarlo, te lo agradezco enormemente, ha sido una grata sorpresa!
      Un fuerte abrazo matinal!!!

      Eliminar
  10. genial!! y quedé esperando mas!:(
    me debes más! y más!...me ha encantado un montón,bien llevado y atrapas de manera ingeniosa, te envio chocobeso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ady! Sí, ha sido bastante compartida la sensación de que le falta un final al relato, a mí personalmente me gusta tal y como acaba, pero para gustos, colores!
      Gracias por tu encantadora valoración!
      ¡¡¡Mil Chocobesos!!!

      Eliminar
  11. ¡¡Ufffff!! Edgar... u.u
    Nada más empezar a leerte me ha recordado mogollón a un Libro que me leí en el Cole, que tengo grabado en la Memoria a Fuego de Bombas y Letras... "Asmir no quiere pistolas" y al ver tu comentario sobre la Guerra de Yugoslavia... He dado en el blanco, porque Asmir huía de Sarajevo. de hecho está basado en hechos reales...
    Y... ¡Uff! Otra vez... Piel de pollo... Me he llevado las manos a la boca... No sé... Son de esas veces que no encuentro las Palabras necesarias para describir una sensación... Como si se pudiese palpar el miedo de Greta y, al mismo tiempo, ese arrojo necesario para seguir adelante...
    ¡Aiiix!
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Campanillas! He leído tu entrada al compartir el relato, antes que tu comentario aquí, he investigado en la red y me he topado con el Asmir que mencionabas, "Asmir no quiere pistolas", lo apunto en mi lista de libros que quiero leer... ¡Gracias!
      Me alegra que te haya gustado el texto, que te haya hecho sentir, es un placer, leer tus escritos y leer tus valoraciones de los míos, espero que que no cese la telepatía, que es la escritura, entre nosotros y con la comunidad de extraordinarios, amig@s de letras, nos alimentamos los unos a los otros y eso para mí, es el cielo en la tierra.
      ¡¡¡Besis!!! ;)

      Eliminar
  12. Está genial, atrapa desde el principio hasta el final y lo peor es que no hay consuelo de si habrán llegado al final a casa o si la casa seguirá en pié... uff... me ha gustado bastante Edgar, además el toque bélico está muy bien enmarcado, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Sonia! Me alegra que te haya atrapado y que te haya creado esa sensación de desconsuelo por la ausencia de resolución final, así es la guerra, jamás acaba ni se soluciona... Una vez se ha vivido no pueden borrarse sus huellas...
      ¡Un abrazo amiga!

      Eliminar
  13. ¡Que buen relato! Lo he disfrutado bastante, y me gustó el final que deja a los demás con suspenso ja ja ja
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Felipe! Me alegra que lo hayas disfrutado y que te gustara el final.
      ¡Un Saludo!

      Eliminar
  14. Buen relato Edgar, me ha gustado mucho. Ese toque final de la guerra me encantó, y el tema del diario también.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Roberto! Me alegra que te haya gustado el relato, el tema de fondo y el formato.
      ¡Un saludo compañero!

      Eliminar